CAMBIO CLIMÁTICO
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Puntos de inflexión climática

El mejor momento para poner los incentivos a la descarbonización más eficaces fue hace 20 años, pero el segundo momento más idóneo es ahora

Casas sumergidas por las riadas en la provincia china de Jiangxi el 21 de junio.
Casas sumergidas por las riadas en la provincia china de Jiangxi el 21 de junio.GETTY IMAGES

A veces no somos conscientes de la importancia de los cambios en los que estamos inmersos, ya sea porque son muy rápidos o muy lentos, o porque estamos justo en el punto de inflexión. Algo así ocurre con el cambio climático, con un “lento” incremento de temperaturas que cuesta notar a lo largo de la propia vida (y más con oscilaciones estacionales); un “rápido” aumento de eventos catastróficos (sequías, incendios, inundaciones) que el consenso científico achaca en gran parte a la acumulación en la atmósfera de gases de efecto invernadero por la actividad humana; y con la incertidumbre (como poco) de que se esté en un punto de inflexión hacia una aceleración “irremediable”, al menos en la escala temporal de una persona. Las medidas de mitigación de hoy empezarán a surtir efectos relevantes con un retardo que se mide en quinquenios, según la mayoría de los modelos disponibles.

La mera existencia de escenarios muy severos, aunque fueran de probabilidad reducida, exige un decidido punto de inflexión en las políticas de mitigación climática, también de las de adaptación a unos efectos físicos que ya están aquí. Sin embargo, los resultados de la COP 27 fueron según el análisis de BBVA Research un avance, pero también una oportunidad perdida de punto de inflexión verdaderamente positivo en políticas climáticas.

Con todo, hay aspectos clave de la transición hacia una economía descarbonizada que sí que avanzan más que linealmente, como el aumento de la capacidad instalada de energía renovable. No hay que olvidar que la producción de energía supuso en 2019 el 19% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, más que la agricultura (13%), la industria (12%), o el transporte (9%). La Agencia Internacional de la Energía acaba de revisar sus perspectivas de energía renovable, elevando casi un 30% sus previsiones anteriores de aumento de capacidad instalada para los próximos cinco años en el mundo (35% en China y Europa, 25% en Estados Unidos, casi 10% en India). La dependencia de energías fósiles en un escenario geopolítico cada vez más fragmentado, con la crisis energética desencadenada por la invasión rusa de Ucrania, equivale a abaratar significativa y rápidamente el coste relativo de la transición energética hacia una economía descarbonizada, a lo mejor más que las buenas intenciones climáticas. Por ello, la descarbonización net-zero, consistente con el logro del objetivo de temperatura del Acuerdo de París, sigue lejos, un retraso que además eleva los costes de la propia transición.

El mejor momento para plantar un árbol, o para poner los incentivos a la descarbonización más eficaces, que ayuden cuando se disipe el temor geopolítico, fue hace 20 años, pero el segundo momento más idóneo es ahora.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS