Resultados de Inditex

Inditex gana 1.106 millones en 2020, casi un 70% menos por la pandemia

La compañía acabó el ejercicio con 640 tiendas menos, aunque en este periodo ha incrementado sus ventas por internet un 77% (sin el efecto divisas)

Un cliente de Zara sale de una de las tiendas de la compañía en Kiev (Ucrania), el 25 de noviembre.
Un cliente de Zara sale de una de las tiendas de la compañía en Kiev (Ucrania), el 25 de noviembre.Valentyn Ogirenko / Reuters

Inditex ha salvado el año más difícil de su historia. La pandemia azotó el mundo y dejó con la persiana bajada buena parte de sus tiendas durante meses. Pese a ello, la empresa textil —dueña de marcas como Zara o Massimo Dutti— cerró el ejercicio con un beneficio de 1.106 millones de euros, un 69,6% menos que el año anterior. Pese a ser las ganancias más bajas desde 2006, los analistas ven positivas estas cifras dado el trance que ha pasado la economía por el coronavirus.

Más información

En estos meses convulsos la firma ha acelerado los cambios hacia la digitalización marcados en su estrategia. Uno de los pilares es la “optimización de tiendas”, esto es, el cierre de los establecimientos más pequeños o menos rentables para su sustitución por otros de mayor tamaño en mejores ubicaciones y que sirvan para dar mayor servicio a la venta online. Durante 2020 hubo 111 aperturas en 29 mercados, 96 reformas y 751 tiendas absorbidas. Tras estos movimientos, quedan 6.829 tiendas a cierre del ejercicio, 640 menos que un año atrás.

El ritmo de cierres se aceleró en la parte final de su año fiscal: entre noviembre y enero el saldo neto fue de 368 tiendas menos. Y la intención es que este camino se mantenga: “En 2021 se absorberán unas 400 tiendas más”, afirmó el presidente ejecutivo de Inditex, Pablo Isla, en la rueda de prensa tras presentar resultados.

Esta reducción de tiendas físicas se compensa por dos vías. Primero, porque las nuevas son de mayor tamaño, en mejores ubicaciones, más digitales y más rentables. Y segundo, por la apuesta y mejora del comercio online de las enseñas de Inditex. Ya se ha implantado por completo el sistema de localización de las prendas RFID y el stock integrado de tiendas físicas e Internet. Es decir, los artículos que están expuestos en tienda o accesibles para su compra por la red son los mismos y están disponibles en todo momento para su compra por ambos canales. De esta forma, también evita tener que duplicar existencias para tener disponibilidad en los dos modos de compra, ya que con un mismo stock puede atender ambas demandas.

Además, “la implantación de la nueva plataforma digital Inditex Open Platform (IOP) se encuentra ya al 80%. Se espera que esté totalmente implantada a finales de 2021”, recogió la compañía en una nota. Este programa es clave en la digitalización de Inditex. Isla dijo que ha llegado justo a tiempo: “Recogemos los frutos de decisiones pasadas que han permitido la evolución de la venta online”. Gracias a esa mejora sustancial del comercio electrónico, la compañía ha maquillado las cuentas del año de la pandemia: sus ventas por Internet crecieron un 77% a tipo de cambio constante (sin el efecto divisas) hasta los 6.612 millones (casi un tercio del total). Si se tiene en cuenta el impacto cambiario, la subida fue menor aunque también muy fuerte, del 69,5%. Este punto ha sido clave en un contexto de cierre definitivo o temporal de establecimientos por el coronavirus para, al menos, seguir operando en la red.

Pese a estos datos favorables, la caída de las ventas en su conjunto ha sido considerable (-27,9% en el ejercicio), hasta los 20.402 millones, el peor dato de la empresa desde 2014. Las cifras trimestrales de la facturación son fiel reflejo de los vaivenes que ha sufrido Inditex durante la pandemia. El descenso de la actividad entre febrero y abril se tradujo en un 44,3% menos de ventas, caída que se redujo al 31,4% en el siguiente trimestre, mientras que en el tercero el retroceso se quedó en el 13,5%. Así hasta el último cuarto de su año fiscal —de noviembre a enero—, el más importante para la facturación. Entonces los contagios crecieron, las restricciones y limitaciones se endurecieron y la actividad comercial menguó. En las cuentas de la empresa esto se traduce en un paso atrás en la recuperación paulatina que llevaba trimestre a trimestre. Así, el beneficio entre noviembre y enero fue de 435 millones de euros, un 52,7% menos que el mismo periodo del ejercicio anterior. Y en cuanto a la facturación, la bajada fue del 25,4%, hasta los 6.317 millones de euros.

Un tropezón, aunque sigue mucho mejor que al inicio del ejercicio. En su primer trimestre fiscal —entre febrero y abril— registró las primeras pérdidas de su historia (de 409 millones). En esos meses, el coronavirus obligó a echar el cerrojo a un 88% de los establecimientos y se llevó por delante casi la mitad de la facturación. A 31 de enero, según recoge la firma en el informe de las cuentas, el 30% de tiendas físicas estaban cerradas y el 52% tenían restricciones, muy por encima de la situación al cierre del tercer trimestre, cuando solo tenían la persiana bajada un 8%. Claro ejemplo del empeoramiento de la situación en los últimos meses. “En el conjunto del año las horas de venta se redujeron un 25,5%”, recoge la nota.

Éxito ‘online’

Ante este contexto complicado, entre las claves para acabar con unas ganancias de más de 1.000 millones están la reducción de los costes y el éxito de la venta por Internet. La firma se apretó el cinturón y redujo sus gastos de explotación en un 17%: se bajó el gasto de personal un 24% —”la plantilla fija se ha mantenido, 36.600 empleados en España. Lo que no hemos podido hacer son las contrataciones de refuerzo temporales”, explicó Isla—; los arrendamientos operativos decrecieron con fuerza (un 74% menos); y solo subieron otros gastos operativos (un 7%), entre otras cosas por los costes relacionados con la covid.

Una de las mejores noticias del ejercicio fue el buen desempeño de la venta por Internet, cuya subida ha conseguido amortiguar la caída de la facturación en tiendas físicas. El comercio en la red creció un 69,5%, hasta los 6.612 millones. “El ejercicio ha demostrado en este sentido la fortaleza del modelo de negocio, el acierto de la estrategia de digitalización, de plataforma integrada de tiendas y online, y nuestra ambición en materia de sostenibilidad”, sostuvo Marcos López, director de mercado de capitales de Inditex.

La compañía también ha esbozado los primeros datos del funcionamiento del negocio en el inicio de 2021. Con un contexto todavía muy volátil por las restricciones y limitaciones a la actividad comercial, el 21% de las tiendas de la compañía tenían el cerrojo echado en febrero. A 8 de marzo, el 15% de las tiendas permanecían cerradas, según Inditex. Pese a ello, es optimista y espera que para el 12 de abril esté abierta casi toda su red. El mercado, que comenzó la jornada pintando de rojo la cotización del grupo textil, acabó valorando de forma positiva el resultado y los títulos se revalorizaron al cierre más de un 0,5%, hasta su máximo del año.

Duplica dividendos

La compañía textil decidió repartir dividendos por el 60% de su beneficio. Y lo hace duplicando lo pagado el ejercicio anterior, cuando se retrasó y estuvo meses en el aire hasta la junta de accionistas de verano por la incertidumbre que causó la crisis del coronavirus.

“El consejo de administración de Inditex propondrá a la Junta General de Accionistas un dividendo de 0,70 euros por acción para el ejercicio 2020. Estará compuesto por un dividendo ordinario de 0,22 euros y un dividendo extraordinario de 0,48 euros por acción. El dividendo se compone de dos pagos iguales de 0,35 euros por acción que se efectuarán el 3 de mayo de 2021 y el 2 de noviembre de 2021”. Además, la firma aseguró que en 2022 pagará los 30 céntimos que faltan para cumplir el compromiso de distribuir un euro por acción en 2019, 2020 y 2021, aunque sea con un año de retraso por la covid.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50