PUBLICIDAD EXTERIOR

Los publicistas saben que tarde o temprano anochecerá y las sombras reinarán...

Las sorpresas que puede deparar una valla publicitaria gracias a la luz solar, a la noche y a algunos focos

Un día normal. Una valla publicitaria normal de las que vemos todos los días camino al trabajo. La de hoy la deben acaban de poner esta noche porque ayer no estaba. Anuncia Drácula, la nueva serie de la BBC. Las estacas clavadas sin ton ni son en medio de la composición ya nos hacen ver que se trata de una nueva reinterpretación de la novela del irlandés Bram Stoker. Pues uy bien, mensaje recibido.

La jornada laboral termina y hay que volver a casa. Ya es de noche, y al pasar por el anuncio del vampiro de Transilvania te das cuenta de que ha cambiado. Ahora la imagen del conde aparece amenazante en el centro de la composición.

¿De dónde ha salido? Muy fácil. La noche, las estacas, que aparentemente estaban desordenadas y un foco estratégicamente colocado hace el resto. Una idea sencilla y creativa, en colaboración con el ciclo natural de la jornada. Efecto conseguido.

Instaladas tan solo en Londres y Birmingham, y para darle más realismo han colocado junto a la valla una vitrina donde se esconde una estaca de madera donde se puede leer “En caso de vampiros, romper el cristal".

Pero esta idea no es nueva, aunque pueda parecerlo. Ya lo realizó la agencia de publicidad Vitro de manera similar para la marca de cerveza New Castle Brown Ale en 2011.

Y también, aunque no fuera con fines publicitarios, la artista japonesa afincada en Estados Unidos Kumi Yamashita realizó este tipo de montaje con su obra Shadows a mediados de la década pasada.

Recuerda, la noche tiene mil ojos.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50