Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La renta agraria marcó un récord en 2018 al crecer un 4,3%

La producción final supera también sus mejores registros con un valor de 53.400 millones de euros, según datos del Ministerio de Agricultura

Maquinaria agrícola en el delta del Ebro.
Maquinaria agrícola en el delta del Ebro.

La renta del sector agrario se situó en 2018 en un récord de 30.217 millones de euros, según los datos elaborados por el Ministerio de Agricultura. Esta cifra supone un incremento del 4,3% sobre el ejercicio pasado y significa continuar la línea de crecimientos sostenidos que se inició en 2012 frente a las fuertes oscilaciones al alza y a la baja registradas en los años precedentes. En Unidades de Trabajo Año (UTAs), que son el equivalente al trabajo desarrollado por una persona a tiempo completo durante un año y que equivaldría al cálculo de un activo, el incremento asciende al 5,2% hasta los 34.921 euros. El número de UTAs se ha reducido en la última década desde más de un millón hasta las 865.000 del último ejercicio.

En las cuentas del sector agrario de 2018 cabe destacar que, por segundo año consecutivo, se ha superado el valor de la Producción Final Agraria hasta la cifra récord de 53.391 millones de euros, un incremento del 5,4%. En la parte contraria, también se ha batido récord en el valor de los medios de producción utilizados por el sector, que ascendieron a los 23.204 millones de euros, una subida del 6,2%. Las subvenciones totales ascendieron a 6.557 millones de euros.

En los resultados de 2018, además del mantenimiento de las subvenciones básicamente comunitarias, ha desempeñado un papel importante el buen comportamiento de las producciones en volumen, con un repunte general del 6,6% en la agricultura y del 4,3% en los productos ganaderos, donde destacan los cereales, las plantas industriales, el vino, los huevos y el porcino. En la parte negativa solamente cabe señalar la caída en la producción de patata, que supuso subidas de precios y un aumento de las importaciones francesas. En conjunto, los precios se mantuvieron estables o a la baja, especialmente en el aceite de oliva, donde las cotizaciones pasaron de estar cerca de los cuatro euros kilo en origen para un virgen extra hasta los 2,7 euros.

Los gastos en medios de producción crecieron un 2,9% en volumen y un 3,3% en precio. Entre ellos destacan los piensos, con 11,630 millones y un incremento del 6,7%; los 1.080 millones en semillas con un aumento del 6%, sin contar los pagos posteriores por royalties; 1.958 millones en fertilizantes con un alza del 10,2%, y la mayor subida por la energía, un 12,7%, hasta los 2.121 millones de euros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información