Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Warren Buffett entra de lleno en la puja por la petrolera Anadarko

Berkshire Hathaway ofrece una línea de financiación a Occidental Petroleum en la batalla con el gigante Chevron

Camiseta de la junta anual del conglomerado Berkshire Hathaway
Camiseta de la junta anual del conglomerado Berkshire Hathaway REUTERS

El oráculo de Omaha se coloca en el centro de la puja por Anadarko Petroleum. Lo hace ofreciendo a Occidental Petroleum una línea de crédito valorada en 10.000 millones de dólares para financiar la adquisición de prosperar su oferta. La maniobra supone un torpedo directo a la propuesta de Chevron, que no hace ni dos semanas sellaba un acuerdo para integrar sus operaciones.

No es tanto el dinero que se pone sobre la mesa para financiar la adquisición, sino el espaldarazo que representa para que los accionistas de Occidental Petroleum se tomen en serio la apuesta. La oferta ya era superior a la Chevron pero no era suficiente. La estrategia, además, muestra la agresividad de su consejera delegada, Vicki Hollub, que lleva meses tratando de hacerse con Anadarko.

Chevron ofreció 33.000 millones por Anadarko, el equivalente a pagar 65 dólares por cada título. A lo pocos días, Occidental movió ficha por la vía hostil con una oferta alternativa que valoraba la compañía en 38.000 millones ó 76 dólares por acción. Además tenía un desembolso en efectivo mayor. Las dos compañías anticipan sinergias de 2.000 millones que les permitirá reducir costes.

Occidental y Anadarko tienen un tamaño parecido, además de acumular una deuda similar. Chevron, por el contrario, es la segunda petrolera de Estados Unidos y cuenta con un colchón de liquidez que le permite embarcarse en una operación de esta envergadura. Warren Buffet, a través de Berkshire Hathaway, aporta la flexibilidad necesaria para financiar la operación si se abarata el petróleo.

Las dos petroleras están interesadas por los activos de Anadarko en los nuevos yacimientos en la cuenca Permian en Texas y Nuevo México. Ahí es donde se está disputando la batalla por el renacer energético de EE UU gracias a las nuevas técnicas de extracción de petróleo y gas natural. En el caso de Chevron le serviría además para reforzar su presencia en las aguas profundas del golfo de México.

Es una maniobra clásica de Buffett. Es, además, un inversor muy activo en el sector energético. Berkshire es de los principales accionistas en Phillips 66 y tiene una participación importante en la canadiense Suncor. Las acciones de Anadarko se están moviendo ligeramente por debajo a los 76 dólares ofrecidos por Occidental en su última oferta. En Wall Street no ven que Chevron pueda superar los 75 dólares.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >