Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BEI

El BEI dejará de financiar proyectos vinculados a combustibles fósiles en 2021

El banco de la Unión Europea aprueba movilizar un billón de euros para luchar contra el cambio climático hasta 2030

Un obrero trabaja en la construcción de un gasoducto de Gas Natural Ampliar foto
Un obrero trabaja en la construcción de un gasoducto de Gas Natural.

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) dejará de financiar nuevos proyectos vinculados a los combustibles fósiles, incluyendo centrales de gas convencionales, a finales de 2021. La decisión fue adoptada este jueves por el Consejo de Administración de la banca de la Unión Europea con el beneplácito de Alemania, Francia y España. La entidad, que la Comisión Europea quiere convertir en la banca climática de Europa, desbloqueará un billón de euros durante la próxima década para luchar contra esa emergencia.

La UE acaba de poner otra pica en la lucha para la descarbonización de la economía europea. Casi la totalidad de los socios de la UE (salvo Polonia, Hungría, la República Checa y Estonia) se han fijado el objetivo de 2050 para ese hito. Pero por ahora el BEI trabajará a 10 años vista, con el objetivo de alcanzar una cuota de renovables del 32% en toda la Unión Europea.

El presidente del BEI, Werner Hoyer, resaltó el “salto” en la “ambición” de la entidad. “Dejaremos de financiar los combustibles fósiles y lanzaremos la estrategia de inversión climática más ambiciosa de cualquier institución financiera pública del mundo”, sostuvo. Desde 2013, el BEI había prestado alrededor de 13.000 millones de euros para proyectos vinculados con el carbón, el petróleo y el gas.

La decisión de la entidad, que lleva un mes fraguándose, no ha sido fácil por las reticencias algunos países del Este, en especial Polonia y Hungría. Estos Estados quieren echar el freno a los objetivos que se ha fijado la UE al argumentar que necesitan más tiempo para adaptar sus economías a los nuevos retos sin sufrir daños por el camino.

Los países de la UE son los accionistas del BEI. La entidad ecologista WWF, que siguió las negociaciones, explicó que 19 Estados apoyaron la medida. Entre ellos, Alemania, que podía decantar la balanza. Solo tres países finalmente votaron en contra: Polonia, Rumania y Hungría. Por motivos dispares, se abstuvieron seis (Estonia, Lituania, Malta, Chipre, Luxemburgo y Austria). El resto de los socios, entre ellos España, votó a favor de la medida.

Aplauso de las entidades ecologistas

El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, calificó la decisión de “histórica”. También las entidades ecologistas la aplaudieron, aunque lamentaron que se decida dar un año de margen a las inversiones de combustibles fósiles. La organización WWF señaló que el BEI fija un “punto de referencia”. “Todos los bancos públicos y privados ahora deben seguir el ejemplo y finalizar la financiación del carbón, el petróleo y el gas para hacer frente a la crisis climática”, sostuvo Sébastien Godinot, economista de la oficina europea de la entidad.

Además de eliminar la financiación vinculada a combustibles fósiles, el BEI introduce un nuevo umbral para los proyectos energéticos, de modo que este será de 250 gramos de dióxido de carbono por cada kilovatio producido. La entidad debe servir para apoyar el llamado Nuevo Pacto Verde que impulsa la Comisión Europea y que el futuro vicepresidente ejecutivo Frans Timmermans deberá trazar en sus primeros cien días de mandato.

Fe de errores

En una versión anterior se decía por error que el BEI movilizará 100.000 millones de euros en lugar de un billón de euros para luchar contra el cambio climático hasta 2030.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información