Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vitaldent saca una gran sonrisa a Javier Botín

El fondo Advent espera rentabilizar los 350 millones que pagó a JB Capital Markets por la cadena de clínicas dentales

Vitaldent cuenta con 296 clínicas en España.
Vitaldent cuenta con 296 clínicas en España.

La historia de Vitaldent ha dado un giro brusco en poco más de tres años. Tras entrar en pérdidas, en 2016, en el marco de la operación policial Topolino, su presidente y fundador, el uruguayo Ernesto Colman, era arrestado por un delito de blanqueo. Famoso por su vida de lujos y excentricidades (le incautaron un avión y 36 coches de lujo), la caída de Colman abrió la puerta para la entrada de Javier Botín, hermano de la presidenta del Banco Santander. A través de la firma financiera que dirige, JB Capital Markets, Botín se hizo con la cadena de clínicas dentales por 18 millones de euros y el compromiso de invertir otros 40 millones.

La operación, no exenta de riesgos, ha resultado ser muy rentable. Botín colocó al frente de Vitaldent al actual equipo directivo, liderado por Javier Martín Ocaña como director general. Llegó al puente de mando en un momento en el que la compañía había reducido a la mitad sus ingresos y los números rojos alcanzaban los 20 millones. “Tres años después los ingresos de Vitaldent están en torno al 90% de los registrados antes de la crisis de la compañía y este año terminaremos con una ganancia de 21 millones de euros”, destaca Martín Ocaña.

Los esfuerzos para devolver a Vitaldent a la rentabilidad han tenido su premio. El pasado mes de junio JB Capital Markets vendió el negocio dental al gigante del capital riesgo Advent International por 350 millones de euros. Las plusvalías de la operación para la firma de Javier Botín se estiman en 200 millones. De esos 350 millones de venta, 100 millones han ido a aliviar la deuda de la compañía, que actualmente asciende a 145 millones, lo que supone algo menos de cinco veces su ebitda (beneficio bruto de explotación), que este año cerrará en torno a los 31 millones de euros, según explica Martín Ocaña.

Italia, el próximo asalto

Javier Botín guarda aún un as bajo la manga. Su firma de inversión sigue siendo propietaria y gestionando Vitaldent Italia, que cuenta con 80 clínicas propias. Fuentes cercanas a JB Capital explican que el plan es aumentar en 15 o 20 clínicas al año, aunque en el futuro creen que la división italiana de Vitaldent puede acabar también en manos de Advent International, que, de momento, prefiere centrar su expansión en España con la tarea de nuevas aperturas y adquisiciones de otras cadenas.

El mercado italiano ofrece grandes posibilidades de crecimiento para este tipo de actividad ya que solo el 8% del negocio de la salud bucodental está en manos de cadenas de clínicas frente al 20% en España. Eso sí, explican desde JB Capital, en Italia existen más trabas burocráticas para la apertura de clínicas. Pese a ello, el objetivo se encuentra en alcanzar un total de 125 clínicas propias en los próximos tres años.

¿Dio Botín un pelotazo dental? Si se tiene en cuenta el beneficio previsto de 21 millones para 2019, sale un PER (número de veces que el beneficio está contenido en el precio) de 16 veces. Esto vendría a ser los años que con esta ganancia el comprador recuperaría su inversión. Aunque para el director general de Vitaldent no existen operaciones similares para evaluar si la operación es cara o barata, en JB explican que este tipo de negocios ligados a la salud suelen tener una valoración que oscila las 15 y las 20 veces beneficio.

Fuentes próximas a Advent explican que el fondo lleva 30 años invirtiendo en hospitales y clínicas a pie de calle y consideran que el negocio bucodental goza de buenas tasas de crecimiento. “Vitaldent es líder en el mercado español y tiene gran solidez. Queremos dar continuidad al actual equipo directivo. Nuestro objetivo es crecer y no descartamos hacer compras de otras cadenas ya que Advent es un fondo grande y no supondría un esfuerzo”.

Asimismo, desde Advent explican que Vitaldent puede ser una lanzadera para abordar otros mercados europeos de salud bucodental, manteniendo la calidad actual. También ven posible la salida a Bolsa del grupo, pero es “prematuro para saber si vamos o no a desinvertir”. Y añaden: “En nuestra estrategia no nos planteamos el tiempo, sino llegar a donde queremos. Un fondo tan grande está continuamente evaluando inversiones, y en el mercado español ya hemos estado en ­Jazztel, Parques Reunidos y la firma Maxam, entre otras”, explican.

Plantilla

Vitaldent cuenta con 2.500 empleados, a los que se suman más de 1.500 odontólogos en un total de 296 clínicas, de las cuales 200 son propiedad de Vitaldent y 96 son franquicias. “En los próximos dos o tres años queremos abrir entre 50 y 60 clínicas. Además, estamos pensando en tener un crecimiento inorgánico mediante la compra de clínicas independientes o de cadenas. Estas adquisiciones estarían en torno a las 120 clínicas, con lo que en este horizonte podríamos alcanzar las 500”, explica el director general. Unas compras que serán posibles porque el sector vive un proceso de consolidación. “Ya existen unas 1.000 clínicas de cadenas y 21.000 dentistas particu­lares, y lo lógico es que se vaya produciendo una concentración en el sector”.

Eso sí, esto supone una dura competencia que, según el responsable de Vitaldent, “nos obliga a publicitar marcas y servicios en un proceso de mejora continua. Con la capacidad de inversión de Advent International, nuestro liderazgo actual y los procesos de innovación que tenemos, estamos preparados para seguir en cabeza del sector”.

Los vientos corren a favor en cuanto a los tipos de interés, ya que entre el 65% y el 70% de los tratamientos se financian y esta es una de las claves del éxito de las cadenas. Lógicamente los tipos bajos abaratan los tratamientos. Pero hay más. Cuando el protésico dental Ernesto Colman llegó a España con poco más de 180.000 pesetas bajo el brazo, la visita al dentista era prácticamente cosa de urgencia para gran parte de la población. Sólo se iba por una incidencia importante, no para mejorar la estética o la higiene.

La decisión de bajar las clínicas dentales desde los pisos a los locales comerciales y el uso de una publicidad agresiva para captar clientes revolucionó el sector. Aunque el verdadero despegue vino de la mano de la financiación. En el modelo anterior había que pagar a tocateja al dentista y suponía un desembolso importante que dejaba a las clases medias y medias-bajas fuera de la salud oral. Ahora no son tan decisivos los tipos de interés como la facilidad en los pagos. Estas firmas trabajan con grandes bancos y empresas de servicios de inversión que permiten ofrecer cuotas mensuales bajas que son accesibles a prácticamente toda la población.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >