Airbus ya gana más que antes de la pandemia

El consorcio aeronáutico europeo registró un beneficio de 2.635 millones hasta septiembre, remontando las pérdidas récord de 2020

Un logo de Airbus en su fábrica de Blagnac (Francia).
Un logo de Airbus en su fábrica de Blagnac (Francia).Benoit Tessier (Reuters)

El consorcio aeronáutico europeo Airbus obtuvo un beneficio de 2.635 millones de euros en los nueve primeros meses del año, frente a las pérdidas de 2.686 millones de euros registradas en el mismo periodo del año anterior. Los resultados reflejan el fuerte incremento de las entregas de aviones y de helicópteros, después del periodo negro provocado por la covid-19. Y le permiten, incluso, superar el beneficio logrado en los tres primeros trimestres de 2019 (2.186 millones de euros), antes del parón por la pandemia. Gracias a estas ventas, Airbus revisó al alza sus expectativas financieras para el conjunto de 2021.

El resultado neto operativo (beneficio antes de impuestos e intereses) pasó ser de 3.437 millones de euros, frente a los 2.185 millones negativos entre enero y septiembre de 2020. En junio de 2020, en plena pandemia, Airbus anunció la reducción de 15.000 empleos en un año en su división de aviones comerciales, con la desaparición de 900 puestos de trabajo en las factorías españolas, incluyendo el cierre de la fábrica de Puerto Real (Cádiz).

Los ingresos totales del grupo alcanzaron los 35.155 millones de euros hasta el 30 de septiembre, un 17% más que entre enero y septiembre del año pasado. No obstante, quedan lejos de los 46.168 millones del mismo periodo de 2019 e incluso de los 40.421 de 2018. En su principal división, la de aviación comercial, el incremento fue del 21%, hasta 24.618 millones.

A este aumento de los ingresos contribuyó el mayor número de entregas de aeronaves comerciales en comparación con los nueve primeros meses del año pasado: 424 unidades hasta finales de septiembre, frente a las 341 de un año antes. El grueso de esos aviones (341) fueron de la familia A320 —de pasillo único—, pero también hubo 34 del modelo más pequeño, el A220 (el que había comprado al canadiense Bombardier), que comercialmente está funcionando muy bien. Son precisamente estos dos aparatos los más demandados ahora las aerolíneas, en esta fase de la recuperación en que apenas se han restablecido los vuelos intercontinentales de larga distancia operados por aviones de mayor tamaño.

De hecho, las entregas de los aviones de doble pasillo fueron mucho menos espectaculares entre enero y septiembre: 11 del A330, 36 del A350 y 2 del gigante A380, que ya se ha dejado de fabricar. En ese contexto, Airbus indicó que tiene intención de elevar la cadencia de producción de la familia de los A320, que pasará a ser de 65 unidades mensuales en el verano de 2023, frente a las 45 mensuales de hoy. De igual manera, subirá el ritmo del A220, que pasará de los cinco aparatos mensuales actualmente a seis a comienzos de 2022. Habrá que esperar algo más para el despegue de los grandes aparatos: el A330 pasará de dos a tres para finales de 2022 y el A350 de cinco a seis para comienzos de 2023.

Divisiones militares

Las buenas noticias llegaron también de la división de Helicópteros, con un incremento del 14% de los ingresos, hasta los 3.623 millones de euros, y del 31 % en el ebit, hasta los 312 millones. De nuevo, el motivo fueron las mayores entregas: 194 unidades que contrastan con las 169 entre enero y septiembre de 2020.

En la división de Defensa y Espacio, la evolución de las cuentas no fue tan favorable. Los ingresos disminuyeron un 1%, hasta los 6.881 millones de euros, pero en todo caso el ebit fue positivo con 204 millones, cuando había tenido que encajar 36 millones negativos un año antes. Además, desde el punto de vista comercial, en este negocio Airbus consiguió un encargo de 56 aviones C295 que se fabrican en España para la India y otro de dos A400M que se ensamblan en Sevilla, para Kazajistán. La cartera de pedidos de la actividad de Defensa y Espacio supone ahora 10.100 millones de euros, frente a los 8.200 millones hace 12 meses.

El consejero delegado de Airbus, Guillaume Faury, explicó en un comunicado que la gran prioridad de la empresa es el aumento de la cadencia de producción de los aviones de la familia A320 —su principal fuente de ingresos— y garantizar que las capacidades industriales y de aprovisionamiento están ajustadas con esas ambiciones. En ese contexto, se mantiene el objetivo de entregar 600 aviones comerciales en el conjunto de 2021, pero se mejoran los objetivos financieros. Airbus espera conseguir un ebit ajustado de 4.500 millones de euros, 500 más de los que había anticipado a finales de julio.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS