Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un gigante que nació tras una rabieta gastronómica

El empresario holandés Jitse Groen culmina una ascensión meteórica en el sector tras llegar a un acuerdo para fusionar Takeaway.com con Just Eat

Unos repartidores de Just Eat en Nápoles.
Unos repartidores de Just Eat en Nápoles.

La carrera por el control del servicio de comidas a domicilio a través de una aplicación telefónica, una modalidad mercantil que ha popularizado la imagen del repartidor en bici o en moto, se libra en estos momentos en los despachos. Los directivos de la firma holandesa Takeaway.com, y de su homóloga británica, Just Eat, han acordado hace unas semanas su fusión, y recomiendan a sus respectivos accionistas que bendigan la boda para que pueda aprobarse antes de fin de año. El valor del nuevo grupo conjunto, que se llamará Just Eat Takeaway.com, superará los 10.000 millones de euros, según su actual valor de mercado.

En un sector de rápido crecimiento, ambas compañías atendieron en 2018, juntas, 355 millones de encargos hechos en 23 países por parte de clientes que gastaron así 7.300 millones de euros. Los accionistas de Just Eat tendrán el 52,15% de la nueva compañía y los de Takeaway.com un 47,85%. La sede social y fiscal se establecerá en Holanda, aunque Just Eat conservará una parte de sus operaciones en suelo británico, y pedirán permiso para que las ampliaciones de capital previstas en el acuerdo se negocien tanto en la Bolsa de Londres como en la de Ámsterdam. “Es una combinación perfecta, creada por el equipo soñado del sector, y solo puedo agradecer la oportunidad de liderarlo”, ha dicho Jitse Groen, fundador de Takeaway.com. Mike Evans, presidente de Just Eat, ha añadido que “se creará una de las mayores plataformas mundiales de reparto de comida a domicilio en mercados clave y con un compromiso significativo con el Reino Unido”.

Las cifras de la comida recibida en casa de manos de un mensajero provisto de una mochila térmica superan ya cualquier previsión de los expertos. En Holanda, estos calculan que la futura combinación de ambos “superará a Uber Eat [la plataforma estadounidense fue lanzada en 2014 por la empresa que proporciona vehículos de transporte]”. En la clasificación mundial solo les ganará la china Meituan, que reconoce unos 600 millones de usuarios aunque solo está presente en su país.

Unas cifras que no están nada mal teniendo en cuenta que Takeaway.com surgió de la frustración gastronómica de Jitse Groen. En 1999 no consiguió pedir por teléfono en un restaurante chino para una fiesta familiar porque dicho local no se anunciaba en Internet. Sació el hambre de sus parientes de otro modo, pero decidió registrar el dominio de web Thuisbezorgd.nl (servicio a domicilio, en neerlandés). En el año 2000 entró en Internet, y dos décadas después encabeza una de las mayores empresas del gremio en Europa: con un volumen de ventas de 240 millones de euros y 1.100 empleados, que los últimos seis meses llevaron comidas a 17 millones de clientes en 11 países. Trabajan a su vez con unos 50.000 restaurantes, y la evolución de la telefonía móvil, en particular la aparición de los smartphones, con conexión a Internet, ha facilitado su labor. En 2018, el 93% de los holandeses tenía uno, la mayor proporción mundial, según la consultora Deloitte, y el emprendedor Groen decidió en 2007 internacionalizar el nombre de su empresa. Optó por el inglés y pasó a llamarla Takeaway.com.

Viejos conocidos

La prensa holandesa ha glosado estos días la biografía de Groen, que en 2012 intentó expandirse en el extranjero y chocó, en el Reino Unido, con el que luego sería un viejo conocido, Just Eat. El holandés no pudo con ellos, y en 2016 les vendió el negocio que había montado en suelo británico. Just Eat, por su parte, se hizo con sus compatriotas de Hungryhouse por 200 millones de libras (217 millones de euros) y logró ser el número uno en países como España, donde adquirió en 2016 La Nevera Roja.

A Jitse Groen le gusta fotografiarse vestido de repartidor de Takeaway.com, y antes de Thuisbezorg.nl, bolsa térmica y la chaqueta de color naranja de la firma incluida. Sin embargo, su imagen de empresario cercano, trabajador y con suerte no oculta la ambición por expandirse. Le costó varios años, pero en 2018 compró Delivery Hero, sus colegas germanos, que operaban con más de 250.000 restaurantes en Europa, Asia, América Latina y Oriente Próximo, por 422 millones y la cesión del 18% de la empresa. Con Just Eat, danesa en origen, el foco se amplía todavía más. Gracias a la fusión, la compañía resultante llegará a Brasil, Canadá y Australia. Sus rivales son ahora Uber Eats y Grubhub, ambas estadounidenses.

En un mercado cada vez más competitivo y poblado, Amazon clausuró el mes pasado su servicio a domicilio en Estados Unidos, aunque sus responsables indican que esperan abrir otro en restaurantes en India. El crecimiento de la clase media del país es una de las razones señaladas por las consultoras para justificar el paso. “Muchos de nuestros competidores se han hundido, un riesgo inherente a esta industria y que precisa un conocimiento profundo sobre cómo ganar dinero”, explicó recientemente Groen, una vez se hizo pública la noticia del proyecto de unión con Just Eat. Sin embargo, la fusión no ha podido hacerle sombra a una nueva modalidad de servicio que empieza a notarse. Consiste en que los restaurantes utilicen su propia flota de mensajeros, o bien la del servicio mismo proporcionado por la aplicación, de modo que puedan llegar a otras zonas fuera de sus ámbitos de reparto. Deliveroo Marketp­pace ya lo hace, y evita así que el restaurante en cuestión decline un encargo. Uber Eats también lo hace en el Reino Unido, Irlanda y Holanda.

Las cifras de la fusión

Valoración. La unión de Just Eat y Takeaway.com creará una empresa con una valoración superior a los 10.000 millones de euros, según la capitalización de ambas compañías.

Reparto. El acuerdo prevé que los accionistas de Just Eat tengan la mayoría (52,15%) de la empresa resultante.

Mercado. Las dos compañías recibieron de manera agregada 355 millones de encargos en los 23 países en los que están presentes.

Acciones. Han pedido que las acciones del grupo resultante coticen en las Bolsas de Londres y Ámsterdam.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >