Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buenos Aires mejora la oferta a sus acreedores para evitar el ‘default’

El gobernador Kicillof aplaza de nuevo hasta el martes la fecha límite para un acuerdo con los poseedores de bonos provinciales

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, durante una rueda de prensa celebrada en enero.
El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, durante una rueda de prensa celebrada en enero.

Aplazar para conseguir un aplazamiento y evitar el “default”. Eso es lo que está haciendo con la deuda provincial el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof. El lunes vencía el plazo (ya pospuesto la semana pasada) para que los acreedores dijeran si aceptaban cobrar el 1 de mayo los 250 millones de dólares, más intereses, que debían de haber cobrado el 26 de enero. No se logró alcanzar todavía el asentimiento del 75% de los tenedores de bonos. Kicillof, apurando, aplazó de nuevo, hasta el martes a las 10 de la mañana hora de Bruselas (6 de la mañana en Argentina) y mejoró su oferta: además de abonar ya los 27 millones de intereses, como proponía hasta el lunes, se comprometió a pagar también un tercio del capital, unos 83 millones.

El gobernador bonaerense dijo que había obtenido el respaldo del grupo acreedor más importante, sin citarlo, y que seguía sin sumarse al plan “un fondo que tiene una cantidad muy significativa [de bonos] y no está mostrando el mismo grado de adhesión y ayuda en el diálogo constructivo y de buena fe”. Kicillof confió en que por fin el martes se llegara al acuerdo con el 75% de las entidades tenedores de los bonos y se estableciera un aplazamiento “absolutamente razonable” que, tras el pago ahora de intereses y de una parte del capital, dejaría para mayo menos de 170 millones.

El comité directivo de los tenedores de bonos, es decir, los representantes de los acreedores, emitió un comunicado en el que subrayó que mantenían “discusiones constructivas” con la Provincia de Buenos Aires “después de su anuncio para extender por segunda vez la fecha límite”. El comité alentó a todos los acreedores a “considerar cuidadosamente los términos” de la última oferta de Kicillof y confió en que fueran “ampliamente” aceptados.

Axel Kicillof ha desarrollado una extraña estrategia para afrontar el vencimiento de la emisión de bonos BP21. Dijo que no tenía los 250 millones de dólares y colocó a la Provincia de Buenos Aires al borde del “default”, emplazando a los acreedores a que aceptaran sin condiciones un aplazamiento hasta el 1 de mayo. La primera reacción de los acreedores consistió en subrayar que Kicillof no les presentaba ningún plan económico que garantizara la solvencia provincial (el 1 de mayo vencen también otras deudas) ni les ofrecía ningún incentivo. Solo el 26% aceptaron la proposición del gobernador. Kicillof dijo entonces que pagaría los intereses en cuanto se aprobara el aplazamiento. Tampoco llegó al 75% necesario. Ahora pone sobre la mesa el pago de los intereses y de un tercio del capital. A juzgar por el comunicado del comité de acreedores, parece probable que este martes se llegue por fin al porcentaje necesario y se firme el acuerdo.

En paralelo, el presidente Alberto Fernández realiza una gira por Europa (el lunes se reunió en Berlín con la canciller Angela Merkel) para recabar el respaldo de la UE a su plan para renegociar en marzo el conjunto de la deuda argentina con su principal acreedor público, el FMI (la deuda es de 47.000 millones) y con el conjunto de los acreedores privados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información