El Estado tendrá difícil recuperar los más de 1.100 millones de las aerolíneas rescatadas

Volotea, Air Nostrum, Air Europa y Plus Ultra acumulan pérdidas millonarias y aplazan los préstamos avalados por el ICO

Un avión de Volotea, en el aeropuerto de Lila (Francia).
Un avión de Volotea, en el aeropuerto de Lila (Francia).PHILIPPE HUGUEN (AFP)

El Estado, a través del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, ha destinado 740 millones de euros para el rescate de cuatro aerolíneas: Air Europa, Volotea, Air Nostrum y Plus Ultra. Si se suman los préstamos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), la cantidad comprometida se dispara a más de 1.100 millones de euros. Pero recuperar ese dinero del contribuyente en los plazos dispuestos por las reglas del fondo, que vencen entre 2028 y 2029, no va a ser tarea fácil a juzgar por la situación de las cuatro compañías. Y es que todas ellas presentan una radiografía financiera muy similar: pérdidas millonarias, aplazamiento de pagos y una recuperación incierta e insuficiente para saldar sus deudas. El impacto de la guerra en Ucrania, el incremento del coste del combustible y el aumento de los gastos (en particular los de personal) por la inflación pueden desbaratar los planes de viabilidad que presentaron al Gobierno para obtener el rescate.

Volotea es la aerolínea que presenta una mejor recuperación de las cuatro rescatadas. En 2021, disparó los ingresos un 57% tras registrar una cifra de negocio de 302 millones de euros. Y aunque se quedaron un 31% por debajo de los de 2019, para esta temporada espera superar su récord de facturación con una cifra de 550 millones. Para ello, prevé duplicar su cifra de pasajeros: de los seis millones que recibió el año pasado, a los 10,5 millones que ha puesto a la venta este 2022.

Unas perspectivas halagüeñas, pero tal vez insuficientes para cumplir con los compromisos financieros que ha contraído. En el ejercicio 2021, perdió 77,9 millones frente al agujero de 122 millones de la campaña 2020. A 31 de diciembre, contaba con un patrimonio neto negativo de 142,2 millones de euros, y evitó la disolución por el rescate de 200 millones recibido en junio pasado. No obstante, el primer escollo que debe superar la aerolínea que dirige Carlos Muñoz es la devolución del crédito de 144,6 millones concedido al inicio de la pandemia por un grupo de bancos (Santander, Caixabank, Bankinter, Liberbank, BBVA e Ibercaja) pero avalado por el ICO. El vencimiento era en 2025, pero la aerolínea ha pactado con los acreedores su aplazamiento hasta 2028. También se ha ampliado el plazo desde 2024 a 2026 del crédito de cinco millones concedido por el Institut Català de Finances (ICF), el banco oficial de la Generalitat.

Fuentes de la compañía han señalado EL PAÍS, que no ha aplazado ningún pago y está al corriente de sus compromisos en este préstamo sindicado, habiendo iniciado la amortización del crédito ICO en 2022, como estaba previsto. “En 2021, Volotea se acogió a la modificación legislativa que permitía la extensión de cinco a ocho años de los préstamos de las líneas ICO Covid concedidos el año anterior, con el acuerdo de todas las entidades financieras participantes”, de forma que el vencimiento de esta se ha extendido hasta 2028. Volotea achaca a la pandemia las pérdidas de los dos últimos años, pero defiende que “volverá a ser rentable cuando desaparezcan los efectos de la pandemia porque cuenta con un modelo de éxito plenamente rentable”.

Air Nostrum

La situación de Air Nostrum es un calco de la de Volotea. La aerolínea de vuelos regionales perdió 7,3 millones de euros en 2021, un 95% menos que los 140 millones de números rojos que sufrió en 2020. La aerolínea franquiciada de Iberia recibió un rescate de la SEPI por 111 millones de euros el pasado mes de mayo, que se sumaba a la ronda de financiación que cerró en mayo de 2020 con dieciocho entidades financieras y el aval ICO por valor de 130 millones de euros. El crédito vencía en 2025, pero, como en el caso de Volotea, se ha acogido a la cláusula que le permitía aplazarlo hasta 2028, informaron a este diario fuentes de la empresa.

Plus Ultra registró en 2020 (cerrado el 31 de enero de 2021) su peor ejercicio de su historia, con pérdidas de 20 millones de euros, y entró en causa de disolución al registrar un patrimonio neto negativo de más de 14 millones. La ayuda de la SEPI de 53 millones la salvó de la quiebra. La compañía aún no ha presentado las cuentas de su último ejercicio fiscal 2021-2022, pero fuentes financieras señalan que se ha saldado también con fuertes pérdidas.

A diferencia del resto de aerolíneas rescatadas, Plus Ultra no tiene suscrito ningún préstamo avalado por el ICO porque no encontró ningún pool de bancos a comienzos de la pandemia que lo suscribiera. No obstante, la ayuda del fondo se ha articulado mediante un crédito participativo, por lo que, en caso de no poder devolverlo, abocaría al Estado a entrar en el capital.

Aunque las circunstancias son muy distintas, sin duda el rescate que más preocupa a la SEPI es del de Air Europa por el volumen de ayudas concedidas hasta un total de 475 millones de euros que recibió del fondo de empresas estratégicas, cuyo plazo vence en 2026. La aerolínea de la familia Hidalgo debe devolver además un primer paquete de ayudas públicas que recibió a comienzos de la pandemia en forma de crédito por 140 millones de euros, avalado por el ICO.

Y no lo va a tener fácil. A 31 de diciembre de 2021, acumulaba una deuda de 992 millones de euros, una losa que ya ha hecho mella en su operativa, y la ha llevado a tener que aplazar ese crédito. El acuerdo de renegociación, firmado durante 2021, pero que no hizo público ni el ICO ni la compañía, aplaza de 2025 a 2028 el vencimiento.

La compañía, pretendida por Iberia, que ha inyectado 175 millones de euros, registró unas pérdidas netas de 304,3 millones en 2021, que se suman a los números rojos de 427,7 millones que sufrió en 2020, en contraste con el beneficio de 27,7 millones de 2019.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS