Brad Pitt da alas a los relojes Breitling

CVC, propietario de la marca suiza de cronómetros, planea colocar un 20% de la compañía, después de que sus ingresos pasasen de 400 a 700 millones de francos suizos en cuatro años

El actor Brad Pitt en una imagen de 2019.
El actor Brad Pitt en una imagen de 2019.Samir Hussein (WireImage)

El polvo de estrellas de Hollywood le está dando algo de relumbrón financiero a Breitling. El fabricante suizo de relojes de aviador que lucen celebridades como Brad Pitt, Charlize Theron o Adam Driver ha duplicado prácticamente sus ventas en los cuatro años desde que CVC lo compró. La firma inversora está planteándose poner a la venta un 20%. La marca de lujo de Breitling ve factible una valoración de 3.000 millones de francos suizos (cerca de 2.800 millones de euros).

Más información
CVC, el fondo que multiplicó por siete su inversión en Moto GP

El consejero delegado Georges Kern, con el respaldo de CVC, ha hecho un buen trabajo. Breitling a duras penas era capaz de marcar la hora en 2017 cuando entró CVC y compró la empresa en una operación que la valoró en 800 millones de francos suizos (unos 737 millones de euros). Kern simplificó la gama de productos, amplió la red minorista y rejuveneció la imagen tan varonil para llegar también a mujeres y jóvenes. La compensación llegó en forma de una escalada de las ventas desde los 400 a los 700 millones de francos suizos, con unos 175 millones de francos suizos de margen bruto de explotación o ebitda en el último año, según contaron fuentes internas del sector a Breakingviews.

Más información
Suiza vende menos relojes que nunca, pero gana más dinero

La venta de esa participación llega en buen momento, dado el interés de los inversores por los cronómetros de alta gama. Chronext, el mercado de relojes de lujo suizos, espera atraer 250 millones de francos suizos cuando empiece a cotizar en el mercado en los próximos meses. Al contrario que sus homólogos dedicados al mercado de masas, los fabricantes del sector de lujo no tienen que preocuparse de la competencia de los relojes inteligentes como Apple Watch o Fitbit. Las sociedades de inversión, incluidas algunas entusiastas del lujo como Carlyle y Permira, podrían aprovechar la oportunidad.

Teniendo esto en cuenta, Breitling probablemente sea cara. El repunte postcovid ha impulsado las acciones del sector del lujo a máximos históricos, elevando las valoraciones. Suponiendo un múltiplo a medio camino entre los de las empresas punteras Moncler y Prada, la marca suiza valdría 17 veces su ebitda, con un precio total de 3.000 millones de francos suizos, incluida la deuda. Eso es casi cuatro veces lo que pagó CVC.

Quienes vayan a comprar una participación minoritaria pensarán que es mucho, sobre todo porque no van a tener el control. Pero las ventas de Breitling, que cuentan con el rostro de Brad Pitt en la publicidad, crecen a un 10% anual, según fuentes del sector, lo que podría llevar los ingresos a 1.000 millones de francos suizos en 2025, una fecha en la que también podría estar preparada para salir a Bolsa. El flujo de caja positivo significa que CVC no tiene ninguna presión para vender ya mismo. A los pretendientes de Breitling quizá no les quede más remedio que aceptar esa valoración tan elevada.

Para más información: Breakingviews.reuters.com. Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción es responsabilidad de EL PAÍS

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS