Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ford España invierte en híbridos sin despejar cómo compensará la marcha de la fabricación de motores

Stuart Rowley, responsable de la multinacional en Europa, asegura que harán lo posible por mantener el empleo en la planta pero no hay "certezas absolutas"

Ford España
El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, al frente del volante del nuevo Kuga híbrido enchufable, con el presidente de Ford Europa, Stuart Rowley, este jueves en Valencia.

Ford España apostará en los próximos meses por la electrificación de los vehículos que fabrica en su factoría de Almussafes pero no despeja cuál será el futuro de la fabricación de motores, en el aire después de que la multinacional anunciara en octubre del año pasado que la nueva generación de propulsores -que hoy se hacen en la sede valenciana-, se marchen en su mayoría a partir de 2022 a centros de producción norteamericanos. Según el presidente de Ford Europa, Stuart Rowley, que ha visitado la factoría valenciana, la compañía busca e investiga alternativas para el futuro.

La multinacional inyectará en la planta de Almussafes 42 millones de euros para apoyar la electrificación de varios de los modelos que salen de la cadena de montaje de la planta valenciana. En concreto, se invertirán ocho millones para fabricar la versión híbrida de sus monovolúmenes S-Max y Galaxy, otros 10 millones serán para las versiones híbridas del Ford Kuga -que ha comenzado a fabricarse en el centro valenciano-, y los restantes 24 millones de euros servirán para poner en marcha dos líneas de ensamblaje de baterías para vehículos electrificados a partir de septiembre próximo, ha enumerado Rowley tras entrevistarse con el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig.

"Es dificil tener una certeza absoluta pero tenemos gran confianza en la inversión en estas nuevas tecnologías de cara al futuro. Esto combinado con la eficiencia de la plantilla de Almussafes nos hace garantizar que continuaremos con la colaboración que tenemos hasta ahora", ha afirmado el presidente de Ford Europa.

Según la multinacional, con estos anuncios, Almussafes fabricará en total siete versiones de vehículos híbridos, los tres del modelo Kuga, que Almussafes empezó a fabricar a finales de 2019 y que estará a plena producción en marzo, dos del Mondeo, y los nuevos de sus dos monovolúmenes. Será la planta que más vehículos híbridos produzca de Ford en Europa. Los planes de la multinacional son introducir 14 modelos electrificados en Europa antes de que finalice este año.

Pese a la nueva inyección económica en Almussafes, la decisión de la compañía automovilística en octubre del año pasado de adjudicar la nueva generación de motores EcoBoost -la versión actual se fabrica en la planta valenciana- a factorias norteamericanas, ha creado mucha incertidumbre entre los sindicatos en torno al mantenimiento del empleo en la planta española.

El comité de empresa europeo de Ford ha pedido que se considerase a la factoría española candidata a fabricar los actuales y futuros motores híbridos dirigidos al mercado europeo para así garantizar el mantenimiento de unos 900 empleos en Almussafes. Tras el anuncio de Rowley, la inquietud por la falta de carga de trabajo no ha desaparecido, según el presidente del comité, Carlos Faubel, de UGT, que se ha mostrado satisfecho por las nuevas inversiones pero insiste en sentarse a hablar con la dirección de la posible llegada de motores de nueva generación a Valencia.

"No hemos tomado una decisión en torno a los motores pero estamos comprometidos a buscar e investigar alternativas para el futuro de la planta",  ha reiterado Rowley.

El presidente valenciano Ximo Puig, que ha comparecido ante los medios de comunicación junto al ejecutivo de Ford, ha señalado que la decisión de situar a Almussafes en el eje de la electrificación de la compañía "nos da confianza" en la estabilidad del empleo y la continuidad de la factoría, que será "el centro de producción de más modelos híbridos en Europa".

Puig ha agradecido la confianza de Ford en la Comunidad Valenciana, donde es el inversor "más importante". La compañía ha invertido 3.000 millones de euros en Valencia desde 2011, de ellos 750 para apoyar la producción del nuevo Kuga, el vehículo más electrificado de Ford hasta la fecha.

2019 no ha sido un buen año para la planta valenciana, que ha sufrido cuatro expedientes de regulación de empleo temporal, el último sobre 6.000 de sus empleados para asumir una reducción de 9.000 unidades de producción. Además, el grupo está realizando un fuerte recorte en Europa en un intento por volver a los beneficios.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >