_
_
_
_
_

Calviño, sobre los resultados de los bancos: “Es un clamor general que tienen que arrimar el hombro”

La vicepresidenta del Gobierno rechaza la propuesta de Unidas Podemos de congelar las cuotas hipotecarias

La vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, comparece tras la reunión con el lehendakari, Íñigo Urkullu, este viernes en Vitoria.
La vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, comparece tras la reunión con el lehendakari, Íñigo Urkullu, este viernes en Vitoria.David Aguilar (EFE)

El giro de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) empieza a impulsar ya los ingresos del sector financiero. Los grandes beneficios anunciados por los bancos estas semanas lo atestiguan, especialmente si se fija la mirada en los aumentos del margen de intereses en el último trimestre. La vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, ha defendido este viernes que los resultados del sector “confirman lo adecuado de haber impuesto un gravamen extraordinario”. “Es un clamor general que tienen que arrimar el hombro”, ha afirmado Calviño en una entrevista para Radio Euskadi.

El Banco Santander anunció este jueves unos beneficios récord de 9.605 millones de euros en 2022, un 18% más que en el ejercicio anterior. El BBVA hizo lo propio el miércoles: el año pasado ganó más que nunca, 6.4230 millones de euros. En ambos casos, por encima de su mayor cota alcanzada previamente, en 2007, en la antesala de la Gran Recesión. El Sabadell, por su parte, impulsó sus ganancias más de un 60%, y Unicaja casi dobló sus beneficios del 2021. Para Calviño, estas cifras no solo confirman la necesidad del impuesto extraordinario al sector, sino que demuestra “que tienen margen suficiente como para pagar el gravamen sin repercutirlo a sus clientes”. “Cuando vemos los sueldos y los bonus, razón de más”, ha añadido.

La vicepresidenta primera del Gobierno ha recordado que los tipos de interés no están en máximos históricos, pero que el problema está en lo rápido que han subido. Para la titular de Economía, “igual que el Estado ha movilizado 45.000 millones de euros para ayudar a las empresas y a las familias a capear de la mejor forma posible el impacto de la guerra, pues también las entidades financieras tienen que ayudar”.

El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, ha reconocido este viernes en la presentación de resultados del banco —ha ganado un 40% menos en 2022 por los extraordinarios de la fusión con Bankia del año anterior, pero marcó unos beneficios de 3.145 millones de euros— que entiende “que pueda haber una preocupación” por una subida de tipos muy abrupta. Goirigolzarri ha defendido que el sistema hipotecario español funciona “francamente bien”, algo que resalta como fundamental. “Debemos ser muy cuidadosos con las medidas que se introduzcan”, ha concluido el presidente.

Tope a las hipotecas

Sobre la propuesta de las ministras Yolanda Díaz y Ione Belarra de obligar a la banca a congelar los intereses de las hipotecas variables, Calviño ha defendido que es una medida que no se puede poner en marcha de forma estructural. “No hay que poner en riesgo la estabilidad financiera”, ha detallado la ministra. A lo que ha añadido: “No podemos cambiar el funcionamiento del mercado hipotecario. ¿Y toda la gente que suscribió una hipoteca a tipo fijo? No podemos perjudicar a una parte de los ciudadanos, o solamente proteger a una parte”.

Sobre esta cuestión, la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, advirtió este jueves del efecto adverso que podría tener una medida de este tipo: “No se pueden poner condiciones que expulsen del mercado hipotecario a los más vulnerables. Sería un error. Estamos encantados de sentarnos a hablar, pero hay que entender las consecuencias de este tipo de medidas”, repitió en varias ocasiones durante la rueda de prensa de resultados anuales del grupo.

Con todo, la vicepresidenta primera del Gobierno ha recordado que el Ejecutivo pactó la ampliación del Código de Buenas Prácticas con la banca: “Lo que estamos haciendo es dar opciones, incluyendo también la congelación de tipos, para que las familias puedan optar por la que mejor se adecúe”. El texto, además, permite el cambio de hipoteca o de banco sin pagar comisiones. Este código, ha defendido la ministra de Economía, “es un mínimo” y los bancos “siempre pueden ir más allá en el apoyo a sus clientes”. Según ha cifrado Goirigolzarri, CaixaBank ha recibido 820 peticiones de clientes para adherirse al código, una cifra todavía escueta, aunque ha dicho que hay que esperar y ver su evolución en los próximos meses.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_