La Inspección de Trabajo lanza una campaña para prevenir los golpes de calor en la agricultura y la construcción

El organismo enviará más de 137.000 cartas informativas a empresas, que suman casi un millón de trabajadores, y se reforzará la vigilancia en los sectores más proclives a estas situaciones

Un grupo de mujeres regresan de una jornada de trabajo en los invernaderos de Almonte (Huelva), el pasado mayo.
Un grupo de mujeres regresan de una jornada de trabajo en los invernaderos de Almonte (Huelva), el pasado mayo.PACO PUENTES

España estrenaba el agosto de 2020 cuando el temporero nicaragüense Eleazar Benjamín Blandón Herrera moría de un golpe de calor en medio de una extenuante jornada, en la que se alcanzaron los 44 grados en la plantación de sandías donde trabajaba en Lorca (Murcia). Casi un año después de aquellos hechos, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, lo ha recordado este lunes para presentar una campaña de la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social que busca prevenir los accidentes laborales vinculados a las altas temperaturas. Se basa en una serie de acciones que el Consejo de Ministros ya aprobó a finales de junio y están en marcha, a las que ahora se añadirá el envío de 137.503 “cartas informativas” a empresas para recordarles la importancia de adoptar las medidas oportunas para paliar los riesgos derivados de las altas temperaturas.

Más información
Un obrero trabaja durante la ola de calor, en Madrid.
Trabajar al abrigo de la ola de calor

Los receptores de las misivas dan empleo a más de 973.000 personas. Entre los mismos habrá compañías públicas y de trabajo temporal, pero el destinatario principal son las empresas de dos sectores, el agrícola y la construcción. “Ambos trabajan a la intemperie”, ha explicado Díaz, quien ha enumerado algunas circunstancias que, en esta época del año, pueden disparar el riesgo de sufrir golpes de calor, como problemas de abastecimiento próximo de agua para que los empleados se hidraten.

Junto con el envío de las cartas, se producirán también reuniones de la Inspección de Trabajo con los agentes sociales. Y a todo ello se une un refuerzo, ya vigente, de la actividad ordinaria de inspección junto con acciones de vigilancia extraordinarias enfocadas a las normas en esta materia. También se da carácter urgente, y por tanto prioritario, a las denuncias que se reciben por este tipo de situaciones que en 2019, según ha detallado el director del organismo estatal de la Inspección de Trabajo, Héctor Illueca, fueron causa de más de un centenar de insolaciones o accidentes laborales debidos al calor.

Sanciones de más de 800.000 euros

Díaz también ha aprovechado la presentación de la campaña, en la sede de su ministerio en Madrid, para recordar que el incumplimiento en esta materia de la normativa de prevención de riesgos laborales puede acarrear sanciones graves o muy graves. Las primeras conllevan sanciones desde 2.046 euros hasta 40.985 euros. Y con las segundas la multa se puede elevar hasta casi 820.000 euros. “Si lo hacemos bien, colectivamente podemos evitarlo”, ha dicho la ministra, quien ha destacado que el objetivo para su departamento, los sindicatos y las organizaciones empresariales es común. “Si se cumplen las medidas preventivas, no veríamos lo que lamentablemente a veces vemos”, ha añadido.

“El objetivo fundamental es proteger a las personas trabajadoras del riesgo de exposición de determinadas temperaturas, que se incrementa en periodo estival”, ha asegurado Illueca, quien ha destacado la colaboración de las comunidades autónomas. “Es fundamental la adopción de medidas preventivas por parte de las empresas”, ha insistido el responsable de la inspección laboral, quien ha recordado la importancia de contar con ropa de trabajo que proteja del sol, cremas que protejan de lesiones cutáneas y pausas para descansar e hidratarse durante la jornada, así como una organización adecuada de los turnos de trabajo.

Sobre la firma

José Luis Aranda

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS, diario donde entró a trabajar en 2008. Escribe habitualmente sobre temas de vivienda y referentes al sector inmobiliario. Es licenciado en Historia por la Universitat de València y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS