Trabajo propone que las empresas no puedan tener más del 15% de su plantilla con contratos temporales

Se tendrán en cuenta los contratos vigentes hasta el 31 de diciembre, a los que se sumarán los que se hayan extinguido durante el año natural

Un obrero trabaja en las obras de construcción de la estación subterránea de Sant Andreu Comt (Barcelona), el 3 de junio.
Un obrero trabaja en las obras de construcción de la estación subterránea de Sant Andreu Comt (Barcelona), el 3 de junio.David Oller (Europa Press)

Nuevas cartas sobre la mesa de negociación acerca de la modernización del mercado laboral. En la reunión que ha tenido lugar este miércoles el Ministerio de Trabajo ha trasladado a los agentes sociales un documento en el que contempla que las empresas no puedan tener con contratos temporales a más de 15% de su plantilla. Es la primera vez que en el marco del diálogo social se plantea ponerle puertas al campo de la contratación temporal, un mal endémico que alcanza a uno de cada cuatro trabajadores en España.

Para llevar a cabo esta delimitación, Trabajo ha planteado que las empresas tengan en cuenta todos los contratos vigentes hasta el 31 de diciembre a los que tendrán que sumar los que se hayan extinguido durante el año natural. Según recoge este documento, al que ha tenido acceso EL PAÍS, las empresas “deberán informar a la representación legal de las personas trabajadoras, durante el mes de enero, sobre el resultado de las operaciones anteriores y presentarán una propuesta concreta de transformaciones o contrataciones a efectuar para cumplir, al menos, con el porcentaje de contratación indefinida aplicable”. Sin embargo, este porcentaje final del 15% de temporales podrá verse rebajado si patronal y sindicatos acuerdan una cantidad menor dentro de la negociación colectiva.

Junto con esta limitación de plantilla, otro de los apartados más destacados del documento de Trabajo hace referencia al sector de la construcción, un nicho en el que la desaparición de los contratos por obra y servicio ―leitmotiv de la derogación de la reforma laboral― proyecta una enorme transformación. En el nuevo texto se establece que la empresa deberá efectuar “una propuesta de recolocación” a la persona trabajadora a la finalización de la obra, y que esta deberá estar formalizada por escrito. En ella se precisarán “las condiciones esenciales, ubicación y fecha de inicio de los nuevos proyectos”, así como “las acciones formativas exigibles para ocupar el nuevo puesto”. De igual forma se contemplan distintas vías por las cuales poder rescindir el contrato “por motivos inherentes a la persona”.

Formación dual

Como adelantó EL PAÍS, otras medidas que han sido abordadas durante la negociación y son compartidas tanto por Trabajo como por los sindicatos, UGT y CC OO, hacen referencia a la limitación de los contratos de formación dual por un periodo máximo de dos años, así como el establecimiento de un tiempo máximo de trabajo efectivo de entre el 65% y el 85%. Entre los nuevos puntos de debate que se han abordado este miércoles se ha valorado la redefinición del Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo (MSE), la nueva herramienta con la que sustituirán en el futuro los ERTE de manera indefinida. La finalidad del MSE es evitar que la solución ante una evolución desfavorable de la empresa por cuestiones de “carácter imprevisible” y ajenas al desempeño empresarial sea el despido. Dentro de las posibilidades para acudir al MSE se ha planteado poder recurrir a este mecanismo por necesidades de recualificación de las personas trabajadoras y debido a transición profesional hacia nuevos empleos.

Según fuentes sindicales presentes en la reunión, otro de los apartados del documento facilitado por Trabajo contempla el afianzamiento de un doble modelo en el que se mantiene el contrato formativo para la obtención de prácticas en las empresas, que se podrán concertar por un periodo que varía desde los tres meses al año de duración como máximo para las personas que hayan finalizado sus estudios dentro de un plazo máximo de tres años, o de cinco en el caso de personas con discapacidad.

En este documento también se valora una nueva regulación de las Empresas de Trabajo Temporal (ETT) que permita encajar en ellas los trabajos de temporada para ofrecer una mejor protección de las personas trabajadoras a través de la contratación indefinida. Las ETT “podrán celebrar contratos de puesta a disposición para trabajos ocasionales”, siempre que “la relación laboral de la persona cedida esté concertada mediante un contrato indefinido, a tiempo completo o a tiempo parcial, o un contrato fijo-discontinuo”, señala el texto. Esta vía, sin embargo, está aún por desarrollarse, a pesar de que los tiempos que se manejan para rematar la reforma laboral obligan a dejarla perfilada el próximo mes de noviembre.

A pesar de esta nueva propuesta en las negociaciones, fuentes de Trabajo aseguran que la Mesa de Diálogo Social sigue trabajando, y que en las próximas semanas se continuarán explorando distintas vías para poner coto a la temporalidad y reforzar los contratos formativos con los que se pretende dar un impulso a la Formación Profesional.

Sobre la firma

Gorka R. Pérez

Es redactor de la sección de Economía y está especializado en temas laborales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Cadena Ser. Es licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco y Máster en Información Económica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción