Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wall Street cierra en máximos tras la tregua entre EE UU y China

La rebaja de la tensión en el litigio comercial beneficia especialmente a las tecnológicas y compañías industriales

Un agente bursátil en el parqué de Wall Street
Un agente bursátil en el parqué de Wall Street EFE

Estados Unidos y China optan por dialogar en lugar de escalar la confrontación por el litigio comercial. La tregua entre las dos potencias económicas mundiales fue acompañada por un nuevo récord en el S&P 500, al eliminarse de momento un factor de incertidumbre para compañías multinacionales como Apple. El alza inicial se moderó conforme avanzó la jornada, aunque eso no evitó que marcara su sexto récord este año. La gran pregunta ahora es cómo afecta este desenlace en la estrategia de la Reserva Federal.

El índice que integra las grandes firmas cotizadas estadounidenses llegó a subir un 1,1% en el arranque de la sesión, tras cerrar el primer semestre con un repunte del 17%, el mejor rendimiento desde 1997. El Dow Jones también lo hacía cerca de un 1% en los primeros compases de la jornada bursátil en Nueva York mientras que el Nasdaq lo hacía un 1,7%. A media sesión, sin embargo, el optismo se disipó y la subida del arranque quedó más o menos a la mitad.

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el chino, Xi Jinping, acordaron seguir avanzando en las discusiones tras una reunión privada en el marco de la reunión del G20. Comparten que la solución al litigio no se alcanzará con una simple foto o con medidas radicales, porque el tramo final en este tipo de negociaciones es el más difícil y quedan puntos clave que resolver. Esta actitud positiva provocó que el oro cayera un 2%, porque deja de ser un puerto refugio.

La discordia entre los dos países afectó especialmente desde el pasado mayo a las firmas tecnológicas en el sector de los semiconductores, porque son las más vulnerables a los aranceles y por el temor a acciones de represalias por las restricciones impuestas a Huawei. Nvidia, AMD y Micron subían más de un 3%, como Apple. También lo hicieron con fuerza valores industriales como el gigante de la maquinaria Caterpillar, que subía un 2%.

Pero los operadores del parqué neoyorquino explican que se trata más que nada de una reacción de alivio, porque no hubo sorpresas negativas durante el fin de semana. Sin embargo, como señalan desde Bank of America, es un aplazamiento. La entrada en vigor de nuevas medidas se evita de momento y eso contribuye a rebajar la presión. Pero indican que la “agresiva” política proteccionista de EE UU sigue activa y el riesgo está ahí.

El relajamiento de la tensión comercial con China podría, además, eliminar la urgencia para que el banco central de los EE UU proceda este mismo mes de julio a un recorte preventivo de los tipos de interés para alejar al máximo el riesgo potencial de una recesión. Está desde diciembre entre el 2,25% y el 2,5%. El mercado de deuda sigue apostando por el recorte. El tipo de las letras del Tesoro estadounidense a 10 años sigue rozando el 2%.

La gran dificultad para la Fed es donde marca la línea de tolerancia. La encuesta interna de los miembros indica como posibles dos rebajas este año, aunque hay división. La baja inflación justificaría un abaratamiento del precio del dinero a final de julio y otra vez a final de octubre, según los analistas de JPMorgan. Pero el hecho de que se abriera la puerta en la última reunión, no significa que sea algo que esté ya decidido y dependerá de los datos.

El respiro en el frente comercial, insisten los analistas, es temporal y recuerdan que Trump está convencido de que los aranceles funcionan políticamente entre su electorado, por eso creen que será un riesgo todo el año. También recuerdan que la política de mano dura con China tiene amplio apoyo entre los demócratas, especialmente en el caso Huawei. Los analistas de UBS concluyen que aunque de momento se evita que vaya a peor, la amenaza sigue latente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >