La CNMV redoblará la vigilancia sobre la publicidad de criptomonedas en eventos deportivos

“Hay que evitar que la promoción de productos de alto riesgo, diseñada para financiar organizaciones o clubes, ponga en peligro los ahorros de los aficionados”, advierte Rodrigo Buenaventura

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Rodrigo Buenaventura, durante su comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital, este martes en el Congreso.
El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Rodrigo Buenaventura, durante su comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital, este martes en el Congreso.J.J.Guillen (EFE)

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNVM) prosigue su cruzada contra los criptoactivos. Rodrigo Buenaventura, presidente del supervisor bursátil, ha anunciado durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados para presentar el Informe Anual del organismo que los deportistas y los organizadores de las competiciones deben de poner su grano de arena en la lucha contra el fraude financiero.

“Incrementaremos la vigilancia en este ámbito, e incluso analizaremos si fuese necesaria regulación nueva, para evitar que la promoción de entidades no autorizadas o de productos de alto riesgo en eventos deportivos, diseñada para financiar a los clubes o a las organizaciones, ponga en peligro los ahorros de los seguidores y los aficionados”, señaló Buenaventura.

El aviso del presidente de la CNMV llega después de que a finales de mayo la Real Federación de Española de Fútbol (RFEF) aplazara la presentación de un acuerdo con la empresa de compraventa de criptomonedas Huobi hasta aclarar la situación jurídica de la firma en España. En noviembre pasado, el supervisor bursátil también reprendió a Andrés Iniesta por hacer publicidad de una firma de cripotoactivos, recordándole que estos productos no están regulados y tienen riesgos importantes.

La CNMV, gracias a una nueva circular, obliga desde el pasado mes de febrero a los anunciantes de criptomonedas a incluir una advertencia explícita en toda publicidad de los mismos recordando a los inversores que pueden perder “la totalidad del importe invertido”. Pero Buenaventura cree que hay que ir más allá en la protección de los ahorradores. “Necesitamos, sin duda, una regulación que establezca los requisitos que deben cumplir las empresas que emiten, distribuyen, custodian o negocian criptoactivos (no solo criptomonedas)”, señaló durante su intervención en el Congreso.

Respetar los tiempos

Esta regulación de la que habla el presidente de la CNMV está ya casi ultimada a nivel político en la UE y se denomina MiCA (Markets in Cryptoassets Regulation). Al ser un reglamento, no requerirá ni si quiera transposición a la legislación nacional. “Estoy convencido de que no deberíamos tomar atajos en la implementación de la nueva normativa, rebajando los estándares, reduciendo los tiempos de elaboración de las normas técnicas o apresurando las autorizaciones, puesto que ello reduciría el grado de protección efectivo del inversor”, recordó Buenaventura.

El responsable del supervisor subrayó que muchos de los activos digitales de moda no son activos y describió su funcionamiento como el típico en una estafa piramidal. “No contienen derechos ni están respaldados por otros activos ni ofrecen contractualmente rendimientos futuros”, recordó. “Su precio futuro depende básicamente de la ampliación de la base inversora; de que entren continuamente nuevos inversores. Lo hemos visto muchas veces en la historia de las espirales y las burbujas financieras, y sabemos más o menos cómo acaba: la minoría que entró en fases tempranas y sale a tiempo gana mucho dinero y la mayoría que entra tarde, pierde casi todo”, añadió.

Durante su intervención, el presidente de la CNMV realizó un retrato robot de los inversores en criptoactivos: mayoritariamente urbanos, hombres y jóvenes (entre los 16 y los 34 años). En su opinión, una pequeña parte de este colectivo, “muy minoritaria” lleva a gala un componente de cultura alternativa, disruptiva, alejada conscientemente de las entidades financieras y del mundo tradicional de la inversión regulada, del control del blanqueo de capitales o de la lucha contra la evasión fiscal. “La mayor parte de los inversores, por el contrario, son ciudadanos sin ningún componente contestatario, libertario o anti-sistema financiero, que simplemente se han unido a la moda viendo los resultados aparentemente prometedores de quienes entraron al principio”, recordó.


Sobre la firma

David Fernández

Es el jefe de sección de Negocios. Es licenciado en Ciencias de la Información y tiene un máster en periodismo por EL PAÍS-UAM. Inició su carrera en Cinco Días y desde 2006 trabaja en EL PAÍS, donde se ha especializado en temas financieros. Ha ganado los premios de periodismo económico de la CNMV, Citigroup, Aecoc y APD.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS