Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia se une al fondo Blackrock para rescatar el banco Carige

El plan del Fondo Interbancario de Garantía de Depósitos italiano incluye una ampliación de capital de unos 720 millones

Un cartel de BlackRock, en un edificio en Nueva York.
Un cartel de BlackRock, en un edificio en Nueva York. REUTERS

El Fondo Interbancario de Garantía de Depósitos italiano (FITD) ha tomado una decisión innovadora para minimizar el gasto en el rescate de un banco quebrado. El FITD participará en el rescate del banco Carige, intervenido por el Banco Central Europeo (BCE), con un plan acordado con la gestora de fondos estadounidense Blackrock que incluye una ampliación de capital de unos 720 millones.

El presidente del FITD, Salvatore Maccarone, explicó en Milán este lunes que el Consejo de Administración de este fondo acordó convertir en acciones los 320 millones en bonos de Carige que suscribió de forma voluntaria en noviembre del pasado año. Indicó que la operación forma parte del plan que los tres administradores concursales que gestionan temporalmente la entidad italiana desde enero han acordado con Blackrock y que tendrá que ser presentado al Banco Central Europeo (BCE) en los próximos días para obtener su visto bueno. El proyecto para salvar a Carige se dividirá en “tres ampliaciones de capital, vinculadas entre sí en un único contexto”, argumentó Maccarone.

La primera será la conversión total del bono suscrito por el fondo italiano en noviembre, la segunda estará reservada a Blackrock y su cantidad no ha sido comunicada, y habrá una tercera que será competencia de los socios del banco, pero cuya cobertura total estará garantizada por Blackrock.

En manos de Blackrock

Tras la operación, el fondo italiano se quedará con cerca del 43% del capital de Carige, pero su objetivo es abandonar paulatinamente la inversión para salir del capital en 2023. Maccarone subrayó que la voluntad es concluir el proceso antes de final de año y que muy probablemente Blackrock nombrará al próximo consejero delegado de Carige.

El banco Carige fue intervenido el 2 de enero por el BCE, después de que no consiguiera aprobar una ampliación de capital de 400 millones de euros y la emisión de bonos por valor de 320 millones de euros, un fracaso que derivó en la posterior dimisión de la mayoría de sus directivos. El Gobierno italiano aprobó entonces un decreto ley para ofrecer la garantía estatal ante futuras emisiones de obligaciones o una posible recapitalización cautelar con dinero público, opción esta última que el banco ha rechazado por el momento.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >