Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU multa a KPMG por alterar auditorías con datos robados y hacer trampas en exámenes de sus analistas

La consultora deberá pagar 50 millones de dólares y una consultora independiente revisará la integridad de los controles éticos que aplica

KPMG
Edificio de la Bolsa de Wall Street.

El agencia del mercado de valores en Estados Unidos (la SEC) sanciona a la auditora contable KPMG con 50 millones de dólares (44,5 millones de euros) después de un grupo empleados alterara auditorias con información robada sobre inspecciones que el regulador hizo a la firma. Las autoridades también revelan que varios auditores hicieron trampa en los exámenes internos de formación al compartir respuestas y manipulando los resultados.

Además de la multa, KPMG se compromete a que una consultora independiente revise la integridad de los controles éticos que aplica para así resolver los fallos que cuestionan la profesionalidad de los empleados. “Es simplemente inaceptable”, lamentó Jay Clayton, presidente de la SEC, al tiempo que recuerda que el trabajo de estas firmas es fundamental para el mercado de capitales.

Las autoridades estadounidenses ya presentaron previamente cargos contra cinco empleados que conspiraron para interferir en las inspecciones del Consejo de Supervisión de Contabilidad de la Empresa Pública (PCAOB, en sus siglas en inglés) y así limitar su capacidad para detectar deficiencias. Dos de ellos se declararon culpables, dos se enfrentaron a un juicio y uno está pendiente de ser procesado.

De acuerdo con la información hecha pública, estos empleados trataron de hacerse con las listas clasificadas de objetivos de la PCAOB para así adelantarse a las inspecciones y limitar la detección de deficiencias. La información la cruzaban con auditorias anteriores. Un antiguo empleado de la agencia también fue procesado por haber facilitad la información sobre las inspecciones sin autorización.

La investigación de la SEC sirvió para revelar también que los propios socios de la firma enviaban a otros empleados las respuestas de los exámenes obligatorios de formación que impone el regulador para garantizar que los profesionales cumplen las normas éticas e integridad que se requiere de las auditorías. Así les ayudaban a obtener la nota para aprobar. Incluso manipularon el resultado mínimo.

“Esta falta de profesionalidad es chocante”, insiste Steven Peikin desde la SEC, “por eso hay que ser severos ante estas infracciones”. El regulador espera que el pacto permita prevenir que KPMG tropiece de nuevo. Insisten en que este caso era especialmente problemático “por la posición única de confianza que tiene los auditores” frente a los inversores, que se vio muy dañada tras la última crisis.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >