La facturación de las empresas españolas cayó en junio un 19% anual pese a la desescalada

La recuperación de las ventas respecto a mayo no logra compensar la debacle del confinamiento

Un operario trabaja en la fábrica de cervezas artesanales Arriaca, en Yunquera de Henares, Guadalajara.
Un operario trabaja en la fábrica de cervezas artesanales Arriaca, en Yunquera de Henares, Guadalajara.Fernando Villar (EFE)

Las empresas españolas empiezan a respirar tras el confinamiento, pero la sensación de asfixia continúa si se compara su situación con la del año pasado. El índice general de cifra de negocios empresarial creció un 16,7% en relación a mayo, gracias a la progresiva reapertura de la actividad económica tras la desescalada. Se trata del segundo repunte mensual consecutivo, impulsado por la recuperación del comercio. Sin embargo, los datos anuales siguen siendo desastrosos, y ya encadenan cuatro meses de retroceso: la facturación de las compañías cayó un 19,2% en junio respecto al mismo periodo de 2019, según ha comunicado este lunes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La tendencia es buena, pero los desplomes de la actividad en marzo (-19,4%) y abril (-25,9%), en el momento más duro de la Gran Reclusión, aún tardarán en recuperarse. Mayo (15,2%) supuso el inicio de la remontada, que se consolidó en junio a medida que las restricciones iban desapareciendo, especialmente tras el final del estado de alarma, el día 21.

Gracias al repunte de los dos últimos meses, el agujero anual en la facturación de las empresas se redujo en 21 puntos desde los mínimos de abril, cuando esta llegó a caer un 40%. En el conjunto del semestre, marcado por la irrupción de la pandemia del coronavirus, el desplome fue del 17,7%.

El comercio está siendo el gran protagonista de la progresiva vuelta a la normalidad. El sector aumentó su negocio un 19,6% respecto a mayo, ayudado por la eliminación de las limitaciones de aforo en las últimas fases de la desescalada. También destaca el buen comportamiento de la industria manufacturera (17,7%) y los servicios (15,6%), mientras que las compañías de suministros (energía, agua, gestión de residuos…), que apenas se vieron afectadas por la reclusión, solo incrementaron su facturación un 1,5%.

En términos anuales, todas las actividades acumulan caídas de doble dígito. El sector servicios lideró las pérdidas (-32,5%), al verse especialmente afectado por la pandemia, debido al desplome del turismo y la hostelería. En cambio, las compañías comerciales fueron las que mejor aguantaron su negocio (-12,8%) respecto a junio de 2019.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS