Naturgy

La venta de los activos de Egipto permite a Naturgy duplicar beneficios

El grupo energético ganó 383 millones de euros en el primer trimestre de 2021

Francisco Reynés, presidente y consejero delegado de Naturgy, durante la última junta de accionistas, en marzo.
Francisco Reynés, presidente y consejero delegado de Naturgy, durante la última junta de accionistas, en marzo.

Naturgy obtuvo un beneficio neto de 383 millones de euros en el primer trimestre del año, casi el doble (92,5%) de los 199 millones del mismo periodo del ejercicio anterior, según ha informado la compañía este miércoles. El aumento se debió, básicamente, a los ingresos obtenidos por la resolución de las disputas que arrastraba Unión Fenosa Gas (UFG) desde 2012 en Egipto, lo que ha supuesto una inyección de 600 millones de dólares (unos 500 millones de euros) y que ha tenido un impacto positivo no ordinario de 65 millones en la cuenta de resultados.

El avance del resultado bruto de explotación (Ebitda) fue más modesto, del 9,8%, hasta 982 millones. Estos resultados, según la compañía que preside Francisco Reynés, baten la media del consenso de analistas, que estimaban un Ebitda de 943 millones y unas ganancias de 300 millones. Excluyendo los elementos no recurrentes, el beneficio neto ordinario del grupo ascendió a 323 millones, un 3,5% más, mientras que su Ebitda ordinario alcanzó los 1.029 millones, un 2% menos.

Más información

La empresa energética destaca que, pesar de la mejora en el panorama económico y la recuperación gradual de los precios de las materias primas, la covid-19 ha continuado afectando negativamente al comportamiento operativo por la incertidumbre macroeconómica y la depreciación significativa de las divisas en Latinoamérica.

Naturgy, pendiente de la aprobación del Gobierno de una opa parcial sobre el 22,6% de su capital por parte del grupo australiano IFM, se encuentra inmersa en el despliegue de iniciativas de transformación para recuperar la competitividad a pesar de los desafíos energéticos y macroeconómicos. Sobre la opa, la nota de Naturgy se limita a hacer una mera referencia de tres líneas sin tomar posición.

Casi 100 proyectos

Durante el primer trimestre, las inversiones totales ascendieron a 196 millones, un 2,5% menos, debido a una mayor optimización del mantenimiento y al efecto de las divisas.

Respecto a los planes para la recuperación económica impulsados por la Unión Europea y el Gobierno español, la compañía ha presentado cerca de un centenar de proyectos tractores destinados a la transición energética que identifican oportunidades de inversión por un valor cercano a los 14.000 millones.

La deuda neta ascendía a 13.597 millones, en línea con los niveles de cierre de 2020 y no refleja los ingresos antes de impuestos de 2.570 millones previstos por la venta del 96% de la chilena CGE Electricidad al grupo asiático State Grid Development Limited, transacción que Naturgy espera completar en el segundo trimestre del año en curso.

La compañía sigue con presencia en el mercado internacional con la compra de una cartera de ocho gigavatios (GW) en energía solar y cerca de cinco GW en almacenamiento en Estados Unidos. Naturgy planea tener una potencia operativa de 1,6 GW en 2025, a la vez que mantiene la posibilidad de desarrollar el resto de proyectos, hasta un total de ocho GW de energía fotovoltaica en 2030. Esta transacción representa la primera inversión de Naturgy en el mercado de energía renovable del país norteamericano.

En España, Naturgy resultó adjudicataria de 235 MW (38 MW eólicos y 197 MW fotovoltaicos) en la última subasta, que completa la estrategia comercial de Naturgy, cuyo objetivo es acordar contratos de venta de energía renovable a largo plazo (PPA, por sus siglas en inglés) con clientes industriales. Asimismo, Naturgy se adjudicó 45 MW de capacidad solar en Canarias, lo que permitirá al grupo duplicar su capacidad instalada actual en las islas.

La empresa informa también de que durante el primer trimestre registró un descenso de las emisiones de gases de efecto invernadero, que cayeron casi un 23%, como consecuencia de la mayor producción renovable y menor producción térmica durante el periodo. Por otro lado, ha incrementado un 21% su producción neta libre de emisiones y en más de un 14% la capacidad instalada libre de emisiones, gracias en parte a la entrada de nueva capacidad renovable en operación en Chile y al efecto del cierre de las plantas de carbón en el periodo comparable.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50