Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Calviño confía en que la guerra comercial no perjudique a los consumidores

“Más que hablar de subida de precios, hay que ver el posible impacto del conflicto en la innovación y el desarrollo", asegura la ministra de Economía

La ministra española de Economía, Nadia Calviño, durante una reunión del Comité de Asuntos Económicos y Monetarios el pasado enero.
La ministra española de Economía, Nadia Calviño, durante una reunión del Comité de Asuntos Económicos y Monetarios el pasado enero. EFE

La guerra comercial entre EE UU y China ha derivado en un conflicto por el predominio tecnológico. Mientras, el Fondo Monetario Internacional (FMI) alerta de que las escaramuzas entre las dos grandes potencias mundiales pueden impactar en el bolsillo de los consumidores de ambos países. En España, la ministra de Economía, Nadia Calviño, ha aprovechado el jueves un acto con el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, para mandar un mensaje de “cautela y prudencia”.

La ministra en funciones puso en duda que vayan a ser los consumidores los que acaben pagando el veto estadounidense a la empresa china Huawei. “Más que hablar de subida de precios, tenemos que ver el posible impacto (de estos conflictos) en la innovación y el desarrollo. No veo por qué tiene que ser inevitable una subida de precios”, ha asegurado.

Calviño ha analizado en Madrid con el portugués Centeno los desafíos de la economía europea en un acto al que han asistido históricos socialistas como el exvicepresidente Pedro Solbes y el excomisario Joaquín Almunia. Pero antes de hablar de las reformas necesarias de la zona euro, se refirió a las renovadas dudas en torno a la evolución de la economía global. La elevada incertidumbre, y los ánimos cambiantes, se reflejaron, según dijo, en un ambiente de moderado optimismo en la reunión del Eurogrupo de la semana pasada. Pero en la reunión de estos días de la OCDE volvió a cundir el pesimismo.

Por ello, pese a querer ser “extremadamente prudente”, la ministra en funciones ha dicho que, si se confirman los datos provisionales del primer trimestre, se vislumbra una cierta mejora en el entorno económico internacional. “Y la economía española habría capeado el menor crecimiento mejor que otros países gracias a la demanda interna y a la buena evolución del empleo”, ha añadido.

Sobre la batalla tecnológica desatada esta semana en torno a Huawei, Calviño cree que lo más importante es proteger los intereses de los ciudadanos y consumidores, pero sin poner en riesgo el proceso de innovación y desarrollo tecnológico.

Aunque ha admitido el retraso en las políticas europeas para hacer frente a la crisis, Centeno ha destacado los 24 trimestres de crecimiento consecutivos que acumulan los países de la eurozona. "Ya no crecemos en base a burbujas inmobiliarias o gasto público insostenible. Muchos países están cerca del equilibrio presupuestario”, ha añadido el ministro de Hacienda portugués, que también ha destacado que un 74% de ciudadanos de la eurozona apoyan la moneda común, el porcentaje más alto registrado nunca. Centeno pidió a la UE que considera la desigualdad un problema europeo, no de cada uno de los países que lo sufren.

Sobre las reformas necesarias en la zona euro, Calviño y Centeno coincidieron en el discurso. La ministra española ha destacado los avances ya alcanzados, pero ha pedido culminar la unión bancaria con un fondo común de depósitos y un mecanismo presupuestario de convergencia y estabilidad. El jefe del Eurogrupo ha pedido también un presupuesto para la zona euro y un sistema de depósitos común. Sobre la tardanza para cerrar estos acuerdos, Centeno ha recordado que EE UU también habían necesitado muchos años para llegar a su sistema federal actual. “Así que tampoco vamos tan mal”, ha ironizado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >