Bruno Le Maire: “La gente no se manifiesta por placer: hay que escucharla”

El ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, insta a Europa a unir fuerzas y a invertir en tecnologías si quiere igualar a Estados Unidos y China

El ministro de la economía francesa Bruno Le Maire en su despacho de Bercy.
El ministro de la economía francesa Bruno Le Maire en su despacho de Bercy.Eric Hadj

Hay una frase que Bruno Le Maire, ministro francés de Economía y Finanzas, repite durante una conversación de más de 40 minutos en su luminoso despacho en Bercy, la sede en forma de paquebote colosal del ministerio que dirige. “Rápido y con fuerza”, dice varias veces Le Maire (Neuilly sur Seine, 52 años).

Y estas palabras sirven para casi todo. Se aplican a la decisión de la primavera de 2020 de gastar todo el dinero público necesario —”cueste lo que cueste”— para evitar la caída libre de la economía francesa. O expresan la urgencia, una vez superado lo peor de la crisis, de invertir, cuanto antes, el dinero del plan de recuperación de la UE que Le Maire forjó junto a su entonces homólogo alemán, Olaf Scholz, canciller de Alemania in péctore.

En vísperas de una visita a Madrid, en la que se reunirá con su homóloga en el Gobierno de España, Nadia Calviño, y con los dirigentes de la CEOE, Le Maire explica: “Europa compite con dos otros grandes continentes: China y EE UU. Estos países invierten masivamente, sobre todo en las nuevas tecnologías: el hidrógeno, el cálculo cuántico, la inteligencia artificial, los semiconductores, el espacio. Y vuelven a arrancar rápido y con fuerza”.

“El continente europeo también debe arrancar rápido y con fuerza”, añade. “He aquí lo que estratégicamente está en juego: ¿Somos el tercer continente junto a China y EE UU? ¿O permitimos que el mundo se reparta entre China y EE UU sin que nosotros tengamos nada que decir ni nuestro lugar en el orden mundial?” En otro momento, declara: “[Igualar a China y a Estados Unidos] implica unir fuerzas e invertir masivamente en las tecnologías que hará en mundo de mañana”.

“La rapidez de ejecución de los fondos de la UE es decisiva”

La supuesta lentitud en la puesta en marcha de los fondos en España motivó un informe interno del conglomerado aeronáutico europeo Airbus en el que criticaba la “falta de coordinación de las entidades públicas” en España. Le Maire no comenta específicamente este documento y, a lo largo de la entrevista, se deshace en elogios con las políticas del Gobierno de Sánchez y subraya la óptima colaboración con Calviño. Pero vuelve en varias ocasiones a un mismo mensaje: “La rapidez de ejecución es absolutamente decisiva”, sostiene, porque “vivimos en un contexto político tenso y nuestros conciudadanos piden resultados”.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Para poder realizar las inversiones que adapten las economías europeas a la lucha contra el cambio climático, particularmente en tecnología verde, los europeos deberán reformar las reglas fiscales, que temporalmente quedaron en suspenso por la pandemia. Será uno de los temas que ocupará a los socios durante el semestre de presidencia francesa y la sintonía con el Gobierno Sánchez es amplia. La idea sería no contabilizar este gasto en el cómputo.

“Una de las preguntas que debemos plantearnos es cómo tratamos estas nuevas inversiones, y en particular las verdes, en las nuevas normas presupuestarias europeas”, señala Le Maire. “Yo hoy no tengo respuesta, pero es un debate que debe ponerse sobre la mesa y que los estados de la zona euro deben examinar con serenidad”. Otra pata de la reforma atañe al tope de 60% del PIB de endeudamiento, que ahora muchos países, entre ellos Francia y España, superan ampliamente. “¿Es creíble que en los años venideros volvamos a un nivel de deuda pública del 60%? No, y todos lo sabemos. Reflexionemos más bien a caminos diferenciados entre estados en función de la situación macroeconómica y presupuestaria de cada uno”.

Le Maire es el hombre fuerte del Gobierno del presidente Emmanuel Macron, el único miembro del Gobierno que seguramente pueda tratarle de igual a igual. Fue ministro con el presidente conservador Nicolas Sarkozy, y en 2016 intentó ser el candidato al Elíseo en las primarias de Los Republicanos, el partido de la derecha tradicional. Fracasó. En las elecciones del año siguiente, apoyó al joven candidato centrista Macron. Y ha acabado convirtiéndose en el titular del cargo más longevo en la V República desde Valéry Giscard d’Estaing, que acabaría siendo presidente.

Le Maire se considera tanto político como escritor y en los cuatro años y medio que lleva en Bercy ha publicado cuatro libros. El último, el ensayo Un éternel soleil (Un sol eterno). La entrevista empieza hablando de cifras de PIB y acaba conversando sobre su amigo el novelista Michel Houellebecq y sus admirados Javier Cercas y Pedro Almodóvar.

El ministro aterriza en una España que, como Francia, sale de la crisis, pero a un ritmo distinto. Francia va disparada, con un crecimiento en 2021 superior al 6% y una tasa de desempleo al nivel más bajo de los últimos 15 años. España, en cambio, corre el riesgo de quedar rezagada: según las previsiones de la Comisión Europea: un crecimiento del 4,5% y un paro del 15,2%.

Le Maire ve la botella más bien llena: cuando mira a España, observa una economía que “se pone en marcha con fuerza” y juzga que el Gobierno “aborda de frente” el desempleo. Elogia decisiones “valientes” como, en su opinión, lo ha sido el acuerdo con los sindicatos en la reforma de las pensiones. “Considero que este coraje es lo que permite a un país salir adelante y remontar. Y Pedro Sánchez tiene este coraje”, dice.

Hay nubes en el horizonte. Una nueva ola de la covid. O la inflación, que en la zona euro se ha disparado al 4,9%, según Eurostat, el máximo desde 1997. Le Maire no cree que el BCE tenga que retirar los estímulos monetarios ni aumentar los tipos de interés para frenar la subida de los precios y subraya que la política del banco y de su presidenta, Christine Lagarde, “es la correcta”. “Evidentemente, estamos atentos a las tensiones inflacionistas, pero consideramos que las tensiones se deben esencialmente al vigor y a la rapidez de la recuperación económica y deberían atenuarse en los próximos meses”.

“El trabajo debe permitir vivir con dignidad. Si no, estalla la cólera”

La inflación también puede alimentar el malestar social. España vive un otoño de protestas en sectores como los astilleros, el transporte o la agricultura. Y puede que Le Maire tenga algo que decir: a fin de cuentas, su país es el de los chalecos amarillos, cuya revuelta en 2018 fue uno de los momentos de aprendizaje para él durante el quinquenio que terminará el próximo abril.

“Lo primero es que hay que escuchar a la gente: la gente no se manifiesta por placer. Si se manifiestan es que hay algo que no va bien, algo que les hace sufrir”, dice. “Lo segundo es que el trabajo no siempre está suficientemente pagado: es una de las lecciones hemos sacado, junto al presidente de la República, de los chalecos amarillos (...). Tener trabajo está bien, pero el trabajo debe permitir vivir dignamente. Si no lo permite, lo que habrá es cólera”, continúa. Y añade: “La tercera lección es que las clases modestas no pueden ni deben pagar por la transición ecológica. Nosotros lo intentamos, en aquel momento, al aumentar la tasa sobre el carbono y al hacer converger el precio del diésel con el de la gasolina [decisiones que fueron el detonante de la revuelta], y por ello hemos pagado un precio alto”.

En varios momentos, escuchándole hablar, Le Maire suena como un socialdemócrata, lejos de la imagen de ministro liberal y de derechas con la que llegó al cargo en 2017. Sonríe cuando se le pregunta si con la pandemia y la política “cueste lo que cueste” se ha vuelto socialista y niega: “No me encierro en razonamientos partidistas. Busco simplemente las soluciones más justas y eficaces para mi país”.

Sobre la firma

Marc Bassets

Es corresponsal de EL PAÍS en París y antes lo fue en Washington. Se incorporó a este diario en 2014 después de haber trabajado para 'La Vanguardia' en Bruselas, Berlín, Nueva York y Washington. Es autor del libro 'Otoño americano' (editorial Elba, 2017).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS