Próximo curso

Quique Bassat, pediatra y epidemiólogo: “Volver a clase sin guardar las distancias es una imprudencia”

Quique Bassat, pediatra y epidemiólogo clínico, forma parte del grupo de la Asociación Española de Pediatría que ha asesorado al Gobierno sobre la reanudación de las clases

El doctor Bassat, pediatra y epidemiologo.
El doctor Bassat, pediatra y epidemiologo.MASSIMILIANO MINOCRI / EL PAÍS

Quique Bassat (Barcelona, 45 años) es pediatra y epidemiólogo clínico. Trabaja como investigador Icrea en el Instituto de Salud Global de Barcelona (Isglobal) y en el hospital Sant Joan de Déu, y forma parte del grupo de la Asociación Española de Pediatría que ha asesorado al Gobierno sobre la reanudación de las clases en esta recta final del curso.

Pregunta. Algunas comunidades, como Madrid y Andalucía, están cuestionando que haga falta empezar el curso en septiembre guardando una distancia de 1,5 metros en las aulas. ¿Qué opina?

Respuesta. Me parece una imprudencia, porque a día de hoy no sabemos qué va a pasar en septiembre, que es el mes en el que empiezan las infecciones respiratorias por otras causas, distintas al coronavirus, de forma que vamos a tener enfermedades rondando. Tenemos que ser prudentes porque la epidemia todavía no está no resuelta. Debemos plantear escenarios realistas, no digo optimistas ni pesimistas. Y si ahora, al reabrir algunas escuelas, estamos siendo tajantes con las medidas, pensar algo diferente para septiembre es imprudente.

P. En el informe de la Asociación Española de Pediatría se hablaba de mantener una distancia de dos metros. Para septiembre el Gobierno apunta a 1,5. ¿Le parece suficiente?

“El riesgo de contagio se divide a la mitad por cada metro adicional”

R. La realidad es que no sabemos mucho. Estamos tomando decisiones basadas en el modelaje matemático que dice que cuanto más te alejas de la posible fuente infecciosa, menos posibilidad tienes de contagiarte. Algunos estudios dicen que el riesgo se divide a la mitad por cada metro adicional que añades al metro inicial. Entre un metro y medio y dos metros no hay gran diferencia, por debajo de un metro y medio creo que no sirve.

P. Los ministerios de Educación y Sanidad plantearon el miércoles que los niños más pequeños, de 0 a 10 años, no tengan que respetar la distancia en la escuela, pero que formen grupos de convivencia estables. ¿En qué consiste esta fórmula de burbujas?

R. La lógica es formar grupos estables que no se mezclan con el resto de grupos. Ello permite compartimentar el riesgo en la escuela, ya que en vez de formar toda ella una unidad de riesgo, este está dividido en las burbujas. Es mucho más fácil aislar a sus componentes que a toda la escuela. El problema es que cuando la burbuja se hace muy grande, el riesgo de transmisión es mayor y el de controlar a sus componentes también es más difícil.

P. El Gobierno ha propuesto que esas burbujas sean idealmente de 15 alumnos, pero pudiendo llegar a 20. A algunas comunidades les parece poco. ¿Y a usted?

R. La idea inicial es que las burbujas tuvieran menos de 10 personas, y a ser posibles de cinco o seis. Aquí hay que hacer un equilibrio entre lo razonable, lo deseable y lo factible. Pero con esas cantidades se está desvirtuando la burbuja. Lo que me preocupa es que hay una pérdida de la percepción de miedo. Por suerte los números van muy bien en el país, y la gente tiene una memoria muy corta y se olvida que hace poco teníamos casi mil muertes al día. Si ahora se produjese un rebrote, los que abogan por la laxitud en las medidas de las escuelas serían los mismos que criticarían que no se hubiera hecho de manera más estricta. Hay un juego perverso entre la política y la salud pública. Y yo en lo que pienso es en la salud de los más vulnerables, que no son los niños, que enferman poco, sino los adultos que rodean a esos niños.

“Los más vulnerables no son los niños, sino los adultos que los rodean”

P. ¿Hasta qué punto es elevado el riesgo de que se produzca un rebrote?

R. Muchos epidemiólogos no se plantean si se producirá un rebrote, sino cuándo se producirá. Y el quid de la cuestión es la magnitud del mismo. Por suerte ahora estamos preparados y sabremos cómo detectarlo y atajarlo mucho mejor que al inicio de la pandemia. Pero es altamente improbable que no se produzca un rebrote.

P. ¿Volver a la escuela tiene beneficios para la salud?

R. Sí, hay unanimidad. Parte del aprendizaje del niño incluye el comportamiento social, no solo académico. Y también tiene un impacto en su salud mental y en su desarrollo neurocognitivo. Pero debemos evitar que por hacerlo con prisas o mal tengamos que retroceder tres casillas.

Más información

Lo más visto en...

Top 50