Orange cierra Amena y se autotraspasa los clientes

La operadora francesa mudará obligatoriamente a todos los abonados de la marca verde pero les garantiza los mismos precios “salvo en casos muy concretos”

Página web de Amena.
Página web de Amena.otros

Orange ha cumplido su amenaza y eliminará Amena de su catálogo de marcas comerciales a partir del 1 de septiembre, mudando obligatoriamente a sus clientes —cuyo número la compañía se niega a hacer público— a unas nuevas tarifas de la propia Orange que tampoco ha desvelado, aunque bajo la promesa de mantenerles el actual precio “con algunas excepciones”.

Con la desaparición de Amena, adelantada por EL PAÍS el pasado mes de febrero, el porfolio de marcas de Orange queda reducido a tres: Orange, Jazztel y Simyo. El grupo ya eliminó la residual República Móvil, que integró en Simyo el pasado mes de junio.

Más información
Orange eliminará a Amena como marca casi una década después de resucitarla
Orange entra en pérdidas tras provisionar 3.700 millones por el deterioro de su negocio en España

Desde que comenzara su andadura comercial en 1999 con el grupo Retevisión, Amena se convirtió en la tercera marca de móvil del país junto a Movistar y Airtel. Tras su desaparición debido a la compra de Retevisión por parte de France Télécom, controlada por el Estado galo, Amena fue rescatada comercialmente por Orange en 2012 como marca móvil, pero su andadura no ha sido muy exitosa, pese a las sucesivas remodelaciones que ha aplicado en su oferta, con fuertes promociones o incorporando fibra óptica a sus paquetes de móvil.

La compañía ha comunicado este martes que dejará de comercializar Amena a partir del 1 de septiembre, y que los actuales clientes de la marca serán migrados desde el 13 de septiembre hasta final de año a Orange. “Este proceso será automático y transparente para el usuario, que no deberá hacer nada ni dejará en ningún momento de disfrutar de su servicio de comunicación (no hay sustitución de router ni de SIM)”, indicó la compañía en un comunicado.

El cambio, de cuyos detalles han sido informados los clientes en su factura y a través de correo electrónico y SMS, supondrá para los actuales abonados de Amena más gigas de navegación móvil sin variar el precio que pagan actualmente, “salvo casos muy concretos que serán comunicados expresamente a los clientes afectados”, según aseguró este martes la operadora en una nota.

“La migración de Amena a Orange será transparente y siempre buscando que los clientes tengan más beneficios manteniendo su precio actual. Si en algún caso, por imposibilidad técnica, no fuera posible asignar nueva tarifa en Orange, tanto este cliente como cualquier otro tendrá total libertad para abandonar el servicio sin ningún tipo de permanencia ni penalización”, aclaró a este diario una portavoz de la compañía.

Más gigas de datos y 5G

En el mes del cambio se recibirán dos facturas, una de Amena y otra de Orange, pero el importe que sumarán ambas será el equivalente al de la factura actual. Lo que no se va a mantener es la acumulación de gigas por antigüedad, ya que el operador regalaba 1 GB más cada mes por cada año en la compañía. Para compensar, los gigas de datos disponibles en cada tarifa aumentarán en cuatro para todos los usuarios. A su vez, también se dará acceso a la cobertura 5G de Orange.

Las tarifas se renombrarán tomando como referencia los precios actuales, donde por ejemplo la de 4 GB (5 GB en promoción ahora mismo) pasará a llamarse Tarifa 6,95. Las de Amena no estarán disponibles para nuevas contrataciones en Orange, pero se podrán añadir líneas adicionales para Amena con Orange con un 20% de descuento. De esta forma, si un cliente se da de baja en Amena, no podrá volver a tener esas tarifas. También se podrá contratar fibra de hasta 1 Gbps y televisión.

Sin estrategia ‘low cost’

Aunque se daba por hecho una simplificación de marcas de Orange, en la línea de sus grandes rivales Movistar y Vodafone, el movimiento ha pillado con el pie cambiado al sector, que esperaba un giro radical de la compañía para recuperar el cliente de bajo coste, una tendencia imparable del mercado español que se ha intensificado con la crisis económica derivada de la pandemia.

MásMóvil o Digi están arrasando, ganando clientes mes a mes por el procedimiento de la portabilidad, y son los únicos operadores que crecen en ingresos, mientras que Telefónica y Vodafone tratan de contener la fuga de clientes y de facturación con las marcas propias de bajo coste O2 y Lowi, respectivamente.

Sin embargo, Orange, que es la operadora que más clientes pierde a manos de la competencia, y con la caída de ingresos más acusada —cedió 412.500 líneas móviles en 2020 y lleva perdidas 126.000 hasta junio de este año—, en lugar de reforzar su marca de bajo coste, Simyo, apuesta por convencer a los clientes de Amena para que se pasen a su oferta Premium ofreciéndoles servicios como el fútbol, cuyo paquete más asequible cuesta 95 euros al mes.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS