Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EMPRENDEDORES

Nae, la consultora que se maneja bien con los datos

La firma de asesoramiento tecnológico española emprende un plan de crecimiento e internacionalización

Antoni Ibáñez y Cristóbal Escoda, socios fundadores de Nae.
Antoni Ibáñez y Cristóbal Escoda, socios fundadores de Nae.

La consultora Nae nació en 2004 de la mano de Cristóbal Escoda y Antoni Ibáñez, dos directivos de Colt Telecom que decidieron cambiar una prometedora y segura carrera profesional en esta operadora de telecomunicaciones por un incierto futuro de asesoría para la transformación digital de las compañías en los albores de la era de Internet.

Desde entonces el crecimiento de la firma ha sido espectacular. En 2012, facturaban 5 millones de euros; y en 2018, la facturación creció hasta los 40 millones de euros, cifra que espera multiplicar por cinco, hasta los 200 millones en 2021. La plantilla, que actualmente es de 400 personas, pasará a las 1.500.

Su lema es "doing ahead", que ellos traducen como anticiparse a los retos y proponer soluciones reales. Desde Nae, entienden la consultoría como la suma de talento, innovación y agilidad. Presumen de no tener miedo a equivocarse, así que en el día a día aplican la innovación y la capacidad para pensar, hablar, compartir y proponer.

Actualmente se hallan en un periodo de diversificación tanto geográfica como de negocio. Actualmente, está implantada en España, Colombia. México y Costa Rica, y este año 2019 tiene previsto abrir en Portugal, Brasil, Perú y Ecuador. De capital 100% español, acaban de incorporar como consejero asesor a Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica de España entre 2011 y 2018.

Diversificación sectorial

En cuanto al negocio, el plan pasa por invertir la actual proporción de que el 70% de su facturación proviene del sector de telecomunicaciones y el 30% del resto. Así, Nae se está abriendo a otros sectores como banca, automoción, seguros, retail, farmacéutica, industrial, media y sector público. Entre sus clientes estás todas las operadoras de telecomunicaciones y firmas como Mapfre, Seat, Santander, Gas Natural o Cellnex.

"Ofrecemos una consultoría donde conjugamos lo que sería una parte más de del conocimiento de la en cada una de las verticales de negocio con soluciones tecnológicas . Un end to end en el que se conjuga la parte más estratégica de asesoramiento como a través de la implantación de soluciones que den valor y tengan un impacto en el negocio", señala Antoni Ibáñez.

La idea de consultoría de Nae pasa por cuatro verticales: negocio, operaciones, tecnología y talento. En el primer punto, se trata de poner en valor el conocimiento del cliente como centro de recepciones estrategias y la evolución del negocio con el objetivo de maximizar las ventas, acelerar los ingresos y ofrecer una experiencia de cliente diferencial. En el caso de las operaciones, tratan de digitalizar y optimizar los procesos de negocio, acompañando la gestión de las iniciativas de transformación y ayudar a encontrar e implementar el modelo operativo que maximice la eficiencia en costes.

Nae asesora en el aspecto tecnológico en la definición e implantación de estrategias TIC para la transformación del negocio y optimización de la inversión de las infraestructuras, redes, sistemas y servicios tecnológicos. También modela la brecha entre la constante evolución tecnológica y el talento digital asegurando las competencias clave y la agilidad para responder a los cambios y retos de la organización.

Aplican el tratamiento masivo de datos y la inteligencia artificial a múltiples soluciones. Entre sus casos de éxito, está la predicción de la tasa de baja de una operadora de telecomunicaciones (el churn, por sus siglas en inglés), o la conversión de usuarios anónimos de la web de un diario en abonados de pago.

"Estamos en un mundo muy pegado a la tecnología que está en continua transformación. Pretender saber de todo es imposible , y lo que sí es posible es estar dispuesto a aprender de todo. Queremos gente que no se acomode en lo que sabe ni en su estatus sino que lo que quiera es evolucionar y ayudar con su crecimiento a la compañía a evolucionar y a crecer. El modelo de liderazgo son gente emprendedora, que tenga iniciativa, sin miedo al riesgo, que pruebe y se equivoque, que se cuestione", indica Cristóbal Escoda.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >