Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repsol espera hasta 2030 una caída de la demanda de carburantes del 15% en España y Portugal

Las previsiones de la petrolera indican que en menos de 20 años el 30% de los coches nuevos que se vendan serán eléctricos

Sede de Repsol en Madrid.
Sede de Repsol en Madrid.

Repsol ha dibujado el futuro de la energía en España: la demanda de gasolina, diésel y combustibles fósiles para el transporte va a caer un 15% entre 2018 y 2030. La penetración del coche eléctrico va a seguir creciendo: en ese mismo horizonte, el 30% de los coches nuevos que entren en el mercado serán enchufables. La petrolera, pese a todo esto, espera que su negocio siga creciendo, en buena medida, gracias a otros productos y nuevos mercados, en especial América Latina, donde está en plena expansión con sus gasolineras.

Repsol piensa crecer con fuerza en su división de downstream pese a los cambios en el mercado. Según sus planes, pasará de un ebitda (resultado bruto de operación) de 2.859 millones de euros el pasado ejercicio a 4.400 millones en 2020. La compañía que preside Antonio Brufau ha realizado una presentación con motivo de su Downstream Day, la jornada que dedica a analizar su negocio de refino y comercialización. Ha tenido lugar entre ayer y hoy en Cartagena. Y Repsol ha entregado todas las presentaciones a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

El panorama que dibuja para la península ibérica es el de una demanda de gasolina y diésel que caerá un 0,7% anual entre 2018 y 2025. Ahí la bajada se acelerará al 2,4% anual hasta 2030. Entre las causas destaca que la eficiencia de los vehículos va a aumentar y que la penetración de vehículos eléctricos entre los coches nuevos crecerá al 30%. 

La empresa señala que entre los negocios por los que apostará en España está "proporcionar energía nueva para la movilidad". Aquí repasa que ya dispone de surtidores de gas licuado en 470 estaciones de servicio y que quiere instalar cientos de puntos de recarga eléctrica. También se propone "construir el material de los nuevos modelos de negocio, movilidad y otros". La compañía tiene en Madrid un servicio de coche compartido que lanzó con Repsol llamado Wible, que usa vehículos híbridos compartidos y ha comenzado a comercializar gas naturas para hogares y electricidad.

La apuesta internacional llega sobre todo de los negocios en América Latina. Sus apuestas son Perú (un mercado que califican de "atractivo" y donde además de el negocio de refino quieren tener una red amplia de gasolineras) y seguir creciendo con en México, donde esperan contar con 680 estaciones de servicio en 2022. En este segundo mercado aterrizaron en enero de 2018, con 168 gasolineras ese año y una previsión de otras 225 para 2019. También quieren extender su negocio de lubricantes, también por Asia, Brasil y Sudáfrica.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información