La primera semana tras la vuelta al colegio deja más de 19.000 docentes y 102.000 alumnos en cuarentena por covid

La desigual cobertura de las bajas de al menos el 3,2% de los profesores está causando serios trastornos en muchos centros educativos, advierten los sindicatos

Vuelta a clase, el pasado lunes, en un colegio de Madrid.
Vuelta a clase, el pasado lunes, en un colegio de Madrid.ISABEL INFANTES (Europa Press)

Más de 102.000 alumnos de los colegios e institutos de 13 comunidades (el 1,6% del total) y 19.335 docentes de 14 autonomías (el 3,2% del total) estaban este viernes en cuarentena por covid. Este es el impacto de la sexta ola de la pandemia en las escuelas españolas en la primera semana de clase tras las vacaciones de Navidad, según el recuento hecho por el Ministerio de Educación, que no incluye datos de Asturias, Castilla y León y Madrid, e incorpora solo a medias los de Castilla-La Mancha (ofrece información de profesores, pero no de alumnos).

El Ministerio de Educación ha lanzado durante toda la semana un mensaje de tranquilidad ante los temores a que las bajas provocadas por el avance de la variante ómicron del coronavirus —que sigue registrando récords de contagios— causaran serios trastornos en los centros escolares. De hecho, la ministra Pilar Alegría aseguró el pasado miércoles en una entrevista en RNE que la cifra de bajas (en ese momento, una media del 2% de la plantilla) no era “llamativa o preocupante”. Además, expresó la confianza del Gobierno en las medidas de seguridad de los centros y en el avance de la vacunación entre los menores de 12 años.

Los sindicatos sin embargo hablan de situaciones que sí les parecen muy preocupantes y, aunque admiten que el panorama es muy heterogéneo, advierten de que la semana próxima puede ser peor: “Vamos a ver qué pasa, porque yo creo que si sigue la situación así, las administraciones, las educativas y las sanitarias, van a tener que tomar medidas [básicamente, llevar muchos más refuerzos a los centros] si quieren garantizar, como han venido diciendo, la educación presencial”, opina Maribel Loranca, responsable de enseñanza en UGT.

De momento, la cifra de docentes de baja por covid (bien por haberse contagiado, bien por tener que hacer cuarentena preventiva) se ha multiplicado por más de dos respecto al último dato de antes de las vacaciones de Navidad y por más de siete respecto a principios de diciembre (tomando únicamente las cifras de las 12 comunidades que han ofrecido información ininterrumpidamente). La cifra de alumnos sí ha caído 22%, algo lógico si se tiene que el Gobierno y las comunidades han suavizado enormemente los criterios para que los alumnos de infantil y primaria hagan cuarentena preventiva. Antes, si había un solo positivo en una clase, todos sus compañeros de grupo que no estuvieran vacunados debían aislarse; ahora, solo hacen cuarentena, si así lo deciden los servicios de salud, cuando se detecten a cinco o más positivos en una clase. Así, de las más de 5.000 aulas en cuarentena antes de las vacaciones (1,3% del total) se ha pasado a apenas un centenar (0,03%).

En ese contexto, la gran preocupación sigue siendo las bajas docentes, que en realidad son superiores a ese 3,2% estimado (dentro de una horquilla que va del 1,43% en Extremadura a más del 5% en Cataluña, Canarias y Navarra). La razón es que esa cifra solo cuenta las bajas por covid, las cuales, aunque son sin duda la mayoría, no son todas: hay ausencias por otras enfermedades, hay jubilaciones... “No nos parecen creíbles los datos del ministerio. Nosotros no descartamos que se llegue al 10% de la plantilla [de baja]”, señala Maribel Loranca de UGT. Por su parte, CC OO calcula que la media estará entre el 4% y el 6% de las plantillas docentes, explica José Antonio Rodríguez, secretario de comunicación de la Federación de Enseñanza del sindicato. Además, también cree que los próximos días serán claves para conocer el verdadero alcance de lo que está sucediendo en los centros escolares: “Ahora mismo, tenemos una situación que refleja el comportamiento del virus durante las vacaciones, pero la semana que viene sabremos cómo se está comportando la escuela”, es decir, si sigue siendo ese lugar seguro que era antes de las Navidades, donde llegaban los contagios de fuera, pero no los propagaba dentro (o lo hacía muy poco).

De ese modo, los sindicatos reclaman que la única forma de hacer frente a la situación es con más refuerzos docentes, los mismos a los que muchas comunidades decidieron no renovar para este curso. “Evidentemente, la situación es más difícil en los territorios que redujeron o no renovaron a los refuerzos”, añade José Ramón Merino, del área de política educativa del sindicato STEs-i. Y pone tres ejemplos de comportamientos muy distintos en autonomías gobernadas por el mismo partido, en este caso, el PP: “Mientras Madrid y Murcia no renovaron a la mayoría de refuerzos, Castilla y León sí lo hizo [1.105 docentes]. Además, en esta última han llevado a cabo algunas de las medidas que estamos pidiendo, como instalar filtros de aire purificador en las aulas”, asegura. Castilla y León no ha ofrecido datos para el recuento de este viernes del ministerio, pero el lunes declararon 140 bajas. Madrid tampoco, y su último dato es del miércoles, con 3.741, el 4,7% del total de los docentes en los centros públicos y concertados de la región.

Tanto él como Loranca y Rodríguez explican que algunas comunidades están siendo más diligentes que otras en la cobertura de bajas: mientras en La Rioja, País Vasco y Navarra, por ejemplo, se están haciendo a diario, en Canarias tardan cuatro o cinco días, y en Cataluña, Murcia o Castilla-La Mancha no se están sustituyendo a los profesores, según UGT. Además, añade Loranca, “incluso donde había más previsión, y se están cubriendo mejor las bajas, la realidad viene atropellando”. Rodríguez, por su parte, introduce un matiz generalizado en todo el país: “Las sustituciones están yendo más rápidas en secundaria, pero en infantil no se están cubriendo”.

Dificultades en la concertada

Y en la escuela concertada, advierten tanto UGT como CC OO, las ausencias están siendo más difíciles de cubrir. No está de acuerdo Santiago García, secretario general de la patronal de centros privados CECE —“en general, las sustituciones se están cubriendo bastante bien. No al 100%, pero sí bastante bien”, asegura—, pero sí Pedro Huerta, secretario general de Escuelas Católicas, entidad mayoritaria en la red concertada. Huerta insiste en que los centros escolares siguen siendo espacios seguros —”el mensaje en ese sentido tiene que ser de tranquilidad”, señala—, pero añade que la gran preocupación de los directores y los titulares de colegios son “las bajas continuas”: “La Administración no está pudiendo cubrirlas. Y no es una queja a la Administración, porque es muy complicado, pero lo cierto es que los centros están teniendo que hacer encaje de bolillos para poder dar solución a la situación”.

Huerta explica que la cobertura de ausencias docentes en la concertada no es automática y que en algunas autonomías no las está cubriendo en ningún caso. “Por ejemplo, en La Rioja, que yo recuerde, y en Castilla-La Mancha, y en Madrid me consta que están tardando mucho en cubrirlas”.

Puedes seguir EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

J. A. Aunión

Coordinador del espacio de Educación de EL PAÍS. Especializado en información educativa durante más de una década, también ha trabajado para las secciones de Local-Madrid, Reportajes, Cultura y EL PAÍS_LAB, el equipo del diario dedicado a experimentar con nuevos formatos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS