El Gobierno lanzará una nueva línea de avales de 40.000 millones para financiar la economía digital y la ecológica

Además, la SEPI dispondrá de 10.000 millones para reforzar empresas estratégicas en problemas que lo soliciten

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.Blondet Eliot/ABACA (GTRES)

El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar hoy otro paquete de medidas para reforzar a las empresas. El Gobierno aprobará una nueva línea de avales de 40.000 millones a través del ICO que, en colaboración con los bancos, financiarán nuevas inversiones enfocadas en la transformación digital y a la economía verde. Además, el Gobierno dotará a la SEPI con 10.000 millones para rescatar o ayudar a empresas estratégicas y solventes pero con dificultades por la pandemia, en línea con lo que han hecho otros países europeos.

A medida que se prolonga la crisis, el Gobierno va tomando nuevas herramientas para ayudar al tejido empresarial. Si hasta ahora ha sido en exclusiva el Instituto de Crédito Oficial (ICO), desde hoy el Ejecutivo cuenta además con la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para socorrer o proteger a empresas en dificultades.

El Gobierno destinará 40.000 millones para ayudar a las empresas a transformarse en las dos líneas que la Comisión Europea ha definido como estratégicas: la transformación digital y el llamado Pacto Verde (Gren Deal). El objetivo es aprovechar la situación de obligada transformación que ha creado la pandemia para que las empresas den el salto en estas dos direcciones, con ayuda de la Administración, algo que solo permitido en situaciones de emergencia.

Los 40.000 millones de nuevos avales se van a centrar en créditos enfocados en nuevas inversiones digitales y verdes, aunque se desconocen los detalles que no se aprobarán hoy en el Consejo de Ministros. Una de las cuestiones clave es si las empresas que reciban créditos con aval podrán o no repartir dividendos.

La nueva partida de 40.000 millones coexistirá con la de 100.000 millones aprobada en marzo, que está destinada, principalmente, a facilitar liquidez a autónomos, pymes y empresas ante el cierre de la actividad por la covid-19. Los que reciben esta ayuda no pueden distribuir dividendos. De la cantidad inicial, todavía quedan 28.000 millones en avales que los bancos no han asignado.

Según fuentes financieras, con esta cantidad podrán atender la demanda de los clientes hasta septiembre incluido.

Fuentes financieras comentaron ayer a este periódico que confían en que las condiciones para acogerse a los nuevos avales sean flexibles para no tener que rechazar operaciones con las empresas. Entienden que bajo el paraguas de nuevas inversiones digitales y de transformación ecológica, podrían considerarse la mayoría de las necesidades de renovación que ahora precisa la industria.

Por otro lado, el Ejecutivo prepara otra medida de gran calado, en línea con lo que están haciendo otros países europeos: destinar 10.000 millones a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para empresas que se consideren estratégicas para el tejido industrial español o para determinadas regiones.

La inversión se puede realizar mediante la compra de acciones, deuda o cualquier otro instrumento convertible en capital.

El Gobierno de Pedro Sánchez seguirá la normativa marcada en mayo para las ayudas de Estado. Es una medida de último recurso, es decir, para salvar compañías en problemas relevantes que sean viables pero que puedan tener dificultades de solvencia por la crisis de la covid-19. El Ejecutivo pondrá como una condición ineludible que sea la propia empresa la que haga la petición de ayuda y será la SEPI la que valore la situación económica y financiera y decida cuánto dinero se inyecta.

Todavía no se conocen los detalles de las condiciones que no se aprobarán hoy en el Consejo de Ministros ya que todavía se están redactando. No obstante, no tiene fecha límite para emplear estos recursos y no cabría la posibilidad de que se ampliara la dotación, según fuentes del Gobierno.

Líneas aéreas y hoteles, principales candidatos

En cuanto a la financiación de empresas, Francia y Alemania ya han utilizado este recurso para las que atraviesan dificultades, sobre todo de las líneas aéreas y todo el sector aeronáutico. Por eso, fuentes conocedoras de la operación consideran que estará destinada a líneas aéreas y sector turístico. Iberia podría ser un claro candidato, así como Vueling o Air Europa, por su capacidad de generar inversiones en todo el sector turístico, de gran importancia para la economía y porque es un relevante generador de empleo sobre todo en esta época estival.

En el sector empresarial también se ha comentado que la posible entrada del Gobierno en Iberia, a través de la SEPI, dependiente del Ministerio de Hacienda, podría encender el debate de la españolidad de la compañía, que ahora es filial de British Airways. Incluso, algunas fuentes consideran que, a largo plazo, surgirá el debate sobre la idoneidad del esquema del grupo IAG una vez que el Reino Unido abandone la Unión Europea.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad


Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS