Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia aprueba el rescate para la Banca Carige

La antigua caja de ahorros genovesa podrá acceder a recursos de liquidez públicos e inyecciones de capital por parte del Estado

Sucursal del Banco Carige en Roma.
Sucursal del Banco Carige en Roma. Agencia France Press

El Gobierno italiano ha decidido actuar para salvar la Banca Carige, intervenida por el Banco Central Europeo desde el pasado 2 de enero, con tres administradores temporales al frente, tras el fracaso de su ampliación de capital y la posterior dimisión de la cúpula directiva. Este lunes, en un consejo de ministros extraordinario, el ejecutivo aprobó, un decreto ley que contempla una serie de medidas para que la antigua caja de ahorros genovesa acceda a recursos de liquidez públicos e inyecciones de capital por parte del Estado, en caso de que lo solicite. Entre ellas, se contempla la garantía estatal ante futuras emisiones de obligaciones o una posible recapitalización pública, con la intención de tranquilizar a los mercados y al supervisor presidido por el italiano Mario Draghi.

Según el Ejecutivo, el objetivo del plan de rescate es es “permitir que los administradores tomen las iniciativas necesarias para preservar la estabilidad y la consistencia del gobierno de la compañía y completar el fortalecimiento de los activos del banco”, que perdió 189 millones de euros hasta septiembre pasado y presenta una rentabilidad negativa del 9,4%. Además de “continuar con la reducción de préstamos deteriorados”. Entre las medidas aprobadas destaca la posibilidad de acceder a formas de apoyo de liquidez pública que consisten “en la concesión por el Ministerio de Economía y Finanzas de la garantía estatal sobre pasivos recién emitidos o sobre préstamos otorgados por la autoridad discrecional del Banco”.

Además, teniendo en cuenta los resultados del reciente test de estrés al que fue sometida Banca Carige, -que desveló que mostraba fragilidad solo en un escenario adverso- el nuevo decreto prevé la posibilidad de una recapitalización pública como medida de precaución, con el fin de que se cumplan todos los índices de capitalización, incluso en escenarios hipotéticos de particular gravedad, “altamente improbables”, por otro lado, según el Gobierno. Esta medida, considerada el 'plan C' se trata de “una hipótesis residual y no actual”, según recoge el diario La Stampa, que cita fuentes cercanas a los nuevos comisarios que explican que “no habrá necesidad de pedir una intervención directa del estado”.

Hasta ayer lunes, la situación no se consideraba tan grave como para poner sobre la mesa una intervención inmediata del Gobierno. Sin embargo, diferentes medios económicos italianos han hablado de “sorpresa” para describir la decisión del Ejecutivo y se han preguntado si el estado de la banca Carige, considerada el décimo banco del país y con 23.400 millones de activos, puede ser peor de lo que se había sospechado hasta el momento o si, en cambio, el Gobierno ha tomado la decisión movido por una extrema prudencia.

Para intervenir la antigua caja de ahorros genovesa, se utilizarán los fondos asignados al llamado “decreto salvabanche” del anterior Ejecutivo de Paolo Gentiloni, que cuando se aprobó hace dos años recibió fuertes críticas de la oposición y en particular del Movimiento 5 Estrellas, ahora en el Gobierno junto a la ultraderechista Liga. En 2017, el Estado también intervino en el plan de recapitalización del del Banco Monte dei Paschi di Siena y en el rescate de los bancos Vénetos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información