Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Firmas BLOGS Por Equipo de comunicación de Afi

El dividendo de Inditex

La semana pasada se produjo la presentación de resultados del primer trimestre y, ciertamente, respondió a las expectativas generadas, con el anuncio de decisiones de gran calado.

Inditex es la compañía española con mayor valoración en bolsa (unos 75.000 millones, más del 12% del total del mercado) y sin duda una de las más admiradas, tanto en España como internacionalmente. Por ello sus presentaciones de resultados son objeto de una gran expectación, no solo por lo que reflejan en cuanto a evolución del negocio, sino por las decisiones y anuncios relevantes que acompañan a dichas presentaciones de resultados.

La semana pasada se produjo la presentación de resultados del primer trimestre (el que abarca los meses de marzo a mayo, pues en Inditex el ejercicio contable finaliza con el mes de febrero, acorde a las campañas estacionales de ventas), y ciertamente respondió a las expectativas generadas, con el anuncio de decisiones de gran calado.

Junto con la comunicación oficial de pérdidas en el primer trimestre (400 millones, en el contexto de desplome de las ventas durante todo el periodo de confinamiento), algo que nunca antes había ocurrido en la historia de la compañía, se anunciaban dos importantes decisiones. La primera, de negocio, con un importante giro estratégico hacia el canal de ventas por internet, y repliegue sustancial en los canales físicos, con cierre de un elevado número de tiendas, rompiendo por primera vez en su historia con una creciente tendencia en número de tiendas abiertas.

En coherencia con ese giro estratégico de negocio, que implica realizar fuertes inversiones en canales virtuales, así como reconocer una importante pérdida de valor en las tiendas físicas –no solo en las que se cierran, sino también en las que siguen abiertas, con un ritmo de ventas claramente inferior al anterior- Inditex realizaba otro importante anuncio de gran significación. La suspensión de la parte correspondiente a 2020 del dividendo extraordinario aprobado el pasado año, a ser abonado a los accionistas en tres años (2019, 2020, y 2021).

Ese anuncio de cancelación de dividendo por Inditex tiene una gran significación, y marca un precedente, y camino a seguir por otras empresas, en el contexto actual de necesidad de reforzar los recursos propios para enfrentarse a un entorno extraordinariamente incierto.

En esa dirección cabe traer a colación el reciente informe de la Junta Europea de Riesgo Sistémico (ESBR, por sus siglas en inglés), organismo muy vinculado a, “y “co-presidido” por, el Banco Central Europeo, y encargado de la vigilancia macroprudencial en Europa. En el mismo se apoya sin reservas las recomendaciones de las autoridades reguladoras y supervisoras en banca y seguros, de cancelar el pago de dividendos en dicho tipo de entidades, como mínimo hasta octubre del presente año, y preferiblemente hasta inicio de 2021.

En la misma línea, dicho organismo recomienda que esa cancelación de dividendos sea aplicable también de forma obligatoria a aquellas empresas no financieras que reciban apoyos públicos, bien en forma de inyección de capital, o de otorgamiento de avales.

Para el resto de empresas no financieras, la ESRB reconoce que, aunque no tiene capacidad de imponer restricciones a los dividendos, sería recomendable que las mismas actuasen con prudencia en aras de fortalecer la base de recursos propios ante un entorno tan incierto como el que cabe anticipar.

Es en dicho contexto en el que cabe reconocer la señal que transmite Inditex con su decisión de prudencia al cancelar la parte de dividendo extraordinario correspondiente a 2020. Esa señal es tanto más relevante cuanto que Inditex es una de las compañías con estructura financiera más sólida, no ya en España, sino en Europa y en el mundo.

Un elemento final que cabe destacar, sobre el carácter simbólico y de liderazgo en esa decisión de Inditex fue la respuesta del mercado de valores. No solo no penalizó a la compañía el día del anuncio, sino que sus acciones subían un 2%, en una sesión en la que el mercado caía más de un 1%.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >