Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberia debe entregar antes del 11 de abril su plan para defender su españolidad tras el Brexit

La aerolínea se podría exponer a perder su licencia de vuelo si no demuestra al Gobierno que es española en caso de que Reino Unido salga de la UE sin acuerdo

Un avión de Iberia en el aeropuerto de Madrid
Un avión de Iberia en el aeropuerto de Madrid Getty

El calendario del Brexit sigue, de momento, en el aire. Pero para la compañía aérea Iberia, propiedad del grupo IAG del que también forma parte British Aiways, ya ha empezado la cuenta atrás para que demuestre que al menos el 50,01% de su capital será europeo tras la salida del Reino Unido de la UE. De no lograrlo, se expone a ver peligrar su licencia de vuelo. El primer plazo vence el próximo 11 de abril. Antes de esa fecha, Iberia debe informar a la Agencia Española de Seguridad Aérea (Aesa), que depende del Ministerio de Fomento, que cumple todos los requisitos para poder mantener su licencia de operaciones, que en su caso, emite España.

El Reglamento de la UE con medidas de contingencia para el sector aéreo en caso de un Brexit sin acuerdo solo concede dos semanas para que la aerolínea presente a las autoridades españolas un plan que establezca "de manera completa y precisa, las medidas destinadas a cumplir plenamente los requisitos en materia de propiedad y control". El reloj de ese plazo tan perentorio empezó a correr el 28 de marzo, al día siguiente de la publicación en el Boletín oficial de la UE del Reglamento con las medidas de contingencia en el sector aéreo en caso de Brexit duro.

Dos meses para verificar el plan

A partir de la fecha de presentación del plan, las autoridades españolas disponen de dos meses más para verificar su validez. Si fuera aceptado, la compañía podrá mantener sus derechos de vuelo y dispondrá de seis meses, a partir de la consumación del Brexit sin acuerdo, para ajustar su estructura accionarial. Si el plan es rechazado, las autoridades podrían revocar la licencia de la compañía en un plazo de dos semanas. Las autoridades españolas son las encargadas de revisar el plan, pero deben informar a la Comisión Europea del resultado.

De momento, la UE ha fijado el 13 de abril como fecha de salida del Reino Unido si no hay acuerdo con Londres. Pero incluso si se ampliara ese plazo, la cuenta atrás de las dos semanas para Iberia no se detendría.

Iberia, propiedad del grupo IAG del que también forman parte Vueling, British Airways y Aer Lingus, podría incumplir tras el Brexit el requisito de contar con un 50,01% de accionariado europeo, y los británicos no contarán como comunitarios. Aun así, la compañía siempre ha defendido que los derechos políticos de Iberia siempre serán españoles, puesto que en la fusión para alumbrar IAG se fijaron unas normas que separaban la propiedad económica (en manos mayoritarias de IAG) de la propiedad política. Esta última está al 50,01% en manos de Garanair, una sociedad controlada por El Corte Inglés que, precisamente, se creó para velar por esa españolidad. Esta estrategia, sin embargo, parece no convencer en Bruselas, aunque las primeras que deben ser convencidas son las autoridades españolas.

Otras empresas en la misma situación, como Ryanair, ya han anunciado que restringirán el derecho de voto de los accionistas extracomunitarios para mantener su condición de europeas y preservar sus derechos de vuelo. Pero ni Iberia ni su compañía hermana Vueling, a pesar de la insistencia de la Comisión Europea, han concretado hasta ahora cómo piensan europeizar su accionariado para no perder la licencia de vuelo.

La comisaria europea de Transportes, Violeta Bulc, ha señalado este jueves que esas medidas de contingencia "en ningún caso mitigan del todo el impacto del Brexit". Y ha apuntado, en lo que parece una velada referencia a Iberia, que las medidas de contingencia "no pueden compensar la falta de preparación de los actores involucrados".

Defensa de su españolidad

Iberia siempre ha confiado en que el Brexit se produciría con acuerdo, lo que abriría un período de transición de 21 meses (hasta el 1 de enero de 2021) en el que se mantendría intacto la situación actual. Ese período, ampliable uno o dos años si Londres lo precisa, ofrece una tregua muy larga para adaptar la estructura de la aerolínea a los requisitos comunitarios.

Pero el Parlamento británico ha rechazado tres veces el acuerdo de salida suscrito por el gobierno de Theresa May con los 27 socios de la UE. Y sin ese acuerdo, el período transitorio decae y el Brexit brutal se antoja inevitable. "Cada vez es más probable que vamos hacia un Brexit sin acuerdo", ha advertido la comisaria Bulc.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información