El Corte Inglés plantea despidos forzosos si no cubre el cupo de salidas voluntarias

Los sindicatos rechazan la propuesta de la empresa, que ofrece 25 días por año trabajado con un límite de 15 mensualidades

Centro de El Corte Inglés en Eibar (Gipuzkoa).
Centro de El Corte Inglés en Eibar (Gipuzkoa).EL CORTE INGLÉS (Europa Press)

La cuarta reunión de la comisión negociadora que debe dirimir las condiciones del ERE en El Corte Inglés ha terminado con las posiciones de empresa y sindicatos muy alejadas. Según un comunicado de estos últimos, la compañía de grandes almacenes ofrece a los empleados que acepten dejar su puesto voluntariamente 25 días por año trabajado, con un límite de 15 mensualidades, limita la voluntariedad a los trabajadores de las áreas y centros que quiere reorganizar, en lugar de abrir esa posibilidad a toda la plantilla, y en caso de no llegar al cupo de entre 3.000 y 3.500 despidos que se ha marcado, plantea salidas forzosas en peores condiciones, con una indemnización de 20 días por año trabajado y un máximo de 12 meses. Los interesados en abandonar la compañía tendrán un mes desde la firma del acuerdo para comunicarlo, y El Corte Inglés dispondrá de otro mes para responder si admite su solicitud.

Comisiones Obreras, Fasga, Fetico y UGT, los cuatro sindicatos que negocian con la empresa, reclaman en cambio una indemnización de 36 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades, quieren que El Corte Inglés permita a toda la plantilla adscribirse a la fórmula de las salidas voluntarias, y piden que si no hubiese suficientes voluntarios, la empresa se replantee las cifras y se produzcan menos despidos. Los sindicatos han expresado la distancia que separa ahora mismo a las partes en una frase: “El camino que hoy ha escogido la empresa ha sido radicalmente el opuesto a lo que, desde la parte social, consideramos justo”.

Los representantes de los trabajadores no han ahorrado calificativos a la propuesta. Consideran que la oferta de indemnización es “ridícula”, “está fuera de mercado” y “alejada de la realidad”. Sin embargo, en otra parte del comunicado, parecen asumir que no todos los despidos llegarán con el consentimiento del trabajador. “Nuestro objetivo es que la mayor parte de salidas sean voluntarias”, apuntan.

Las negociaciones empezaron hace 11 días, tras el anuncio por parte de El Corte Inglés a finales de febrero de que llevaría a cabo el primer ERE de su historia para “adecuar los recursos a las necesidades actuales”, el eufemismo con el que se refiere a la caída de ingresos por la pandemia y los cambios de hábitos de los consumidores, que han reducido las compras presenciales para orientarse más hacia el consumo a través de internet. La reorganización supone la salida de en torno al 5% de los 63.000 trabajadores de sus centros comerciales, el mayor recorte realizado nunca por la firma.

Más información
Coca-Cola y los sindicatos pactan un ERE para 360 personas en España

En la primera ronda negociadora, la empresa excluyó del ERE a los empleados mayores de 50 años bajo el argumento de que su reinserción en el mercado laboral es más complicada. De la segunda no hubo comunicado conjunto. Y en la tercera se estudiaron las políticas de apoyo a la recolocación para los empleados que salgan. Ahora, en la cuarta, es cuando se ha llegado a los temas más espinosos: los que conciernen a las indemnizaciones a desembolsar, el perímetro de los despidos y su voluntariedad. Hasta ahora, El Corte Inglés reiteraba que todas las salidas serían voluntarias.

Sobre la firma

Álvaro Sánchez

Redactor de Economía. Ha sido corresponsal de EL PAÍS en Bruselas y colaborador de la Cadena SER en la capital comunitaria. Antes pasó por el diario mexicano El Mundo y medios locales como el Diario de Cádiz. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS