Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mina de diamantes más grande del mundo cerrará en 2020

Argyle se encuentra en el oeste de Australia y provee el 90% de las piedras rosa

Un diamante rosa en forma de corazón extraído de la mina australiana de Argyle por el Grupo Rio Tinto.
Un diamante rosa en forma de corazón extraído de la mina australiana de Argyle por el Grupo Rio Tinto. Bloomberg

La mayor mina de diamantes del mundo, famosa por producir gemas rosas y rojas, será cerrada por el Grupo Rio Tinto después de casi cuatro décadas. La mina Argyle se encuentra a unos 2.600 kilómetros al noreste de la ciudad de Perth, en el oeste de Australia, y tiene previsto cerrar en 2020 después de haber agotado su suministro de piedras económicamente viables. Corredores, bancos y competidores pronostican que el cierre podría impulsar los precios de estas piedras preciosas, que viene disminuyendo desde 2011, según los datos de PolishedPrices.com.

"Habrá una buena cantidad de oferta que saldrá del mercado", ha explicado Arnaud Soirat, director de cobre y diamantes del grupo Rio Tinto, en una entrevista este viernes. "A finales de 2020 detendremos las operaciones e iniciaremos la rehabilitación del sitio", ha añadido. 

Argyle es conocida como la fuente de aproximadamente el 90% de los diamantes rosa del mundo: piedras de color rosa a magenta que dominan entre los precios más altos del sector. Sotheby's subastó en abril de 2017 la Estrella Rosa, de 59,6 quilates —extraída por la compañía rival De Beers—, por 63 millones de euros, un precio récord de subasta para cualquier gema.

A pesar de que las piedras de color rosa son las que atraen mayor atención, representan menos del 0,01% de la producción total de Argyle. Más de tres cuartos de la producción de la mina se compone de diamantes marrones, de menor valor, y la producción total de la explotación se vende por un promedio de entre 13 y 22 euros por quilate, según las estimaciones de 2017 de Canaccord Genuity Group Inc. Una cifra por mucho menor a los 151 euros por quilate que recibió De Beers el año pasado

La mina también tiene la mayor producción de diamantes por volumen y eso es lo que coloca la operación en el centro de todas las miradas del sector. En la actualidad existe en el mercado un exceso de diamantes pequeños y baratos, lo que ha erosionado las ganancias de casi todos los mineros y ha dificultado cada vez más que los cortadores, pulidores y comerciantes de la industria obtengan ganancias. En diciembre, algunos de los clientes de Rio se negaron a comprar piedras más baratas, mientras que De Beers se vio obligada a reducir algunos precios y ofrecer concesiones a los compradores.

Sin embargo, con el apetito de los consumidores por los diamantes estables, y las principales minas, incluida Argyle, programadas para el cierre, "la compensación racional entre la oferta y la demanda debería llevar al crecimiento de los precios", dijo en marzo el presidente ejecutivo de Stornoway Diamond Corp., Pat Godin. 

Unos 21 millones de quilates de producción mundial de diamantes —incluidos unos 14 millones de Argyle — están programados para salir del mercado en 2023, un volumen que solo será parcialmente compensado por la incorporación de nuevas minas, según Alrosa PJSC, el mayor productor de diamantes del mundo. El déficit entre la demanda y la oferta anual podría ser de entre 11 millones y 35 millones de quilates para 2023, dijo la compañía en una presentación el mes pasado.

"En términos de los diamantes rosados, el impacto será aún más dramático" ha afirmado Soirat. "Se puede imaginar que se aplicarán las leyes de la oferta y la demanda, y se puede imaginar el impacto que tendrá en esos muy raros diamantes de color rosa, rojo, azul y púrpura".

Los precios de los diamantes rosados ya se han cuadruplicado en los últimos 10 años, y los compradores "ahora se están dando cuenta del impacto potencial que tendrá el cierre de Argyle" para elevar aún más su valoración, asegura Frauke Bolten-Boshammer, propietaria de Kimberley Fine Diamonds, un minorista con sede en la ciudad de Kununurra, a unos 200 kilómetros al norte de la mina. Ella ha comercializado las gemas desde la década de 1990.

El cierre de Argyle eliminará aproximadamente el 75% de la producción de diamantes del Grupo Rio Tinto, pero el impacto económico será insignificante. Los diamantes aportan solo alrededor del 2% de sus ganancias, mientras que el mineral de hierro (la principal materia prima de la compañía) representa casi el 60%.

En 2016, la minera cerró el proyecto de desarrollo Bunder en India y en 2015 salió de la mina Murowa, en Zimbabue. Cuando cierre la explotación australiana, Rio Tinto solo poseerá una mina de diamantes, la de Diavik, en Canadá, pero la clausura de esta también está programada para 2025. El director de cobre y diamantes del grupo no descarta alargar el tiempo de explotación del sitio. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >