Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arcelor continúa el repliegue en Euskadi con el cierre de la planta de Agurain

La dirección ha comunicado a los quince empleados que la actividad se extinguirá el primer trimestre de 2020

 Rollos de acero en la planta siderúrgica ArcelorMittal en Sestao (Bizkaia).
Rollos de acero en la planta siderúrgica ArcelorMittal en Sestao (Bizkaia). REUTERS

Arcelor-Mittal en Salvatierra (Álava) va a cerrar. Los quince trabajadores de la planta han confirmado este lunes que el cierre de la actividad es "definitivo e irrevocable" y que se producirá en el primer trimestre de 2020, tal y como la dirección comunicó a los delegados sindicales la pasada semana. El sindicato ELA ha detallado que el pasado 17 de diciembre, la dirección les convocó a una reunión "con solo unas horas de antelación y sin ningún tipo de información respecto a lo que se iba a tratar en ella". Continua

En la misma, la empresa confirmó el cierre "definitivo e irrevocable" de la planta de Agurain en el primer trimestre del 2020. El primer intento de cerrarla fue en diciembre de 2014. La multinacional presentó un expediente para los entonces 54 empleados, ya que la actividad que desarrollaban, cortes de acero para hacer farolas y báculos para semáforos, no tenía demanda. Tras un acuerdo con el comité de empresa se han mantenido cinco años más como una de las firmas de distribución del grupo siderúrgico.

Arcelor todavía mantiene en el País Vasco cinco plantas productivas -ACB Sestao (bobinas de acero al boro), Etxebarri (hojalata), y Bergara, Olaberria y Zumarraga (productos largos)-  con una plantilla cercana a las 1.100 personas, en un contexto de ralentización de la demanda de acero mundial de en torno a un 2%. Según los sindicatos, ArcelorMittal ha destruido solo en los últimos cuatro años más de 900 puestos de trabajo en las acerías vascas, más del 40% del empleo total. Puestos de trabajo que según critican, han sido sustituidos en su mayor parte por otros más precarios. Un lento repliegue pese a que el pasado año, Arcelor Mittal ganó 2.769 millones. En este, sin embargo, ha perdido 33 millones.

Después de nueve años consecutivos de regulaciones de empleo, la dirección propuso a los sindicatos en diciembre del pasado año seguir tres años más ante la situación del mercado, saturado y muy ralentizado, aunque después, sin embargo, ha firmado algunos convenios colectivos, como en la planta de Etxebarri.

El comité de empresa ha recordado el intento de cierre de hace 5 años, cuando la firma informó de que el cierre era "irrevocable" en su planta de Sapem, Agurain, Álava. "Tras una dura huelga, un gran esfuerzo de la plantilla y unas duras negociaciones, se consiguió que la empresa no se cerrase, mediante un acuerdo digno". "El acuerdo estaba basado en el mantenimiento del empleo en dicha planta y el resultado fue recolocaciones en distintas plantas de Euskal Herria, el mantenimiento de 19 puestos de trabajo en la misma planta y salidas voluntarias indemnizadas", ha indicado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >