Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así es el ‘Model Y’ de Tesla, su entrada en el mercado del todoterreno familiar eléctrico

El fabricante de coches enchufables presenta su quinto coche en una década, un 'crossover' con una versión de 39.000 dólares y una autonomía de 370 kilómetros

El CEO de Tesla, Elon Musk, junto al Model Y el jueves en Los Ángeles.
El CEO de Tesla, Elon Musk, junto al Model Y el jueves en Los Ángeles. AP

“2018 ha sido duro. Os digo que ha sido como envejecer cinco años en uno”. Por un momento, Elon Musk bajó la guardia durante la presentación del último coche de Tesla y dejó caer esta confesión ante un par de miles de personas este jueves por la noche en la sede de la compañía en Los Ángeles. El Model Y, que estará disponible en 2020, llega en el arranque de una etapa en la que el fabricante de coches eléctricos Tesla espera entrar de lleno en el mercado del todoterreno mediano familiar y dejar atrás sus problemas de producción y las dudas sobre el liderazgo de su fundador.

El estilizado nuevo modelo de coche eléctrico tiene una versión de larga autonomía y otra estándar. La primera costará 47.000 dólares y tendrá una autonomía de 480 kilómetros, aceleración de 5,5 segundos y una velocidad máxima de 209 kilómetros por hora. La versión normal costará 39.000 dólares y tendrá una autonomía, menor, de 370 kilómetros. Estará disponible en 2021. Otras dos versiones más avanzadas pueden llevar el precio del nuevo coche hasta 60.000 dólares. Tesla ya tiene un modelo de todoterreno, el Model X, que cuesta entre 80.000 y 90.000 dólares.

El coche ya se podía reservar desde el jueves por la noche en la web de Tesla en todo el mundo. La empresa acepta depósitos de 2.500 dólares reembolsables como señal. Hace tres años, cuando Musk presentó el Model 3 con el que entraba en mercado por debajo del lujo, empezó a aceptar pedidos por 1.000 dólares. En dos meses recibió 375.000 pedidos, es decir, 375 millones de dólares. El coche está llegando a Europa en estos meses.

El Model Y es "un SUV que se conduce como un deportivo", dijo Musk. Con él, Tesla completa el catálogo construido en la última década. Ya tiene un deportivo, dos sedan de alta gama y un todoterreno de lujo. El nuevo modelo es su irrupción en el mercado de crossover, un todoterreno familiar de siete asientos, el segmento de coches que más crece en Estados Unidos. La clave del nuevo modelo es que utiliza la misma estructura básica del sedan Model 3, lo que debería permitir a Tesla llegar a más clientes más rápido y rebajar los costes de producción, que son una de las principales preocupaciones sobre su viabilidad.

El lanzamiento del Model Y llega en un momento de turbulencias para la empresa de Musk y tras un año en el que su marca personal ha perdido lustre. El mismo jueves, horas antes de la presentación, la compañía anunciaba el recambio de su director financiero, Deepak Ahuja, por Zachary Kirkhorn.

El año pasado, ese al que se refiere Musk con cierta angustia, Tesla tuvo serios problemas para cumplir con las entregas de su Model 3. Este año ha anunciado una versión de ese coche con la que trata de acercar el producto de lujo a más público, convirtiéndolo en un sedan de alta gama entre los 35.000 y 50.000 dólares. Tras unos meses en lo que estuvo en duda que pudiera entregar sus pedidos, la producción se estabilizó y en el cuarto trimestre ensambló 86.000 unidades del Model 3.

Tesla cerró el tercer trimestre del año pasado con beneficios de 254 millones de dólares, que suponen una gran mejora frente a las pérdidas de 670 el año anterior. En 2018, logró un incremento de los ingresos del 130% hasta los 6.820 millones de dólares gracias a la producción del Model 3. La rebaja de costes es crucial en esta estrategia. En enero, Tesla anunció el despido del 7% de su plantilla.

Ante sus invitados en Los Ángeles, Musk hizo una recapitulación de la historia de Tesla en estos últimos 11 años. En 2008, tenían un solo coche. A finales de este año esperan haber fabricado un millón de vehículos eléctricos. Según cálculos de la compañía, los coches de Tesla que hay ya en las calles han ahorrado cuatro millones de toneladas de CO2 hasta la fecha. Musk mostró en la pantalla reseñas de periódicos que en 2008 venían a decir que fabricar en serie coches eléctricos era una estupidez inviable. Los comparó con titulares del año pasado sobre los esfuerzos recientes de otras compañías por fabricar coches eléctricos. “Es muy satisfactorio ver que el resto del mundo también se pasa al eléctrico”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información