Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cancelaciones previas evitan incidentes en la huelga de Iberia en El Prat y Barajas

Una avería del tren que une la terminal satélite con la principal de la T4 provoca retrasos y que varios usuarios pierdan sus vuelos

huelga iberia
Pasajeros en el aeropuerto de Barcelona-El Prat EFE

Este viernes se lleva a cabo la quinta jornada de huelga de los trabajadores de tierra de Iberia en el aeropuerto de El Prat y la primera en el aeropuerto Madrid-Barajas. Ante la convocatoria, la aerolínea ha cancelado en total 102 vuelos entre el viernes y el sábado, siendo la mayor parte entradas y salidas del aeropuerto de la capital. Vueling ha cancelado otros 92 trayectos para minimizar el impacto del paro. Tanto las cancelaciones prematuras, como los altos servicios mínimos, han evitado que las huelgas provocasen grandes colas, esperas o incidencias en los aeropuertos de Madrid y Barcelona. Aún así, algunos han encontrado dificultades, sobre todo en Barajas, para que les solucionen su problema.   

Una de ellas es Lea, una estudiante alemana que tenía billete para Alicante al mediodía, pero que está parada en Madrid hasta nuevo aviso. “Vengo desde Chicago, así que llevo toda la noche sin dormir. Estoy hecha un desastre”, admite la joven, de 19 años. En su caso debía llegar a Alicante este viernes para tomar un vuelo a Alemania el sábado. Pero debido a que ya no hay vuelos para dicho municipio, la alemana está intentando buscar alternativas. “Me dijeron que podían ponerme en el vuelo de mañana a primera hora, pero llego muy justa para el otro vuelo”, señala. “Llevo llorando desde que me enteré. Sé que cuando llegue a casa lo recordaré como algo divertido, pero ahora no”.

Adrián y Carlota también están buscando transporte alternativo, pero en su caso tienen más prisa porque deben asistir a una boda el sábado en Valladolid. “Nos adelantaron el vuelo de Múnich a Madrid. Debíamos viajar esta noche pero nos lo cambiaron a la mañana. Tuvimos que cambiar los días de trabajo y toda la faena”, cuenta el joven. En principio, algunos familiares iban a pasar a buscarlos esta noche para llevarles a Valladolid, pero para no esperar todo el día en el aeropuerto están barajando otras opciones. “Estamos viendo cómo ir. Sabemos que hay huelga también en Renfe, así que esa opción no la tenemos”, lamenta.

El conflicto entre Iberia y los trabajadores se arrastra desde el mes de julio, cuando convocaron los primeros paros. A pesar de haber mantenido varias reuniones con la empresa y la mediación de la Generalitat, ambas partes han sido incapaces de llegar a un acuerdo. En la última reunión de esta semana, el comité de huelga, donde UGT es el sindicato mayoritario, llegó a desconvocar la huelga de este fin de semana para ofrecer una tregua y ante la oferta de la Generalitat de crear una comisión de seguimiento para la negociación. La compañía, sin embargo, rechazó crear esta comisión al considerar que se vulneraba la libertad sindical si no asistían más sindicatos que los que convocaban la huelga.

Los problemas de los trabajadores son básicamente dos: la alta eventualidad de su plantilla al tener a muchos trabajadores con contratos temporales, y las condiciones laborales “precarias” con horarios muy cambiantes que dificultan la conciliación laboral y familiar.

Según la aerolínea, la huelga en Barajas tiene un seguimiento del 11,7% y en El Prat del 14,3%, mientras que UGT cifra el seguimiento en Madrid en un 75% y en un 70% en Barcelona. Este sábado se llevará a cabo el segundo día de paros, aunque el sindicato no descarta convocar nuevas jornadas si sus reivindicaciones no son atendidas.

La huelga del personal de tierra, se suma en El Prat a la que mantienen, desde el 9 de agosto, los vigilantes de los controles de seguridad, un paro que apenas tiene afectación al haberse impuesto unos servicios mínimos del 90%. Este fin de semana, clave por la vuelta de vacaciones, también está lastrado por la huelga de los trabajadores de Renfe, que en toda España ha obligado a cancelar 222 trenes de viajeros para este viernes.

Avería en el tren de la T4S a la T40

La huelga no fue el único problema de Iberia. Una avería en el tren que transporta a los pasajeros desde la terminal satélite de la T4S a la T4 generó un atraso de hasta 40 minutos, según algunos usuarios, lo que llevó a que muchas personas perdieran sus vuelos.

Carolina Singhbelmar llegaba de Alicante para tomar una conexión de Madrid a Las Palmas, cuando perdió la conexión por la avería. “Mi hermano se casa mañana y yo estoy aquí varada”, lamenta la joven de 25 años. “El vuelo salía a las 11:25 y terminé llegando a la T4 a las 12.04”, detalla.

Una situación similar pasó Aura María Chamor. La residente de Bilbao volvía de vacaciones en Colombia e Iberia ya le había advertido sobre la huelga por lo que en lugar de comprar un billete a la ciudad vasca, se sacó uno para Santander de donde planeaba alquilar un coche hasta Bilbao. Sin embargo, la avería no le permitió subirse al avión. “Es como que perdí dos vuelos. Uno por la huelga y otro por el tren”, explica.

Aena ha confirmado la incidencia. Admite que se desalojó uno de los trenes y tuvo que retirar el convoy afectado. El proceso, precisa la empresa operadora, se prolongó 35 minutos. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >