El informe PISA incluirá la evaluación del nivel de inglés de los alumnos a partir de 2025

La nueva medición estará a cargo de la Universidad de Cambridge y podría incluir otros idiomas en futuras ediciones

Inicio del curso escolar en un instituto de Barcelona.
Inicio del curso escolar en un instituto de Barcelona.Albert Garcia / EL PAÍS

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha anunciado que el informe PISA de los sistemas educativos incluirá, a partir de 2025 y de manera opcional, una evaluación de las competencias de inglés de los diferentes países que participan en su elaboración. Las pruebas estarán a cargo de Cambridge Assessment English, departamento sin ánimo de lucro de la Universidad de Cambridge, en el marco de un acuerdo de colaboración con la OCDE, y aunque en un principio se centrarán en el idioma inglés, podrían abarcar otras lenguas en sucesivas ediciones.

El informe PISA, elaborado cada tres años a nivel mundial, mide desde el año 2000 el rendimiento de los estudiantes de 15 años en matemáticas, ciencias y comprensión lectora, con el propósito de facilitar a los países datos que sirvan para poder mejorar sus respectivas políticas educativas. En su última edición, de 2018, España se situó por debajo de la media de la OCDE tanto en ciencias como en matemáticas. La evaluación del inglés proporcionará una comprensión sin precedentes del nivel de eficacia en la enseñanza y aprendizaje de idiomas extranjeros, y permitirá a los países identificar las mejores prácticas. Aproximadamente, unos 600.000 alumnos de escuelas seleccionadas al azar participan en cada evaluación de PISA.

Para Hanan Khalifa, directora de Transformación e Impacto de la Educación de Cambridge Assessment English, se trata de un acuerdo con un efecto enormemente positivo: “Ha habido muchos intentos de comparar el aprendizaje de idiomas en todo el mundo, pero ninguno de ellos ha proporcionado un enfoque sistemático adecuado de la enseñanza de idiomas en los colegios que pueda ayudar a configurar las políticas educativas a nivel nacional y regional”. Las tres habilidades que se examinarán serán las de lectura, comprensión auditiva y oral. “Somos parte de la Universidad de Cambridge, y nuestra misión es contribuir a la sociedad a través de una educación, aprendizaje e investigación a los más altos niveles de excelencia internacional. Por eso, cuando desarrollamos nuestras pruebas, consideramos cuidadosamente el impacto que tienen en el aprendizaje y la enseñanza en el aula, y en la sociedad en general, y creemos que tendrán un impacto positivo en los niveles de inglés que se enseñen y aprendan”, añade.

“El aprendizaje de otros idiomas es una herramienta poderosa para facilitar la cooperación global y el entendimiento intercultural, y para descubrir nuevas e innovadoras formas de pensar y de trabajar”, sostiene a su vez Andreas Schleicher, director de Educación y Habilidades de la OCDE, para quien la nueva evaluación del informe PISA permitirá a cada gobierno comparar sus propias políticas en la enseñanza de idiomas con las de los sistemas educativos más avanzados. Hasta hace poco, el sistema educativo español había favorecido una metodología principalmente gramatical (y para muchos tediosa), aunque los expertos coinciden en señalar que hoy se prioriza “un enfoque mucho más comunicativo, que incide en el uso del idioma en situaciones de comunicación real. Hay una mayor atención al desarrollo de la expresión oral, facilitado por la introducción en las aulas del auxiliar de conversación”, apunta David Bradshaw, responsable de servicios de evaluación de Cambridge Assessment English en España.

Más allá del rendimiento académico, Bradshaw hace también hincapié en la importancia del inglés en el actual mercado laboral, duramente afectado por la pandemia de coronavirus: “La importancia de los idiomas es crucial tanto para el desempeño del empleo como el desarrollo de las relaciones sociales que le acompañan. La globalización en el mundo de los negocios es una realidad que todos debemos tener muy presente y que no solo implica a las grandes multinacionales, sino también a cualquier pyme que quiere acceder a mercados exteriores”. Según el estudio Inglés en el trabajo: un análisis global de las habilidades del inglés en el mundo laboral, realizado por Cambridge Assessment English y la consultora QS Intelligence Unit, más de la mitad de los directivos encuestados admite que tener un buen nivel de inglés puede significar una rápida progresión en las carreras de los empleados.

Siga EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter o Facebook

Apúntese a la Newsletter de Educación de EL PAÍS

Más información

Lo más visto en...

Top 50