_
_
_
_

El mercado inmobiliario rebota con fuerza antes del verano

La estadística notarial refleja en abril un incremento superior al 25% en la venta de casas, un porcentaje que no se veía desde que España salió del bache de la pandemia, y un crecimiento de las hipotecas próximo al 38%

Vivienda
Cartel de venta de un piso, este domingo en Sevilla.PACO PUENTES
José Luis Aranda

Un salto que no se veía en mucho tiempo. Eso es lo que pasó en el mercado inmobiliario en abril, cuando la estadística notarial registró un incremento en la venta de casas del 25,2% con respecto al año anterior. En concreto, ese mes cambiaron de manos 61.683 viviendas. España no superaba la barrera de las 60.000 operaciones desde junio de 2023 y no vivía un incremento tan abultado del negocio inmobiliario desde enero de 2022. Pero entonces el contexto era muy diferente: el mercado se comparaba con meses de anemia por el efecto de la covid-19 (enero de 2021, por ejemplo, fue un periodo de nuevos confinamientos por la conocida como tercera ola de la pandemia).

En esta ocasión, lo que ha jugado a favor es la estacionalidad. Como la Semana Santa cayó en marzo, ese mes retrocedieron las operaciones y posiblemente muchas firmas quedaron aplazadas para abril. Además, coincide que en 2023 las fiestas sí cayeron en el cuarto mes, así que la comparativa con el año anterior ahora es favorable para el crecimiento. Si se obvian los vaivenes de la pandemia y su recuperación, por ejemplo, se puede encontrar un porcentaje similar de subida en marzo de 2017, cuando sucedió algo parecido (el año anterior el mercado había acusado el paréntesis festivo y ese año no lo hizo).

En cualquier caso, la estadística notarial, que es distinta de la estadística oficial del INE porque esta toma los datos de los registros de la propiedad, lleva desde principios de año mostrando cierta reactivación del mercado. Este empezó a retroceder a finales de 2022, tras el auge de la salida de la pandemia (entonces jugaba a favor la demanda que había quedado embalsada en los confinamientos, el ahorro forzado que experimentaron muchos hogares y tipos de interés muy favorables) y coincidiendo con un endurecimiento en la concesión de créditos, a raíz de la subida de los tipos de interés oficiales para combatir la inflación.

El signo del mercado volvió a positivo el pasado enero, según las cifras de los notarios. Muchos expertos consideran esta serie una especie de indicador avanzado de lo que, con un par de meses de retraso, muestra luego la estadística oficial, que todavía no refleja esa mejora. En cualquier caso, sí parece que el mercado está próximo a encontrar su suelo y normalizarse tras años de vaivenes provocados por la crisis pandémica. Además, este jueves se espera que el Banco Central Europeo comience la senda de descensos de los tipos de interés, que desde 2022 ha provocado un encarecimiento del crédito sin precedentes.

Esto debería animar un mercado hipotecario que sufrió el año pasado más todavía que las propias transacciones. Ahora, en consecuencia, muestra un rebote mayor. Las 30.147 hipotecas para la adquisición de vivienda de las que dieron cuenta las notarías de España en abril suponen un crecimiento interanual del 37,8%. En este caso hay que ir hasta el verano de 2021 para encontrar un precedente similar. Los datos, además, señalan que la cuantía media de los préstamos subió un 0,9% interanual, alcanzando un promedio de 147.543 euros.

Este último dato podría ser una muestra de que los bancos han empezado a mover su oferta, ante la esperada inflexión de la política monetaria, para captar más clientes. En 2023 los prestatarios tendían a pedir al banco cantidades más pequeñas y a tirar de ahorros al máximo posible, una manera de contener las cuotas mensuales del préstamo. Y eso pese a que los precios de las casas han seguido subiendo en todo el periodo, tanto cuando el volumen de operaciones retrocedía como ahora que sube de nuevo. En abril, el precio medio de las transacciones firmadas ante notario se situó en 1.669 euros por metro cuadrado, un 5% más que un año antes. La continua subida de los precios agudiza el problema de accesibilidad a la vivienda que España arrastra desde hace tiempo.

Cantabria (32,6%), Baleares (27,7%) y La Rioja (22,1%) lideraron los crecimientos autonómicos en los importes de las casas, que, en cambio, se abarataron en País Vasco, Asturias, Aragón, Castilla-La Mancha y Navarra. Baleares, con 3.786 euros por metro cuadrado, se mantuvo como el territorio con las casas más caras, seguido de Madrid y País Vasco. En cuanto a la actividad, el volumen de compraventas se disparó en La Rioja (un 51% más que en el mismo mes de 2023), Extremadura (48,2%) y Castilla y León (37,8%). En Baleares el mercado se contrajo un 3,1%.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

José Luis Aranda
Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS, diario donde entró a trabajar en 2008. Escribe habitualmente sobre temas de vivienda y referentes al sector inmobiliario. Es licenciado en Historia por la Universitat de València y Máster de Periodismo de EL PAÍS.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_