Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ikea indemnizará con 41 millones a los padres de un niño muerto en EE UU por culpa de una cómoda

La empresa ya tuvo que compensar a otras tres familias en 2016

IKEA
Una tienda de Ikea en Philadelphia, en Estados Unidos AP

Los padres de un niño que falleció en Estados Unidos aplastado por el vuelco de un mueble de Ikea recibirán 46 millones de dólares (41 millones de euros) tras un acuerdo con la multinacional sueca de muebles, según ha publicado este martes The New York Times. El menor murió en mayo de 2017 en California. Esta muerte no es la única que ha causado este tipo de mueble de la empresa nórdica, ha habido al menos otras cinco, que también supusieron compensaciones millonarias y la retirada de millones de productos en norteamérica.

La muerte de un niño aplastado por una cómoda de la línea Malm va a costarle a Ikea una indemnización de casi 50 millones de dólares para los padres del niño. El accidente se produjo el 24 de mayo de 2017, cuando los padres los encontraron debajo de los cajones de la cómoda que le había caído encima. El niño murió poco después por la asfixia que le provocaron las heridas.

La familia presentó poco después una demanda contra la compañía en un tribunal estatal Pensilvania, donde está la sede de la empresa en Estados Unidos, y no en California, donde se produjo el accidente. Entre los argumentos que esgrimieron los padres estaba el de que Ikea conocía que la cómoda, que ellos habían comprado en 2008, no era estable y que ellos no habían sido informados del riesgo que suponía esa inestabilidad.

Además de este niño, han fallecido otros cinco de una edad similar. Esto obligó a la empresa a pagar 50 millones de dólares a otras tres familias en 2016. Además, Ikea tuvo que retirar 30 millones de muebles en Estados Unidos y en Canadá. Además, la compañía ofreció un kit de sujeción de la cómoda a la pared para evitar que el mueble fuera inestable y se volcara si un niño intentaba trepar por él. El accidente de California se produjo después.

La empresa apunta que desde entonces ha tomado medidas para concienciar a los padres del riesgo de que los muebles se vuelquen por accidente y, añade, que está trabajando en la resolución del problema. “Seguimos comprometidos a trabajar de forma activa para abordar este importante problema de seguridad en el hogar. Nuevamente, ofrecemos nuestras más sinceras condolencias”, señaló un portavoz de Ikea al diario neoyorkino.

Además de la indemnización, el acuerdo también obliga a Ikea a aumentar el número de productos a retirar del mercado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >