_
_
_
_

El juez embarga un chalet y un coche de alta gama a uno de los cabecillas del ‘caso Arbistar’

La Audiencia Nacional investiga una estafa piramidal con criptomonedas con más de 3.000 afectados y un fraude superior a los 50 millones de euros

J. J. Gálvez
Caso Arbistar
Captura de pantalla de la web de Arbistar 2.0.

La Audiencia Nacional ha colocado en su punto de mira un chalet en Stolinchna (Sofía, Bulgaria) y un coche de alta gama de la marca Mercedes, modelo Jeep ML BlueTec. El magistrado José Luis Calama, instructor de este órgano judicial, ha ordenado que se embarguen ambos bienes, que constan a nombre de Diego Felipe Fernández Nojarova, considerado uno de los cabecillas de la trama Arbistar, una presunta estafa piramidal a través de inversiones en criptomonedas. El juez quiere asegurar así que se cubre, al menos, una parte del posible dinero defraudado, que ya ha cuantificado en más de 50 millones de euros —aunque los investigadores apuntaron que podría superar los 100 millones—.

A través de una resolución del 18 de mayo, a la que tuvo acceso EL PAÍS, el juez decreta el embargo de la vivienda y del vehículo, así como de “los bienes de toda clase de los que pueda ser titular” el imputado “hasta cubrir el importe de 50 millones de euros”. Diego Felipe Fernández Nojarova —al que también identifica con el nombre de Diego Felipe Rikardo Fernández, pues así figura en su documento de identidad búlgaro— era directivo de Arbistar 2.0 Sociedad Limitada. Según el sumario, ejercía como socio y director de operaciones de la compañía, que encabezaba Santiago Fuentes Jover, también investigado y detenido en octubre de 2020 como presunto líder de la trama.

El magistrado, que ya ha ordenado enviar su resolución a las autoridades búlgaras, asumió el caso Arbistar en abril del pasado año. Lo recibió procedente del Juzgado de Instrucción 3 de Arona (Tenerife), que había iniciado las pesquisas en septiembre de 2020 y que decidió inhibirse a favor de la Audiencia Nacional tras la petición del abogado Carlos Aránguez, que representa a un colectivo de afectados. Calama apunta que existen “indicios racionales de criminalidad” y describe cómo los implicados urdieron una “estafa de carácter piramidal” que, a día de hoy, se ha podido “cuantificar” en más de 50 millones de euros y que ha dejado más de 3.000 afectados, tanto residentes en España como en otros países (como Irán, Bulgaria, Colombia o Argentina).

“La actuación de los investigados consiste en una operación fraudulenta de inversión que responde al esquema de estafa piramidal o tipo Ponzi, en que la que se finge una inversión rentable, pero lo que se hace es pagar los intereses de los inversores con el capital que no se invierte o con el de los nuevos inversores”, explica el instructor de la Audiencia, que añade: “Mientras se obtienen nuevos clientes, la pirámide crece. Pero, cuando dejan de existir, el montaje se cae. En este tipo de estafas, la insolvencia va creciendo exponencialmente en la misma proporción en que lo hacen los fondos que se van captando”.

La investigación revela que Arbistar comercializaba unos supuestos sistemas de inversión que, mediante el uso de bots [programa informático que efectúa tareas automáticas], compraban y vendían criptomonedas en el mercado. Un tipo de operaciones que, según prometía la empresa, garantizaba una revalorización de los ahorros del 8% al 15% mensual. “La dinámica delictiva de este tipo de estafas es la entrega de los primeros dividendos para dotar de credibilidad al negocio financiero siempre inexistente”, subraya el juez: “Los primeros [clientes], convencidos de la seriedad de su inversión, difunden boca a boca a otras personas que los intereses aportados se abonaban [...], extendiendo así, de forma involuntaria, los efectos de la estafa y el número de perjudicados”.

“Notable presencia en redes”

Nojarova permaneció en paradero desconocido durante meses. Es más, el juez de Arona llegó a emitir órdenes internaciones de búsqueda y captura contra él. Finalmente, declaró el pasado enero en la Audiencia Nacional, donde aseguró que residía en Bulgaria y que él solo tuvo la idea de crear el bot, según detallan fuentes jurídicas. Pero, según el sumario, que otorga una importancia clave a la promoción para captar clientes, este imputado tenía “una notable presencia en las redes sociales, con videos en compañía de Santiago Fuentes”.

Santiago Fuentes es un viejo conocido de la Policía y estuvo implicado en la estafa piramidal urdida por Germán Cardona, conocido como el Madoff español, de la que salió absuelto en 2017. En el caso Arbistar ya se decretó también el embargo de un un coche Tesla Model 3 de otro de los investigados.

Además de estas pesquisas, la Audiencia Nacional mantiene actualmente abiertos otros tres sumarios por presuntas estafas piramidales millonarias con criptomonedas: los bautizados casos Nimbus, Kuailian y Algorithms.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

J. J. Gálvez
Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_