A los jueces de ‘Masterchef’ se les atraganta la pandemia: caen los beneficios de sus restaurantes

Las ganancias de las empresas de Pepe Rodríguez y Jordi Cruz bajan a la mitad, mientras que Samantha Vallejo-Nágera entra en números rojos

Samantha Vallejo-Nágera, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz, en una fotografía de archivo.
Samantha Vallejo-Nágera, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz, en una fotografía de archivo.Europa Press

La pandemia se cebó con la hostelería. Miles de bares y restaurantes tuvieron que permanecer cerrados durante la Gran Reclusión. Y cuando abrieron, muchos se vieron sometidos a grandes restricciones, tanto horarias como de aforo. Los tres populares jueces y presentadores de Masterchef no se libraron del castigo que la covid-19 infligió al mundo culinario español. Según los depósitos de cuentas en el Registro Mercantil, las sociedades de Pepe Rodríguez y Jordi Cruz vieron reducido en 2020 su beneficio a la mitad, mientras que la de Samantha Vallejo-Nágera, que tuvo que adoptar medidas excepcionales, registró pérdidas.

Televisión Española ha dado con un formato que se antoja inagotable. El pasado lunes, más de 2,1 millones de personas asistieron a la expulsión de Terelu Campos y Miki Nadal de la sexta edición de Masterchef Celebrity, que registró una cuota de pantalla del 20,2%. La popularidad de los tres jueces, que desde 2013 han repartido delantales negros a decenas de concursantes, es un reclamo para sus restaurantes. Sin embargo, eso no salvó a sus negocios en el que fue el peor año que recuerdan los restauradores españoles. El propio Pepe Rodríguez decía el pasado mes de abril en la revista Lecturas, a propósito de su restaurante, El Bohío, en Illescas (Toledo): “No las tengo todas conmigo. Estamos en ese límite”. Y añadió: “No descarto nada”. “Yo voy a dar todo lo que pueda para mantenerlo hasta que un día diga: ‘Señores, hasta aquí hemos llegado”, añadió.

La empresa de cáterin de Samantha Vallejo-Nágera registró en 2020 unas pérdidas de 502.582,06 euros, frente a los beneficios de 103.291,3 euros que había obtenido solo un año antes. La compañía explica en las cuentas que, si bien no hay riesgo para su continuidad, la covid-19 sí implicó “una bajada drástica de la producción y consecuentemente de su facturación que han conllevado obtener un resultado negativo muy significativo”.

Ante esa situación, la empresa de Vallejo-Nágera se vio obligada a adoptar varias medidas extraordinarias que detalla en las cuentas depositadas en el Registro Mercantil: reajustó salarios, prescindió de una nave alquilada, renegoció gastos con todos los proveedores, internalizó algunas tareas que antes subcontrataba, solicitó un ERTE para sus empleados –el año pasado tenía 36 trabajadores— y pidió líneas de financiación avaladas por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) por un importe de 800.000 euros para no verse privada de liquidez. Según las cuentas, Vallejo-Nágera tiene todavía participaciones por valor de 250.000 euros y créditos por 150.000 en la sociedad segoviana La Taberna del Roscón —la chef de TVE abrió una Casa Taberna en Pedraza—.

También la sociedad El Bohío, de Pepe Rodríguez, vio mermada su actividad el año pasado por la depresión derivada de la covid-19. La facturación de su sociedad con sede en Illescas fue de 1,23 millones de euros, el 27,3% menos que el año anterior. El beneficio, no obstante, cayó el 52,7%, puesto que tuvo que incurrir en mayores gastos. El popular juez de Masterchef obtuvo unas ganancias de 149.201,9 euros.

De Jordi Cruz, constan las cuentas de la compañía Restaurant L’Angle SL, con sede en Barcelona. El cocinero tiene un restaurante llamado Angle en el hotel Cram de la capital catalana con dos estrellas Michelin. La sociedad cerró 2020 con unos beneficios de 121.744 euros, casi un 60% menos que en 2019, cuando ganó 298.947 euros. El cocinero de Manresa, precisamente, generó polémica al elogiar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso, por haber permitido que los restaurantes abrieran. Más tarde matizó sus palabras y explicó: “La gastronomía es un pilar en este país y ella lo ha tenido en cuenta”.

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS