El virus acelera la transformación Inditex: 2.700 millones para reducir la red de tiendas e impulsar el negocio ‘online’

El grupo gallego prevé cerrar un millar de locales en dos años en su estrategia de centrarse en tiendas más grandes, modernas y más rentables

Establecimiento Zara en la Gran Vía de Madrid.
Establecimiento Zara en la Gran Vía de Madrid.Mariscal (EFE)

El coronavirus que ha metido en casa a buena parte de la población mundial en las últimas semanas ha acelerado algunas tendencias que ya se apuntaban como el teletrabajo o el comercio online. Además de causarle las primeras pérdidas de su historia, también ha empujado a Inditex, dueño de cadenas como Zara y Massimo Dutti, a acelerar un proceso que ya comenzó en 2012 hacia un “modelo totalmente integrado” entre venta física y online. El grupo textil invertirá 900 millones de euros anuales entre este año y 2022 para terminar adecuar su red de tiendas a ese modelo y para reforzar su tecnología para que sea posible comprar por internet cualquier prenda desde cualquier punto del mundo y desde cualquier dispositivo y que la empresa gestione en tiempo real dónde está cada artículo en cada momento.

En cuanto a la red de tiendas, Inditex espera cerrar 2022 con entre 6.700 y 6.900 establecimientos en todo el mundo, frente a los 7.412 que tenía a 30 de abril. Por un lado, cerrará (absorberá) entre 1.000 y 1.200 tiendas “al final de su vida útil, sobre todo de los formatos jóvenes”, hasta 300 de ellas en España. Dirán adiós entre 250 y 350 Zaras, pero también entre 385 y 455 Bershka, Stradivarius y Pull & Bear. En total, esas tiendas —pequeñas, con un valor medio en libros de 260.000 euros cada una— representan entre un 5 y un 6% de las ventas globales. “No es que no sean rentables, lo son”, ha especificado Isla, “pero nuestra visión es a largo plazo”. Eso quiere decir que se cierran para abrir tiendas “de alta calidad”, más grandes, mejor situadas y, sobre todo, mejor dotadas tecnológicamente, que venden más y sirven para apoyar la venta online.

Esta actualización para convertir el parque de tiendas en “una red capilar global de distribución integrada con online para atender los nuevos hábitos de compra” se llevará 1.700 millones de euros y deberá servir para aumentar las ventas comparables entre un 4 y un 6% anual a largo plazo.

Pero para que cada tienda sea “una pequeña plataforma de distribución de moda”, como explica la empresa, tienen que estar bien dotadas tecnológicamente. Para ello, Inditex invertirá 1.000 millones hasta 2022. Además, cuenta para ello con su propia plataforma tecnológica, Inditex Open Platform, que ha puesto este miércoles de largo pese a que comenzó su andadura en 2018. Es un desarrollo tecnológico propio, no encargado a una tecnológica, diseñado a la medida de las necesidades de la empresa, con el que gestionar todas las operaciones digitales de la empresa, desde las compras a proveedores, la logística, la distribución, la gestión del inventario y, cómo no, el comercio electrónico, que fue su origen. La idea es dar un “servicio permanente al cliente allá donde se encuentre, en cualquier dispositivo, y en todo momento”, resume Pablo Isla. Es decir, saber en cada momento dónde está qué y responder a la demanda con la mayor rapidez y eficiencia de costes posibles, tanto desde la tienda como desde los almacenes.

En este sentido, Inditex ha anunciado que gracias a la plataforma, podrá poner en marcha lo que denomina el Modo tienda, por el que un cliente podrá conocer el stock de una tienda en concreto, el lugar en que se ubica una prenda en la tienda o reservar un probador.

La plataforma está operativa al 60% y debe servir, junto con las tiendas actualizadas, al objetivo de que el comercio online suponga un 25% de las ventas en 2022, frente al 14% actual. Para ese objetivo también se han dispuesto otras herramientas, como los estudios de Zara.com en Arteixo, donde se realizan fotos y vídeos promocionales para la venta online de la marca estrella del grupo. También se reforzarán los equipos de atención al cliente y se terminará de implantar, este año, en todas las marcas el sistema de localización RFID para cada prenda.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS