_
_
_
_

La Bolsa española negocia 22 veces más dinero en acciones de Ferrovial que la de Ámsterdam en su primer mes como compañía neerlandesa

Los títulos de la empresa controlada por la familia Del Pino suben solo un 0,6% desde el 16 de junio frente al 2,47% del Ibex 35

Ferrovial
Rafael Del Pino, presidente y máximo accionista de Ferrovial. Entrevista a Rafael del Pino, presidente de Ferrovial Foto: Inma FloresINMA FLORES
David Fernández

Se suele decir que el dato mata al relato. Cuando Ferrovial anunció por sorpresa el pasado 28 de febrero que iba a plantear a sus accionistas trasladar la sede social de Madrid a Ámsterdam, uno de los argumentos que puso sobre la mesa para justificar la decisión es que Países Bajos era un mercado “triple A” (en referencia a la nota de solvencia de su deuda soberana), que tenía un marco jurídico estable y que sería un trampolín para atraer a muchos más fondos de inversión como paso previo a su aterrizaje en Wall Street. Cotizar solo en España, se entendía de la explicación de la compañía, era un lastre para su cotización bursátil.

El 16 de junio pasado, a las 00.00, entró en vigor la fusión entre Ferrovial y su filial en Países Bajos (FISE), materializándose el cambio de sede social. Ese mismo día, el grupo constructor y de servicios, además de en la Bolsa de Madrid, empezó a cotizar en el mercado de Ámsterdam. Se ha cumplido un mes por tanto de ese punto de inflexión de la compañía y, con los datos en la mano, lo cierto es que los grandes inversores institucionales a los que apelaba la compañía controlada por la familia Del Pino, parece que siguen confiando más en el parqué español que en el neerlandés como punto de liquidez para intercambiar sus acciones. Según las cifras recopiladas por Bloomberg, en el último mes la Bolsa española ha negociado títulos de Ferrovial por valor de 679,27 millones de euros, cifra que supone 22 veces más que los 29,82 millones que se han contratado a través de la plataforma neerlandesa. En términos de operaciones, la diferencia ha sido 38.276 en BME, el gestor español, y 3.723 en Euronext Ámsterdam.

Desde que se hizo efectivo el cambio de sede social, los títulos de Ferrovial apenas se han revalorizado un 0,65%, mientras que el principal indicador de la Bolsa española, el Ibex 35, se ha apuntado una subida próxima al 2,5%.

Aviso de riesgos

Como paso previo a la cotización de acciones en la Bolsa de Ámsterdam, la compañía registró a mediados de junio pasado su folleto de admisión en el supervisor del mercado bursátil holandés. En la síntesis de este documento, a la que se puede tener acceso desde la web de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía explica que su cambio de sede puede tener un coste tanto en su cuenta de resultados como en el precio de sus acciones.

El documento contiene un apartado en el que la compañía controlada por la familia Del Pino advierte a los inversores de posibles riesgos de negocio y regulatorios. Uno de estos factores potencialmente desestabilizadores tiene que ver con su salida de España. “La fusión y redomiciliación de la sociedad matriz del grupo a los Países Bajos podrían tener un impacto negativo en su imagen corporativa en España, lo que, a su vez, podría tener un efecto material adverso en la posición competitiva del grupo y, a su vez, en el precio de cotización de sus acciones, su negocio, situación financiera, resultados de operaciones y perspectivas”, advierte el grupo constructor y de servicios.

El consejo de administración de Ferrovial tomó la decisión de cambiar su sede, que luego fue ratificada por abrumadora mayoría en su junta general, basándose en dos argumentos. El primero es que cotizar en Países Bajos ayudará a su internacionalización. La segunda motivación es que tener pasaporte holandés facilitará en el futuro dar el salto al mercado estadounidense, donde están los grandes fondos de inversión que darían mayor valoración a la compañía. En un principio, la empresa también insinuó que el movimiento obedecía a la búsqueda de mayor seguridad jurídica, aunque luego sus portavoces negaron esta motivación. En cualquier caso, el traslado a Países Bajos provocó un choque entre el Gobierno y el grupo empresarial. Pedro Sánchez dijo que en España había muchos empresarios comprometidos con su país, pero que ese no era el caso del presidente de Ferrovial, Rafael del Pino.

Las tensas relaciones entre el Gobierno y Ferrovial también tienen su reflejo en el folleto de admisión de las acciones de la compañía en Países Bajos. “Las autoridades fiscales españolas podrían considerar que la fusión [con su filial internacional] queda fuera de la protección del régimen especial de neutralidad fiscal, lo que podría tener un efecto material adverso en el negocio, la situación financiera y los resultados de operaciones del grupo”, reconoce la empresa.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

David Fernández
Es el jefe de sección de Negocios. Es licenciado en Ciencias de la Información y tiene un máster en periodismo por EL PAÍS-UAM. Inició su carrera en Cinco Días y desde 2006 trabaja en EL PAÍS, donde se ha especializado en temas financieros. Ha ganado los premios de periodismo económico de la CNMV, Citigroup, Aecoc y APD.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_