_
_
_
_
_

Yolanda Díaz pide “prudencia” ante la retirada de las rebajas energéticas a finales de año

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, evita desvelar si el Gobierno eliminará las ayudas, e insiste en que adoptará medidas “siempre y cuando sea preciso”

Yolanda Díaz Rebaja Energía
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Asuntos Económicos, Yolanda Díaz, durante el segundo día del encuentro 'El futuro del Trabajo y del Diálogo Social', este viernes en Santiago de Compostela.Álvaro Ballesteros (Europa Press)

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha señalado este viernes que la prórroga de las medidas para hacer frente a las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania y la subida de precios después del 31 de diciembre de este año “es una de las tareas pendientes para el próximo gobierno de coalición progresista”, por lo que ha pedido “prudencia”, advirtiendo de que el “impacto es fuerte en el país”. A preguntas de la prensa durante la cumbre de empleo que se celebra en Santiago sobre la información que publica EL PAÍS este viernes acerca de que el Gobierno planea trasladar a Bruselas la retirada de la rebaja de impuestos al gas y la electricidad, Díaz se ha limitado a decir que responderá sobre este tema dentro de unos días.

Aunque la líder de Sumar ha afirmado que está en conversación “permanente” con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también ha reconocido que este tema todavía no ha podido tratarlo. Fuentes del Ejecutivo en funciones han trasladado a Europa Press que se tienen que tomar las decisiones aún, por lo que plan presupuestario que se pretende remitir a Bruselas —que expondrá si se prorrogan o no las medidas— tampoco está decidido. Entre otras cosas porque eso lo deberá decidir el próximo Gobierno.

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha evitado desvelar si el Gobierno recogerá la finalización de las ayudas en el plan presupuestario que enviará en octubre a la Comisión Europea. En una rueda de prensa celebrada tras la reunión informal de los ministros de Transportes de la Unión Europea en Barcelona, se limitó a señalar que el Ejecutivo ha sido “sensible” en la coyuntura actual para “no dejar a nadie atrás” y “dar una respuesta y ayudar a sectores estratégicos como el transporte”. Asimismo, insistió en que seguirán adoptando estas medidas “siempre y cuando sea preciso”.

Además de las rebajas fiscales a la electricidad, el paquete aprobado en junio mantenía la supresión del IVA del 4% que se aplica a todos los alimentos de primera necesidad, entre ellos el pan, la harina, la leche, los quesos o los huevos, y la rebaja del 10% al 5% del aceite y la pasta. Dentro de los alimentos básicos que ven eliminado el IVA del 4% destacan el pan común, así como la masa de pan común congelada y el pan común congelado destinados exclusivamente a la elaboración del pan común; las harinas panificables; los siguientes tipos de leche producida por cualquier especie animal: natural, certificada, pasterizada, concentrada, desnatada, esterilizada, UHT, evaporada y en polvo; los quesos; los huevos y las frutas, verduras, hortalizas, legumbres, tubérculos y cereales, que tengan la condición de productos naturales de acuerdo con el Código Alimentario.

Según fijó el Ejecutivo, estas rebajas tributarias permanecerían en vigor hasta el 31 de diciembre de 2023 siempre que la tasa interanual de la inflación subyacente esté por encima del 5,5%. Si cae por debajo de esa tasa en el mes de septiembre, cuyo dato se conocerá en el mes de octubre, se recuperaría el tipo impositivo habitual de IVA en los alimentos antes referidos en los dos últimos meses previstos para la aplicación de la medida. Es decir, desde el 1 de noviembre.

Además, se decidió extender hasta final de año la reducción del precio de abonos y títulos multiviaje de transporte público (el descuento de Cercanías de Renfe y media distancia ya se había extendido todo el año). El Gobierno ha seguido así bonificando así con un 30% el transporte público del resto de administraciones, siempre que se comprometan a aumentar este descuento hasta el 50%.

El real decreto-ley también incluía las medidas laborales vinculadas con el disfrute de ayudas públicas. De esta manera, el aumento de los costes energéticos no podrá constituir causa objetiva de despido hasta el 31 de diciembre de 2023. El incumplimiento de esta obligación conllevará el reintegro de la ayuda recibida. Las empresas que se acojan a las medidas de reducción de jornada o suspensión de contratos por causas relacionadas con la invasión de Ucrania y que se beneficien de apoyo público no podrán utilizar estas causas para realizar despidos.

También se prorrogaron hasta final de año las ayudas al gasóleo para los transportistas profesionales, agricultores y ganaderos, de forma que hasta el 30 de septiembre la bonificación será de 10 céntimos de euro por litro, mientras que en el último trimestre del año será 5 céntimos por litro.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_