Sector automovilístico

La reapertura del turismo modera la caída de las ventas de coches

Las empresas de alquiler renuevan su flota para preparar los meses del verano

Un vendedor muestra un vehículo a una clienta en un concesionario de Terrassa.
Un vendedor muestra un vehículo a una clienta en un concesionario de Terrassa.CRISTOBAL CASTRO

La expectativa de una reapertura del sector turístico en España animó las ventas de vehículos en mayo. Se matricularon 95.403 turismos, una cifra que se sitúa a medio camino de la debacle de hace un año (34.000), cuando los concesionarios empezaban a reabrir y se daba por perdida la campaña estival por el azote del coronavirus, y las cifras de 2019, cuando pese a una caída del 7% el mercado funcionaba con cierta normalidad (125.000 coches vendidos). En todo caso, la mejora del mes pasado no es generalizada y obedece sobre todo a los preparativos que están realizando las compañías alquiladoras ante los meses fuertes de la campaña veraniega.

Aunque también crecen en volúmenes, ni particulares ni empresas están, de momento, animando en exceso un mercado que se recupera con cuentagotas y que, pese al balón de oxígeno de los rent a car, se sitúa en sus peores cifras en un mes de mayo desde 2015.

Esa actividad preparatoria para los meses fuertes estivales ha ido creciendo en los últimos meses. En mayo, no obstante, las empresas de alquiler se situaron en cifras similares (31.100) a las del resto de compradores, representando casi un tercio del total de matriculaciones. Han multiplicado por 13 su actividad compradora respecto a hace un año. Un relativo optimismo está volviendo al sector después de que presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciara la reapertura de fronteras sin restricciones a partir del 7 de junio para aquellos que ya hayan sido inoculados completamente con alguna vacuna aprobada por la Agencia Europea del Medicamento o la Organización Mundial de la Salud. No obstante, en comparación con 2019, cuando no había noticia de la covid-19, las empresas de alquiler redujeron sus compras un 9,9%.

Pese a la evolución de los alquiladores, las patronales de fabricantes (Anfac), de concesionarios (Faconauto) y de vendedores y talleres (Ganvam) advierten de que las ventas en el acumulado del año no acaban de remontar y que, con 360.057, están lejos de las cifras previas a la crisis del coronavirus. Son todavía un 36% inferiores. “El fin del estado de alarma, el progresivo aumento en el ritmo de vacunación, la recuperación de la movilidad entre regiones y el turismo y las previsiones de cara a la campaña de verano” están detrás de que se hayan moderado las caídas de las matriculaciones por parte de los alquiladores, dicen las patronales, mientras que las unidades para particulares, 33.234, aún están un 39% por debajo de las de mayo de 2019.

Más información

Entre las marcas de vehículos existe preocupación por la debilidad que muestran todavía las ventas entre particulares, sobre todo por la afectación que están teniendo por la falta de incentivos para comprar coches, sin plan Renove y con el impuesto de matriculación a la espera de ver corregido el cambio de homologación de emisiones. Esa atonía en ese segmento de compradores se produce cuando empieza la temporada más importante en ventas, la de verano. Faconauto y Ganvam ponen de relieve el peligro de que ese canal de venta no acabe de ofrecer signos de recuperación.

La evolución de las ventas está dejando la matriculación de coches diésel en mínimos. En mayo solo tuvieron una cuota del 20,2%, sobre todo por la apuesta que también las alquiladoras están haciendo por vehículos de gasolina, que ya suponen el 49% del total. El resto de motorizaciones (híbridos, de gas y eléctricos, entre otros) suponen un 30,7%.

Las emisiones medias de los coches comercializados el pasado mes se situaron en 125,7 gramos de dióxido de carbono por kilómetro recorrido, un 7% menos que un año antes. Las ventas de vehículos eléctricos, según la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (Aedive), fueron de apenas 3.116 unidades matriculadas, pese a lo cual supone duplicar las cifras de mayo de 2019. Aedive reclama agilizar la tramitación del Moves III.

Seat se convirtió en la marca más vendida en mayo y en el acumulado de los primeros cinco meses del año, con 10.831 y 34.469 unidades comercializadas, respectivamente. Durante el mes logró situar a dos de sus modelos, el Arona y el Ibiza, entre los más matriculados, seguidos por el Citroën C3, lo que da una imagen de que se está apostando por segmentos pequeños. Tras Seat, las marcas con más éxito de mayo fueron Volkswagen y Toyota.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50