Ribera plantea una subida de impuestos a las energéticas en los próximos Presupuestos

El Gobierno se abre a estudiar una “fiscalidad especial” tanto para las eléctricas como para las gasistas y petroleras

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, la semana pasada en el Congreso.
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, la semana pasada en el Congreso.Alberto Ortega (Europa Press)

El Gobierno estudiará una “fiscalidad especial” sobre las empresas energéticas en los próximos Presupuestos Generales del Estado. La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, se ha abierto este martes a una subida de impuestos sobre las empresas eléctricas, petroleras y gasistas, que en los últimos meses han visto reforzadas sus cuentas de resultados por el brutal incremento en los precios de la energía. España seguiría así la senda de otros países europeos, como Italia o el Reino Unido, que ya han anunciado gravámenes sobre los beneficios extraordinarios derivados de la crisis.

“Es importante ver si necesitamos una fiscalidad especial para las eléctricas o una fiscalidad especial para gas y petróleo”, ha subrayado Ribera en una entrevista en TVE. “¿Cuál es el momento en que es pertinente debatir esto? Probablemente en el contexto de la legislación presupuestaria, al igual que las medidas extraordinarias, se deben debatir en el contexto de los decretos leyes que hemos venido aprobando para proteger a las familias y a la industria. Así, que cada cosa, a su tiempo”, ha agregado. Un portavoz ministerial ha rechazado hacer ningún comentario adicional sobre los planes del Ejecutivo.

Algunos miembros destacados del Ejecutivo, como la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, han urgido en los últimos días a aprobar un impuesto sobre los beneficios de las energéticas incluso antes de los Presupuestos: ya en el decreto anticrisis que el Gobierno prorrogará en los próximos días hasta el 30 de septiembre. Díaz anunció este lunes conversaciones con el PSOE para la puesta en marcha de un gravamen “extraordinario” sobre estas compañías —en su caso se refirió específicamente a las eléctricas—, así como una bonificiación del transporte público para reducir el uso del vehículo privado.

De cristalizar, la medida supondría incorporar a España al creciente grupo de países europeos (el Reino Unido, Italia, Grecia, Hungría) que en los últimos tiempos han endurecido la fiscalidad sobre las firmas eléctricas y petroleras. En el primer caso, el Gobierno del conservador Boris Johnson anunció hace dos semanas una “tasa finalista y temporal” del 25% sobre los “beneficios energéticos”. Los ingresos de esta figura fiscal para las arcas públicas se estiman en más de 5.800 millones de euros, pero los principales críticos de la medida señalan que en los cálculos precipitados del ministerio no se estimaron todas las deducciones que podrían lograr las grandes compañías energéticas.

En el caso italiano, el Ejecutivo del liberal Mario Draghi lanzó en marzo un impuesto del 10% sobre los beneficios extraordinarios de las firmas energéticas que elevó un mes después hasta el 25%. El objetivo: ayudar a financiar el paquete de ayudas a consumidores y empresas por valor de 14.000 millones de euros aprobado para contener la escalada de la luz y los carburantes. Los analistas, sin embargo, apostillan que el impacto en las cuentas de resultados de estas empresas será “limitado”.

Sobre la firma

Ignacio Fariza

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS