Los concursos de acreedores presentados por las empresas se duplican tras el fin de la moratoria

Los procedimientos por insolvencia suben un 122% en el tercer trimestre del año, según las estadísticas judiciales, que recogen un descenso del 9% en los desahucios de personas

Un hombre pasa por delante de un negocio cerrado en  el centro de Madrid, el mes pasado.
Un hombre pasa por delante de un negocio cerrado en el centro de Madrid, el mes pasado.Samuel Sánchez

Aluvión de concursos de acreedores en los juzgados. Entre julio y septiembre de este año, las empresas han presentado 2.377 procedimientos de este tipo, lo que supone un 122,8% más que en el mismo periodo del año anterior. Se trata de un movimiento sin precedentes, aunque en parte esperado. Como señala el propio Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que ha publicado este viernes el dato, “el trimestre analizado se ha visto afectado por el fin de la vigencia de la moratoria concursal el pasado 30 de junio”. Desde marzo de 2020, cuando estalló la pandemia de coronavirus en España, y hasta el pasado junio, el Gobierno había aprobado una normativa que protegía a las empresas de acudir a este procedimiento, al que están obligadas por ley en casos de insolvencia para proteger la posición de sus acreedores y que equivale a la antigua suspensión de pagos.

Junto con los concursos de personas jurídicas (es decir, empresas), el CGPJ también publica los datos de otros concursos presentados por particulares. El resultado es otra explosión de casos, aunque menos abultada. Los presentados por empresarios supusieron 1.530 casos, con un incremento interanual del 82,6%. Los presentados por particulares que no son empresarios han sido 3.318, un 51,1% más que un año antes. Esto hace que en conjunto, la suma de todos los concursos presentados (7.725 entre julio y septiembre), se incremente un 76,2% con respecto al año pasado. Pero el desglose por categorías apunta claramente a un deterioro de la situación con las empresas, que en parte vendría heredado de la pandemia y no se había manifestado hasta ahora por la moratoria.

Por comunidades autónomas, Madrid (609 concursos, un 136% más), Cataluña (526 concursos, un 127% más), la Comunidad Valenciana (343 concursos, un 96% más) y Andalucía (290 concursos, un 157% más) fueron las que registraron más procedimientos. Sin embargo, las que vivieron una mayor eclosión tras la moratoria fueron Navarra, con un incremento interanual del 350%), Asturias (208%) y Extremadura (200%).

Los mayores problemas de las empresas también se tradujeron en un mayor número de demandas por despido presentadas en los juzgados de los social. Estas ascendieron en el tercer trimestre del año a 30.167 casos, con un incremento del 14,1%. Aunque en este caso hubo tres comunidades (Navarra, Baleares y La Rioja) donde estas denuncias retrocedieron respecto a un año atrás. Por el contrario, en Cantabria y Castilla-La Mancha crecieron cerca de un 37%, más del doble de la media nacional.

Lanzamientos

Además de aspectos que afectan a las empresas, la estadística sobre el Efecto de la crisis en los órganos judiciales mide otros indicadores de la situación económica y social que repercuten en los juzgados. El más notable son los lanzamientos, el procedimiento en el que un juzgado ordena la expulsión de una familia de su casa, lo que coloquialmente se conoce como desahucio (aunque no es exactamente lo mismo). Y de acuerdo con los datos recogidos por el CGPJ estos retrocedieron entre julio y septiembre. En total, se practicaron en España 7.397 desahucios, lo que supone un 14,6% menos que un año atrás. Desde 2013, cuando arrancó la serie estadística, no se registraban menos desahucios en un tercer trimestre, con la excepción de 2020 (7. 096 lanzamientos) cuando los juzgados vieron alterado su comportamiento como consecuencia de la pandemia.

Durante esta se aprobaron además normas que cambiaron los procedimientos de desahucio para evitar los desalojos de familias vulnerables y se han ido prorrogando, aunque estos cambios no frenaron muchos lanzamientos.

La reducción se dio tanto en lanzamientos derivados de ejecuciones hipotecarias (1.530, un 31% menos) como en los derivados de la ley de arrendamientos urbanos (es decir, de personas que viven de alquiler), que fueron 5.455 casos y retroceden un 9,1% con respecto a los datos de 2021. También los lanzamientos derivados de otras causas (412, un 9,8% menos) experimentaron una caída.

Pese a que los lanzamientos de inquilinos también representan la cifra más baja para ese trimestre con excepción del año de la pandemia, estos representan cada vez más porcentaje del total de desahucios porque retroceden menos que los demás. Hace tiempo que en España, superados los efectos de la Gran Recesión que derivaron en miles de impagos de hipotecas, los alquileres concentran la mayor parte de problemas de asequibilidad de la vivienda. Los desahucios de inquilinos representan más de siete de cada diez lanzamientos que se practican en España y el tercer trimestre no fue una excepción, con casi un 74% de los casos.

Otra cosa que tampoco varió fue la altísima proporción de demandas que los clientes bancarios ganan a las entidades por las cláusulas suelo en los contratos de hipoteca. Estas cláusulas, que garantizaban un pago mínimo en las cuotas de las hipotecas variables y fueron señaladas como potencialmente abusivas por la justicia europea, motivaron 19.611 sentencias entre julio y septiembre. Un 97,9% dieron la razón al prestatario.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Sobre la firma

José Luis Aranda

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS, diario donde entró a trabajar en 2008. Escribe habitualmente sobre temas de vivienda y referentes al sector inmobiliario. Es licenciado en Historia por la Universitat de València y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS