Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La compra de vivienda detiene su sangría, pero encadena tres meses consecutivos de caídas

Las operaciones superan en octubre el bache de la nueva ley hipotecaria, aunque cerraron el décimo mes del año con una bajada interanual del 1,5%

compra vivienda
Pisos en Valencia con el cartel de disponibles.

La compra de pisos y casas el pasado octubre retrocedió un 1,5% respecto al mismo mes de 2018, pero el mercado puede encontrar un consuelo: el tercer mes consecutivo de caídas interanuales logró frenar la sangría de los dos precedentes. El desplome de las operaciones de más del 21% en agosto y del 12% en septiembre puede por tanto explicarse por un hecho coyuntural, la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria con algunos problemas de aplicación.Las 42.825 compraventas de vivienda registradas en octubre, según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que beben de los registros de la propiedad, suponen una cifra más tranquilizadora para el sector, aunque no puede considerarse del todo buena.

En primer lugar, porque el efecto rebote provocado por el bache anterior no logra de momento devolver al mercado a cifras positivas. Al analizar los crecimientos mensuales (es decir, octubre frente a septiembre), el de 2019 sí puede considerarse el mejor décimo mes de los últimos cinco años. El avance es del 12,7%, cuando tradicionalmente se suelen vender más casas en septiembre que en octubre. Pero en ese porcentaje cabe suponer que hay operaciones retrasadas en los meses anteriores por los problemas de la nueva ley, y ni con ese aporte extraordinario se logra progresar en términos interanuales, que es la cifra que suele tomarse como referencia de la buena o mala marcha del mercado.

Además, si se observa el indicador interanual, el balance de 2019 es más bien pobre. De los 10 primeros meses, seis acabaron con descensos (es decir, menos pisos vendidos que en el mismo mes de 2018) y solo cuatro con aumentos. Se trata de un escenario completamente diferente al vivido en los últimos años y que sitúa al sector inmobiliario ante una nueva coyuntura. Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria de principios de siglo, el mercado tocó fondo durante 2014 y comenzó a remontar. Desde 2015 y hasta 2018, las cifras de ventas progresaron interanualmente en todos los meses del año o como mucho cayeron en un solo mes (normalmente por efecto de la Semana Santa). Pero los datos de 2019 muestran que ese crecimiento no era infinito y se ha estabilizado en torno al límite encontrado en el año anterior.

De las dificultades de 2019 para batir al año precedente también da cuenta el resultado intraanual, es decir, el número operaciones acumuladas en lo que va de año. Así, de enero a octubre el INE ha registrado 427.638 compraventas de vivienda, mientras que 2018 sumaba 441.207 a esa misma altura del año. Eso quiere decir que de momento se han transaccionado un 3,2% menos de viviendas que en el año previo. Salvo que en los dos últimos meses se produzca un crecimiento extraordinario, 2019 puede ser el primero desde 2013 que acabe con una cifra global negativa.

De vuelta al análisis de lo sucedido en octubre, el retroceso se produce tanto en las compras de viviendas de segunda mano (-1,8%) como en las nuevas (-0,1%). Más de nueve de cada diez operaciones (el 90,8%) fueron de vivienda libre y solo el 9,2% de protegida. Ambas tipologías retrocedieron prácticamente por igual respecto a octubre de 2018, con caídas del 1,5% y del 1,4% respectivamente.

Andalucía, a la cabeza de las compraventas

El pasado mes de octubre el mayor número de compraventas de viviendas por cada 100.000 habitantes se dio en La Rioja (153), Comunidad Valenciana (149) y Murcia (134). Andalucía fue la región que más operaciones sobre viviendas realizó en el décimo mes del año, con 8.655 compraventas, seguida de Cataluña (6.907), Madrid (6.547) y Comunidad Valenciana (5.878).

Diez comunidades redujeron sus compraventas de viviendas en octubre en tasa interanual. Los mayores retrocesos se registraron en Navarra (-24,6%), Asturias (-13,4%) y Canarias (-9,2%). En cuanto a las siete regiones que incrementaron las compraventas, los mayores ascensos se produjeron en Castilla-La Mancha (+8%), País Vasco (+7,9%) y La Rioja (+6,2%).

El total de fincas transmitidas cae un 5,1%

La estadística presentada este viernes por el INE, que toma como referencia los registros de la propiedad y muestra por tanto algunas tendencias adelantadas por los notarios (los expertos consideran que el decalaje de ambas encuestas es de entre uno y dos meses), ofrece información además sobre todo tipo de transmisiones de derechos de propiedad. Así, sumando las fincas rústicas y urbanas (viviendas y otros inmuebles de naturaleza urbana), las fincas transmitidas el pasado mes de octubre alcanzaron las 168.572, cifra un 5,1% inferior a la registrada en el mismo mes de 2018. Por compraventa se transmitieron un 0,7% más de fincas que en octubre de 2018, mientras que las transmisiones por donación subieron un 15,4% y las transmitidas por permuta avanzaron un 5,9%.

Por su parte, las operaciones por herencia aumentaron un 1%. Según los datos del INE, el número de compraventas de fincas rústicas subió un 2,8% interanual en octubre, hasta un total de 11.993 operaciones, mientras que las compraventas de fincas urbanas, donde se incluyen las viviendas, avanzaron un 0,3%, hasta 74.565 operaciones.

En octubre, el mayor número de fincas transmitidas por cada 100.000 habitantes se dio en La Rioja (841), Castilla y León (693) y Castilla-La Mancha (655). Los mayores incrementos interanuales en el número de fincas transmitidas en octubre se registraron en Cantabria (+15%) y La Rioja (+6,4%), mientras que los mayores descensos correspondieron a Navarra (-24,9%), Extremadura (-17,7%) y Baleares (-13,7%).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >